imagotipo

Democracia indirecta en EUA / Héctor Luna de la Vega

  • Héctor Luna de la Vega

A mi hermana Blanca

El sistema electoral de los EUA fue configurado hace más de 220 años, cuando la democracia experimentaba acercarse a los principios ejercidos por los griegos. Sus procesos políticos son democracia indirecta y parcial, modelo superado por la votación ya sea de mayoría, representación proporcional o mixtos.

Elegir indirectamente se presta a suspicacias por las negociaciones políticas de poder y no por una elección directa del pueblo. La desconfianza de los norteamericanos puede envolver la legitimidad aunque no la legalidad de sus gobernantes.

Su origen electoral indirecto, proviene desde el presidente, George Washington, quien no fue electo sino declarado por consenso como héroe nacional. Preocupados los líderes del país por encontrar figuras de similar reciedumbre, se perfiló el Colegio Electoral (padres de la nación) para fomentar la elección de personajes de relevancia nacional.

Los votos electorales se determinan por el número de habitantes teniendo como base el último censo poblacional, como en muchas democracias directas, situación no reflejada en la composición de las preferencias por la parcialidad derivada de los acuerdos y consensos de la clase política.

Situaciones paradójicas se han presentado como en el proceso electoral de George W. Bush y Al Gore, logrando el primero 271 votos electorales y el segundo 267 pero con mayor número de votos populares, aplicándose fórmulas aún más indirectas como con Jeb Bush que en colusión con la procuradora estatal, generó los votos electorales para su hermano.

La elección presidencial cuesta mucho por ser prolongadas, cuantificándose casi 20 meses antes, delineando especialistas costar la campaña individual hasta mil millones de dólares, sin incluir el dinero gastado por grupos externos. La atención del mundo ha estado entre el caucus de Iowa y la primaria del Nuevo Hampshire.

La expresión caucus proviene de lenguaje indígena, traducido en “asamblea partidista”, esto es un evento vecinal el cual requiere horas de participación y debate activo comunitario; puede ser en una casa o espacio público. En las primarias los electores llegan a un centro de votación para elegir a su candidato por medio de papeletas.

Ambos procesos toman relevancia por ser los dos primeros estados en votar, aún cuando constan de una pequeña parte de los votantes pero dejan ver la popularidad de un candidato, su capacidad de organización e ímpetu. Adicionalmente, 13 Estados y territorios celebran asambleas partidistas o elecciones primarias el primer martes de marzo, conocido como el “súper martes”.

El caucus de Iowa presenta resultados inesperados en el caso de los republicanos como en el de los demócratas. El segundo lugar de los primeros, Trump ocupó el segundo lugar alegando fraude electoral, ya aceptado por Cruz, ganando el primero Cruz; y en el caso de los demócratas se tuvo un empate en el número de votos (49.9) Clinton; (49.6) Sanders, definiéndose por el número de electores, 24 Clinton y 20 Sanders.

No pertenece al Partido Republicano Trump como tampoco Sanders al Partido Demócrata; preocupa el repunte de Cruz por sustentar políticas discriminatorias y antiinmigrantes, moviéndose a la extrema derecha e igualmente Trump por su antimexicanismo y sus amenazas de llegar como presidente.

Seamos los mexicanos conscientes de la forma de hacer política del vecino del norte, por sus consecuencias sobre nuestra realidad y la interrelación de nuestros pueblos.
hectorluna@cablevision.net.mx