imagotipo

De la Feria de Sevilla y otros festejos | ¡Clic! | Guadalupe Vergara

  • ¡Clic!: Guadalupe Vergara

El Domingo de Resurrección con motivo de la Pascual Florida, las plazas de toros españolas, desde la de más tronío hasta la del poblado más humilde celebran corridas de toros o novillos. Se abre así de hecho, la temporada que continuará sin interrupción después del receso por las semanas cuaresmales y el luto respetuoso de la Semana Santa que en España se guarda rigurosamente. Pasada la Semana Mayor, los nazarenos se despojan de sus capirotes para calarse el sombrero pavero y las mujeres cambian sus vestidos enlutados por la airosa falda de lunares, se apaga el eco de las últimas saetas para que toda la ciudad de la Giralda se estremezca con la alegría cascabelera de las sevillanas.

Una de las primeras cosas que debe hacer el taurino

Al llegar a la feria sevillana, es irse a la Venta de Antequera, en cuyos corrales están ya todos los encierros que van a lidiarse desde ahora el sábado 26 de marzo al 17 de abril. Es recomendable ir a media mañana, antes que el sol pique demasiado. Además porque la jornada ferial en tres espectáculos de colorido y matices diferentes: A mediodía al real de la feria, donde los rumbosos jinetes hacen del acto de cabalgar un rito trascendente. Por la tardea la Real Maestranza de Caballería, la plaza más salerosa del mundo para ver las corridas de toros. Y a las horas nocturnas otra vez al real de la feria cuando las casetas se desbordan en brindis cordiales, mientras que las garbosas mujeres y a veces con sus parejas entran en trance de baile y forman el cuadro airoso y rítmico de las sevillanas –lo más excitante de estas fiestas- porque este baile alcanza en Sevilla una categoría especial. Describir lo que anualmente sucede en la tierra de María Santísima durante estos días imposible, por los numerosos factores estéticos que hacen de esta feria abrileña un deslumbrante torbellino que logra que todo el mundo se rinda ante la gracia y la belleza de este espectáculo incomparable, de este cuadro típico y costumbrista de dimensiones gigantescas.

¡VIVA EL Arte!

¡VIVA EL Arte!

Joaquín Sabina, Manuel Carrasco, Israel Galván

Cantante, cantaor y bailaor son los Hijos Predilectos de Andalucía 2016, entre los profesionales e instituciones que acordó conceder el Consejo de Gobierno de Andalucía como me comentó Rafael Gómez, dinámico y creativo Presidente de La Casa de Andalucía en México “La Junta andaluza, exactamente el 28 de febrero cuando se festeja el Día de Andalucía, Sobre la iniciativa del Proceso Autonómico de 1980. Joaquín Sabina es uno de los cantautores más populares de España. Además de escritor, poeta y pintor. Nació en Ubeda Jaén, tiene en su discografía 17 álbumes de estudio, seis en directo y siete recopilaciones de los que ha vendido más de diez millones de copias. Destaca entre otras “lágrimas negras” versión a nivel mundial. Manuel Carrasco es nacido en Huelva, la tierra de los picarescos y cadenciosos fandangos. Es uno de los cantaores reconocidos nacional e internacionalmente, ha publicado seis discos y más de un millón de copias vendidas. Israel Galván de los Reyes es el bailaor y coreógrafo flamenco, nacido en Sevilla en 1973 e hijo de los bailaores José Galván y Eugenia de los Reyes, vivió desde la infancia el ambiente de los tablaos y academias de baile. Sus primeros pasos profesionales desde 1994 en la Compañía Andaluza de Danza que dirigía Mario Maya. Ha colaborado con artistas como Enrique Morente, Manuel Soler, Manuela Carrasco, Belén Maya, Chicuelo, Inés Bacán y Lagartija Nick entre otras figuras del flamenco. Cada año la Junta selecciona a representantes que ponen en alto el nombre de la comunidad. Jiménez Barrios, vicepresidente de la Junta y consejero de la presidencia y administración local apuntó que se trata de una representación del talento, el esfuerzo, el trabajo, la solidaridad y la lucha por un mundo mejor” me aseguró siempre entusiasta Rafael Gómez que prepara importante evento hípico dentro de sus actividades como presidente de la Casa de Andalucía en México donde destaca el Club de la Experiencia que hace felices a docenas de paisanos siempre con la ayuda de su mano derecha Claudia Islas.

Ya entrados en gastos, un poco de gastronomía andaluza

Que figura encuadrada bajo el común denominador de los fritos, posee una cocina rica y tradicional, aunque no extensible a sus ocho provincias oficiales y poco accesibles al viajero curioso Después de los vinos que merecen capítulo aparte hay que citar el jamón. Andalucía se cría el mejor del país. El Jamón de Jagubo, en Huelva. Manjar inconfundible, sin discusión, superior a todos los que llevan su mismo nombre en la Península. Y además casi igual de bueno, el de Trevélez en Granada. Ambos conviene comerlos en finísimas tajadas. Dicho esto se puede pasar a hablar del famosísimo “pescaíto frito” que tiene dos sedes principales, aunque se encuentra por toda Andalucía: Cádiz y Málaga. En Cádiz se vende este pescado en las freidurías, donde le dan un toque inconfundible, que no tiene receta posible. Puede que sea la en la manera de cortar las tajadas, el temple del aceite en el que se fríe, o el aroma que se prestan unos a otros los distintos peces que caen todos al sartén: mojarras, lenguados, lisas, salmonetes, pescadillas… En Málaga las freidurías de pescado tienen otra personalidad igualmente deliciosa. Allí reina el boquerón. Se fríe a montones, que quedan en el plato como si fuera la mismísima espuma del mar. En Sevilla también abunda el pescado frito, allí lo preparan troceado envuelto en una pasta especiada que llaman “adobo”. El otro tipismo de la gastronomía andaluza es el gazpacho, plato favorito del verano español. Es un caldo que tiene infinidad de variantes, aunque tal vez sea en Córdoba donde se encuentran los mejores. Lleva pan, aceite, ajo, agua, tomate, pepinoy pimiento rojo, se puede cambiar el ajo por cebolla. Todo crudo y maduro. ¡Buen provecho! Nos veremos más tarde… que el cielo los juzgue…

/arm