imagotipo

De carne y hueso

  • De carne y Hueso: Sonya Valencia

Fumar: primera causa de invalidez y muerte
prematura en el mundo

POR SONYA VALENCIA

Según datos reportados por la Encuesta Nacional de Adicciones, en los últimos años los fumadores se han incrementado, sobre todo entre la población femenina de 15 a 30 años de edad. De los más de 17.3 millones de consumidores de tabaco activos que existen en México, 12.1 millones son hombres y 5.2 millones mujeres.

El próximo 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco. Instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1987, el objetivo es recalcar entre la población mundial los riesgos que ocasiona el tabaquismo tanto en hombres como en mujeres, sí, porque el incremento de fumadoras ha hecho que enfermedades como la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar, más frecuente en hombres hasta hace algunos años, ya formen parte de los padecimientos de la mujer, además del cáncer de mama y cervicouterino y enfermedades cardiovasculares.

¿Pero a qué se debe el hecho de que ahora la mujer fume más? Especialistas de la Comisión Nacional Contra las Adicciones (Conadic), reportan que en los últimos años el incremento de fumadoras está relacionado con situaciones socioculturales.

Explican que en la actualidad, ellas tienen una carga doble o triple en la estructura familiar, de la cual siguen siendo la columna vertebral. Esta sobrecarga tiene que ver con las situaciones estresantes relacionadas con los hijos, esposo o pareja, el trabajo fuera de la casa y la responsabilidad dentro del hogar.

Está demostrado que la mujer profesionista fuma mucho y si es joven más. Además, las niñas entre los 10 y 11 años están empezando a fumar porque lo ven en casa con su madre, que indudablemente es su ejemplo a seguir.

El problema del consumo de tabaco es alarmante. Los expertos dicen que cada cigarrillo tiene cerca de cuatro mil sustancias venenosas, las cuales se activan con el fuego cuando se inhala el humo. Además, los componentes de los cigarrillos, como es el caso de la nicotina, el papel y los productos químicos que se utilizan en su elaboración, son sumamente adictivos y responsables de muchos padecimientos como: enfermedad isquémica del corazón, tumores y cáncer de pulmón y boca. Así como enfermedades del sistema circulatorio, e incluso de los ojos, que aunque no son morales sí causan graves daños que comprometen la vista del fumador.

Los efectos negativos del cigarrillo no se reducen únicamente a quien lo consume, también afectan a los que están expuestos al humo provocado por la combustión. Los fumadores pasivos sufren aun más daño que los activos, porque estos últimos desarrollan mecanismos de defensa contra el cigarro, cosa que los pasivos no.

Algunos datos y cifras proporcionadas por la OMS para crear conciencia del daño que el tabaco hace a la salud y a la economía arrojan datos alarmantes:

Así por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud reporta que el consumo de tabaco mata a casi seis millones de personas en el mundo al año y que para el 2030 esta cifra subirá hasta ocho millones de fallecimientos también anuales.

Por ello la OMS en la celebración de este 2017, cuyo lema es: “El tabaco, una amenaza para el desarrollo”, insta a los países a priorizar y agilizar los esfuerzos realizados para luchar contra el consumo de tabaco en el marco de las medidas relacionadas con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuyo objetivo es que todos los países se beneficien contra la epidemia del tabaquismo y que nadie que padezca una enfermedad provocada por el consumo de tabaco quede desatendido, porque el cigarro es la primera causa de invalidez y muerte prematura en el mundo.

Que el tabaco mata es una realidad y esto es algo que los fumadores, hombres y mujeres, siempre deben tener presente.