imagotipo

Decisiones de Estado ¿El Presidente está solo?

  • Jorge Schiaffino

En un momento crítico de su administración, derivado del descontento social que ha causado el tema económico, relacionado con el aumento y liberalización del precio de las gasolinas, nuevamente el único a quien se le atribuye la responsabilidad es al Presidente de la República, quien ha tenido que enfrentar el peso de decisiones políticas que dieron fundamento a todas la reformas estructurales que planteo su Gobierno, y que fueron apoyadas con el voto en el Congreso de la Unión por las dos principales fuerzas de oposición PAN y PRD.

Lejanos los días donde el Pacto por México significó un instrumento político para hacer cambios constitucionales que requerían de dos terceras partes de los votos en ambas Cámaras Federales, más la mitad más uno de los Congresos Estatales, y que hicieran posible las reformas que hoy tanto se cuestionan por la innegable carga social y repercusión económica que de momento se vislumbra.

Indignación, preocupación, desconsuelo, coraje, impotencia y mucho enojo en la mayoría de los mexicanos se ha desbordado por el impacto del aumento de combustibles; en silencio y con cinismo dirigentes, legisladores de PAN y PRD huyen con cobardía de decisiones que ellos aprobaron y que hoy se pretende que el costo político sea únicamente del Presidente de la República.

Hoy más que nunca se requiere de una ordenada y decisiva intervención de todo el aparato del Estado, para evitar que las instituciones sean dañadas por el oportunismo político de quienes piensan que si le va mal a México ellos ganan para su posicionamiento ante la sociedad. No hablamos de decisiones totalitaristas o policiacas, sino toda una ejecución de acciones para ejercer el poder con la sensibilidad social necesaria para evitar que estos políticos de tercera de una vez por todas sean desenmascarados por su notorio interés en destruir la credibilidad del Gobierno y pretender generar inestabilidad para autodenominarse salvadores o caudillos de las causas sociales.

Las declaraciones previas del Presidente sobre el aumento de los combustibles siguen siendo el marco de referencia para generar los ataques; sin embargo, como Jefe de Estado, es lógico que esté asumiendo todas las críticas con real sobriedad y evitando la tentación de caer en el juego del PAN y PRD que hoy desconocen lo que ellos mismos aprobaron.

Necesaria ya una estrategia de gabinete y de la propia dirigencia nacional del PRI, para enfrentar esta situación con la mayor inteligencia posible y el análisis de saber o poder cambiar decisiones que se estimen para darle un rumbo o corregir lo que está afectando a los mexicanos, el ciudadano Presidente tiene ante sí la enorme oportunidad de tomar decisiones de estado que hagan notar su patriotismo y su interés por el bienestar de los mexicanos.

Estas decisiones por supuesto que deben incluir la integración de su equipo cercano, la cercanía con el partido, el cambio de estrategia con la oposición que únicamente ha demostrado tener interés en su proyecto y no en México como nación, desenmascarar y perseguir a los corruptos, y sin duda restablecer la cercanía con la sociedad, hay tiempo para que el señor Presidente tome decisiones de Estado, todas en función de la transformación que se planteo del país y que hoy, dadas las circunstancias, merecen una revisión seria para asegurar la estabilidad del país.

Los colaboradores del Presidente, los legisladores federales, gobernadores y clase política del PRI necesitan hacerse notar, sacar la experiencia, pericia y sentido social para acompañar al jefe de las instituciones y no dejarse llevar por el falso debate de las oposiciones. El Presidente necesita del mayor respaldo para enfrentar el final de su sexenio, se le debe apoyar por congruencia, igual hacer notar aquello que puede ayudar para mejorar las condiciones sociales, económicas y políticas del país, sus colaboradores deben ser autocríticos y no autocomplacientes.

Tienen hoy las mujeres y los hombres del Presidente, y del sistema político mexicano, la gran oportunidad de demostrar lealtad al Presidente, amor a México y pertenencia al Partido. Están ante la gran oportunidad de demostrarle al país que están ahí por el privilegio que representa servir a México y no por los beneficios personales que se pueden obtener con el cargo.

Al tiempo para saber de qué están hechos y si el Presidente está solo.

* Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx