imagotipo

Delfina y Zepeda aliados

  • Ramón Ojeda Mestre

Pese al anuncio contra natura que hicieran ayer las cabezas de los Partidos de la Revolución Democrática y de Acción Nacional, son muchos los factores que han devenido en óbices para que se dé una alianza estratégica entre la candidata Delfina Gómez Álvarez, del Partido de Morena al gobierno del Estado de México y Juan Zepeda Hernández del PRD.

Sin embargo, aunque ellos no lo quieran, en las bases y en el “imaginario colectivo” van aliados. Ella le podría cantar esa parte de la canción que dice: “Estoy unida a ti más fuerte que la hiedra” y él a su vez entonarle aquella parte de la canción del Puma, que señala: “Unidos nuestros corazones marchan por la vida tras de su destino. Unidos en la luz de un nuevo amanecer”.

Delfina va arriba de Zepeda en absolutamente todas las encuestas y evaluaciones, al grado tal que ha espantado al PRI y sus acompañantes y al PAN y los suyos. Sin embargo, aduce Zepeda Hernández que, sin mano negra, ha crecido en todos los “rankeos”. In dubio pro reo, tenemos que creerle y, por lo tanto, más y más sus seguidores le piden que se alíe al triunfo de Delfina y no a la derrota de Josefina.

Si gana Delfina, de Morena, sin los votos del binomio Zepeda-PRD, éste bicéfalo está más muerto que Cafú para el 18 y si pierde Delfina en este año del 17 por una cabeza, como en el tango de Gardel y Le Pera, toda su muchachada resentida se volcará en el 18 en favor de Andrés Manuel López Obrador.

Está claro que Juan Zepeda Hernández ganaría más con Delfina Gómez Álvarez que con Josefina Vázquez Mota a quien todos le preguntan metafóricamente como en el cuplé de Francisco Alonso ¿Con quién se mete la chica del 17, de dónde saca para tanto como destaca?, aunque todos saben la respuesta de este pago por evento.

La manera de ayudar al PRI, de Alfredo del Mazo Maza, en el Edomex es, para el PAN, anunciar que irán juntos con el PRD en el 18, donde, una vez derrotados en el Edomex, no tendrían ninguna posibilidad ni credibilidad, puesto que la alianza de facto será entre PRI y PAN para el 2018 en su reloaded Tucom, Todos unidos contra Morena.

“No me mueve, mi Dios, para quererte, el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido, para dejar por eso de ofenderte”, dice el soneto del otro Juan, ¿Cuál Juan?, el santo de Ávila. Y a Zepeda Hernández, coacheado por el prestigiado Luis Sánchez Jiménez, el cielo que le tienen prometido es un escaño que le heredaría el propio exPMTista Luis Sánchez Jiménez, a quien por cierto no vimos en el homenaje que la UNAM hizo al Ing. Heberto Castillo Martínez, el veracruzano ilustre de Ixhuatlán de Madero, por lo que Zepeda y Vázquez se encontrarán en la grisitud mullida que les proporcionará el escaño del 18. Sorry, no siempre vive con grandeza quien hecho a grandeza está, a contrapelo de lo que sentenció José Zorrilla del Moral en su inmortal obra de Don Juan ¿Cuál Juán? Don Juan Tenorio. Por cierto, recuerde usted que Maximiliano de Hapsburgo nuestro invasor, nombró director del Teatro Nacional al español Zorrilla.

“La gente inteligente habla de ideas, la gente común habla de cosas, la gente mediocre habla de gente.” Dijo Jules Romains (Louis Henri Jean Farigoule), así que usted bella mujer de cabello negro y usted ventrudo prieto, perdonen a este amanuense, que sigan bastos. Más claro. Si Delfina gana, Juan pierde, si Delfina pierde, Juan pierde. ¿Cuál Juan?, Juan Zepeda. “De todas formas, Juan te llamas”, como inmortalizó el TRI, no el PRI. Lo secundario corre la suerte de lo principal y el PRD anunció ayer sus esponsales con el PAN. Adiós Hermano Cruel, de John Ford.
rojedamestre@yahoo.com