imagotipo

Del Mazo, conocimiento y experiencia

  • Jorge Galicia

Si alguien de visita, al recorrer las calles de algún municipio del Estado de México, se interesa por conocer lo que en materia política ocurre en el lugar, de seguro encontrará por respuesta que el 4 de junio próximo hay elecciones para elegir a su gobernador, pero si va más allá y pregunta quiénes son los candidatos, es indudable que confirmará lo que ya sabía: Alfredo del Mazo es el mejor posicionado, porque es el que más conocen los mexiquenses.

Ahora que si la interrogante va en el sentido de qué partido va a ganar, entonces las opiniones serán muy divididas, digamos que una cuarta parte dirá que el PAN, y en proporciones más o menos iguales encontrarán opiniones a favor del PRI y de Morena, la otra cuarta parte se inclinará por otras opciones políticas o de plano dirán que no van a votar por ninguno.

Así el panorama de la “real politik” en tierras mexiquenses, más allá de si el nombre de Alfredo del Mazo es más conocido o no, sin duda es el que cumple con el perfil adecuado para ser gobernador, ha sido funcionario federal y a nivel estatal ocupó la cartera de turismo, entre otros cargos; en el ámbito municipal, fue alcalde de Huixquilucan. Actualmente es diputado federal con licencia y candidato a la gubernatura por la alianza PRI, PVEM, Nueva Alianza y PES.

En otros tiempos la pura trayectoria habría sido suficiente para ganar una elección, hoy la historia será diferente. Como adversarios políticos el priísta tendrá a dos figuras nacionales, Josefina Vázquez Mota, excandidata a la Presidencia, pero con un nulo arraigo en la entidad, con la bandera de Acción Nacional y Andrés Manuel López Obrador, dirigente nacional de Morena, quien aunque su nombre no estará en la boleta electoral es quien hace campaña para apuntalar la propuesta de su partido.

A favor de Del Mazo está el hecho de que su candidatura será de unidad y contará con el respaldo de todos quienes aspiraron el cargo, porque los desprendimientos de última hora de militantes inconformes lo único que han dejado al PRI son derrotas, ahí están los ejemplos de Quintana Roo el año pasado y en ese caso podría estar próximamente el Estado de Coahuila.

Es cierto, el PRI no pasa por su mejor momento en materia de credibilidad, ni en el Estado de México ni en el resto del país, pero ir en unidad significa un respiro y aliento para el equipo tricolor, ya que a poco más de un mes para que inicien las campañas electorales las encuestas de opinión señalan que la moneda está en el aire y en ese escenario lo que resta a Del Mazo son esquemas innovadores en materia de comunicación política y propuestas de Gobierno que se traduzcan en beneficio real a la población, empezando con temas que mucho han lastimado a la población como son la inseguridad y la corrupción.

Cabe mencionar que el escenario de hartazgo contra los políticos no es exclusivo de los priístas, en ese paquete están todos los partidos políticos y la mayoría de sus dirigentes, por lo que las ofertas de atención a los temas referidos y otros como el combate a la pobreza; incentivos a la productividad económica; fomento al empleo; propuestas de mejor atención a la salud y la educación, son lo que seguramente harán la diferencia.

Del Mazo es el mejor, conoce su tierra y sabe cómo afrontar la problemática local, sin duda, ahora solo falta saber si los ciudadanos mexiquenses en su conjunto opinan lo mismo. Pronto lo sabremos.
jorgelgalicia@yahoo.com.mx