imagotipo

De la trumpada…

  • Gabriela Mora

  • Gabriela Mora Guillén

En serio, ¿durante los últimos años se han dedicado recursos a la educación? Pareciera que no pero, varios… muchos, han crecido en aras a discursos demagógicos además de varios líderes sindicales y burócratas que se han enriquecido a costa de este rubro.

Así las cosas, el pasado martes se hicieron públicos los datos de la evaluación PISA 2015 que cada tres años se celebra en más de 70 naciones; los datos arrojados para nuestro país son verdaderamente humillantes: en materia de matemáticas y ciencias 80 de cada 100 niños del país no llegan a la evaluación de sobre 10 y, en cuanto a la lectura, cerca del 76 por ciento está reprobado lo cual nos lleva a concluir que en los últimos 10 años, la educación va a la baja dado que en tiempos del presidente Fox, el 81 por ciento de los niños de tercero de secundaria tenían menos de seis de calificación en matemáticas y el año pasado -2015-, los reprobados alcanzaron el 84 por ciento.

En materia de ciencias, los números no son mejores: 10 años atrás el 77 por ciento de los educandos no alcanzaron la calificación de 6/10… hoy representan 82.2 por ciento de los estudiantes de secundaria que presentan calificaciones menores al 60, es decir, reprobatorias.

Y hablando de lectura, los datos de PISA/OCDE – Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, cuyo programa reúne a 30 países comprometidos con la democracia y la economía de mercado que pretenden lograr un mejor nivel de vida de los países miembros; contribuir a una sana y sólida expansión económica en el mundo, principalmente en pleno desarrollo económico; expansión del comercio mundial-, en México la cifra de alumnos que lograron obtener un ocho, sobre 10 pasó de 13 a 12 por ciento.

Lo que es peor, los resultados de PISA reflejan que tanto escuelas públicas como privadas son “mínimamente mediocres”: nada más decepcionante para un padre que se esfuerza por la superación de sus hijos que hacer conciencia de que el pagar una colegiatura redundará en mejor educación, comparados con quienes se forman en escuelas sostenidas por el Gobierno: sabemos que el problema es de fondo y es independiente a la educación pública o privada, lo cierto es que, salvo algunas excepciones –ojalá y fueran muchas y me puedan desdecir-, en las aulas no se está dando ni docencia, ni la formación pedagógica que hoy requerimos, y ya qué decir de la moral…

El tema de la educación continúa siendo bandera para políticos merolicos.

En fin… retomemos el tema de unos días atrás cuando hablé del cambio de imagen del “Mesías de Macuspana” ó Andrés López hoy, después de tres intentos, “un político con suerte”: al parecer los tiempos se acomodan para aspirar –que no ganar-, la Presidencia de este impredecible México nuestro…

Factores como el inexplicable, increíble, impensable, inaudito triunfo de Donald Trump, se han convertido en un impulso a sus ambiciones que, hemos de reconocer no son solo cuestión de suerte, dada su perseverancia y ambición su objetivo hoy parece estar más cerca que nunca… En tiempos en que más baja está la popularidad presidencial de Peña Nieto, uno de los “villanos favoritos” del Presidente se ha desmarcado al describirlo como “chivo expiatorio del sistema” además de lamentar que se ha vuelto un “deporte nacional” pegarle al Presidente… Lo decíamos días atrás, cambio de mensaje, de imagen… otro López Obrador, pues…

Finalmente, y sin tiempo ni espacio, ni interés por hablar de los XV de Rubí, tema acaparador de redes sociales –tan simple y que no se nos haya ocurrido???-, hablemos de otro de los videos que han acaparado la atención de varios cientos –o más-, de mexicanos… Me refiero por supuesto a los hechos conocidos sobre la fiesta de fin de año de los senadores del PRD, quienes además de romper una piñata –no la tradicional de picos, una representante del próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump-, no solo la acribillaron, desfiguraron, despedazaron a golpes, además, lanzaron y lucieron dedicatorias al más puro estilo de lo que hoy se pretende abolir en los estadios de futbol, esa porrita… no pasa nada, dice Barbosa.

Y ya empieza a oler rico… Huele a Navidad digo yo, orgullosa madre de un recién ingeniero en producción digital!!! Vámonos de Preposadas!

gamogui@hotmail.com