imagotipo

De carne y hueso. Stephen Hawking, ejemplo de vida y tenacidad

Sonya Valencia / El Sol de México

La semana que está por concluir, el mundo de la ciencia se vistió de gala con la presencia del científico británico, Stephen Hawking, considerado como el físico más conocido desde los tiempos de Einstein, durante la primera de dos emisiones realizadas por la BBC, en la cual Hawking ofreció una cátedra sobre los agujeros negros, desde el centro científico para la investigación y la educación Royal Institution.

Durante su intervención charló con el público asistente, que le formuló infinidad de preguntas sobre su actividad profesional y vida personal

De 74 años de edad, Hawking, a lo largo de su existencia, ha logrado sortear la cantidad de impedimentos que le ha planteado su padecimiento. Sí, porque este gran científico británico desde los 21 años de edad fue diagnosticado con el mal de Lou Gehrig (esclerosis lateral amiotrófica), enfermedad de las neuronas en el cerebro y la médula espinal que controlan el movimiento de los músculos voluntarios.

Uno de los presentes le preguntó a Hawking qué es lo que le inspira a seguir adelante a pesar de los difíciles momentos por lo que ha pasado durante 50 años. El autor de “Breve historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros”, le dijo que tuvo la mala suerte de padecer una enfermedad neuromotora, pero que ha sido afortunado en casi todo lo demás.

“He tenido la fortuna de trabajar en física teórica en un momento fascinante, y es una de las pocas áreas en donde mi discapacidad no es un obstáculo serio”, recalcó.

Hawking, cuya vida fue llevada al cine en la película titulada “La Teoría del Todo”, reconoció que es muy importante no enojarse a pesar de los momentos difíciles porque “puedes perder toda esperanza si no te ríes de ti mismo y de la vida en general”.

Su hija, Lucy Hawking, quien también fue parte del público, definió a su papá “como terco y tenaz”. “El invierte toda su energía y enfoque mental en alcanzar sus metas. No solo para seguir sobreviviendo, sino para trascender produciendo un trabajo extraordinario, escribir libros, dar conferencias, e inspirar a otras personas con enfermedades neurodegenerativas y otras discapacidades”, comentó.

– Sonriente ante los comentarios de Lucy, Hawking agregó:

“Creo que mi trabajo y buen sentido del humor me han sacado adelante. Cuando cumplí 21 años mis expectativas se redujeron a cero. Quizá ya lo saben porque vieron la película sobre mi vida. En esta situación fue importante apreciar lo que sí tenía”.

Y así habló a través de un sofisticado sistema de comunicación, diseñado especialmente para él, porque desde hace años, Stephen Hawking perdió totalmente la movilidad. Su devastadora enfermedad, ya no le permite manejar el ratón que usaba antes para seleccionar palabras en su computadora portátil y transmitirlas a través de un sintetizador de voz.

Los músculos de su rostro son su única herramienta corporal para comunicarse con los demás. Con la mejilla derecha logra activar un sensor que le fue acoplado a sus anteojos, con el cual mueve un cursor en una pantalla que, a su vez, activa una voz robótica que habla como si fuera sur propia voz.

Pero pese al esfuerzo titánico que debe afrontar para compartir sus ideas, todavía da conferencias, concede entrevistas a los medios e incluso, como en este caso, se presenta en las emisiones especiales de la BBC, para satisfacción de quienes desean conocer a una de la mentes más brillantes de nuestros tiempos.

Físico, cosmólogo, profesor, escritor y divulgador científico Stephen Hawking es una figura excepcional en el mundo de las ciencias, y un ejemplo de vida y tenacidad que bien vale la pena seguir muy de cerca y una buena forma es a través de estos programas de la BBC, los cuales muy pronto los podremos ver en México.