imagotipo

De Cara al Sol

  • Andrea Cataño

  • El clon“nice” de Trump
  • Andrea Cataño Michelena

Hay que reconocerlo, en su primer informe sobre el “Estado de la Nación”, el Capitán Cheetos se vio presidencial… hasta se peluqueó, cambió de corbata y por ratitos dejó de levantar sus imperiales deditos. Se limitó a leer el teleprompter. El discurso que alguien le escribió estuvo cuidadísimo; esta vez no hizo gala de su proverbial indigencia verbal para amenazar o insultar (no pronunció jamás la palabra México).

La forma de la alocución fue moderada, pero el fondo, como decía Juan Gabriel, “sigue siendo el mismo”. Senadores y congresistas republicanos le aplaudieron en 97 ocasiones. El jefe de la bancada republicana, Paul Ryan, y el vicepresidente Pence no podían disimular su complacencia. Trump habló de una “reforma migratoria integral basada en el mérito”;¡cuidado!, porque lo que realmente significan esas palabras es que EU estaría dispuesto a aceptar a los migrantes preparados, ricos y seguramente caucásicos; es decir, en esa reforma no estarían incluidos aquéllos que van en busca del cada vez más lejano sueño americano, expulsados por el hambre o la persecución en sus países de origen.

El espectáculo no podía faltar. Ahí estaba la madre de William Ryan Owens, miembro del “Team 6” de las fuerzas especiales de élite de los Navy Seal, quien falleció recientemente en Yemen. No me burlo del dolor de esa mujer, simplemente molesta que la hayan usado tan descaradamente para darle un toque melodramático al show.

Antes del informe y a pesar de que el ejército estadunidense es la fuerza de combate más poderosa del mundo, Trump anunció que buscará un aumento histórico de 54 mil millones de dólares al presupuesto del Pentágono. Dicho aumento podría financiarse en parte con recortes en el Departamento de Estado, la Agencia de Protección Ambiental (Trump no cree en el cambio clímático) y otros programas de ayuda externa.El dinero se utilizaría para construir barcos y aviones de guerra y establecer una presencia más fuerte en aguas internacionales clave y cuellos de botella como el estrecho de Ormuz.

El recorte al Departamento de Estado podría ser hasta de 30 por ciento, lo que obligaría a una gran reestructuración, así como a la eliminación de programas importantes. Si ya Estados Unidos gasta anualmente 600 mil millones de dólares en defensa —contra los 50 mil en el Departamento de Estado y en ayuda exterior—, el mensaje queda claro: Trump cree más en las bombas que en la diplomacia y esto es un riesgo enorme para el mundo. Recordemos que la eminencia gris del presidente Trump, Steve Bannon, es belicista y todo apunta a que se quieren preparar para una eventual gran conflagración.

El Capitán Cheetos afirmó vehementemente que su país no puede ser nido de terroristas ni santuario para extremistas, en alusión a su orden ejecutiva de vetar el ingreso de ciudadanos de siete países musulmanes que la Corte suspendió. Sin embargo, desde 1975 ningún originario de estos países ha cometido ataques terroristas, quienes lo han hecho eran estadunidenses o residentes legales en ese país.

Al día siguiente del evento, la Casa Blanca presumió los resultados de las encuestas y curiosamente usó como fuentes a CNN y otros medios a los que ha vetado. ¡Qué chulada! En fin, que nadie se confíe, el Trump bien portadito no es el verdadero. Hay que seguir con la guardia en alto y como decía mi mamá, ser pacientes y dejar que el enemigo se ahorque con su propia cuerda.
andreacatano@gmail.com