imagotipo

Derecho familiar

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

  • XIX Congreso Internacional de Derecho Familiar
  •   Esencia de las conferencia magistrales
  • Reconocimientos académicos universitarios a El Sol de México y al Canal Judicial
  • Vea y escuche la consultoría jurídica en el Canal Judicial con Julián

Primera de tres partes
Introducción

La importancia y trascendencia del evento supracitado y atendiendo a las innumerables peticiones que hemos recibido de diferentes sectores académicos, sociales, familiares y jurídicos entre otros, nos obliga a sintetizar en tres partes el contenido de las Conferencias Magistrales, que distinguidos juristas del país y del extranjero dictaron en el Congreso señalado.

En esta parte quienes me honran leyendo esta columna conocerán el contenido de la importante temática, la problemática y las alternativas de solución que fueron propuestas, todas en beneficio de las familias del país y de otras naciones.
CONFERENCIANTES MAGISTRALES

Hicieron aportaciones fundamentales los doctores Dr. Julián Güitrón Fuentevilla (México), Dr. Manuel Granados Covarrubias (México), Dr. Héctor Roberto Goyena Copello (Argentina), Dr. Antonio García Sánchez (México), Dra. Lourdes Wills Rivera (Venezuela), Dra. Olga Mesa Castillo (Cuba, Dra. Carlos Lasarte Álvarez (España), Dra. Birmania Sánchez Camacho (República Dominicana), Dra. Dolores Loyarte (Argentina), Dra. Susana Pacheco Rodríguez (México), Dr. Luis Raúl González Pérez (México) Dr. Fernando Sosa Pastrana (México), Dra. Graciela Ariza del Valle (Argentina), Dr. Víctor Manuel Garay Garzón (México), Dra. Elssié Núñez Carpizo (México), Dr. Lázaro Tenorio Godínez (México), Dr. Pedro Di Lella (Argentina), Dr. Juan Luis González Alcántara y Carrancá (México), Dr. Enrique Larios (México), Dr. Demetrio Cortés Ortega (México) y el Dr. Pedro Salazar Ugarte (México).
AUTOR, NOMBRE DE LA INVESTIGACIÓN Y SÍNTESIS DE SU CONTENIDO

El derecho familiar en el siglo XXI en México y a nivel internacional

JULIÁN GÜITRÓN FUENTEVILLA

Investigar, buscar y encontrar el origen de las instituciones es primordial para quienes hemos hecho del cultivo de la Ciencia Jurídica, la razón principal de nuestra existencia y en el caso concreto de quien esto escribe, el Derecho Familiar.

Históricamente la aportación de Antonio Cicu fue en su momento revolucionaría, el transcurso de estos ciento tres años le han dado la razón y como se podrá constatar en esta investigación, ese hecho, esa propuesta, esa creación del profesor Cicu, de separar el Derecho Familiar del Civil, tuvo como primera manifestación y cronológicamente es esencial subrayarlo, que México, en el mismo año en que aparece la obra de Antonio Cicu, establece por primera vez en el mundo jurídico, en el año 1914, específicamente el 29 de diciembre, la primera Ley del Divorcio Vincular en México, considerando que hasta antes de que entrara en vigor, lo que el Código Civil para el Distrito y Territorio Federal de la Baja California de 1884, ordenaba en esta materia, era la separación de cuerpos, la llamaba divorcio, pero no disolvía el vínculo matrimonial, hasta aquí la coincidencia histórica. Esta ley es de carácter local, se da en Veracruz y la misma determina que se debe reformar la fracción IX del artículo 23 de la Ley del 14 de diciembre de 1874, para quedar en los siguientes términos: “El matrimonio podrá disolverse en cuanto al vínculo, ya sea por mutuo consentimiento de los cónyuges, cuando el matrimonio tenga más de 3 años de celebrado, o en cualquier tiempo, por causas que hagan imposible o indebida la realización de los fines del matrimonio por faltas graves de alguno de los cónyuges que hagan irreparable la desavenencia conyugal. Disuelto el matrimonio, los cónyuges pueden contraer una nueva unión legítima”.
ESPECIALIDAD, MAESTRÍA Y DOCTORADO EN DERECHO FAMILIAR

Dra. Susana Pacheco Rodríguez

Julián Güitrón Fuentevilla

La Universidad Judicial del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Durango, es la primera que se funda en la República Mexicana y la primera en Iberoamérica, que de acuerdo con las leyes y los reglamentos de la Secretaría de Educación Pública que la rigen, ha sido autorizada para iniciar los estudios de posgrado en Derecho en general y especialmente en Derecho Familiar, que comprenden la Especialidad, la Maestría y el Doctorado en Derecho Familiar.

El Plan de Estudios, para lograr el Doctorado en Derecho Familiar, exige la aprobación de los estudios de Especialidad y Maestría en la materia. La duración del Plan mencionado, es de siete semestres y en todos se exige el estudio y solución de los casos prácticos, que serán sometidos al conocimiento de los alumnos, por los profesores de cada una de las veintiocho materias, que deberán ser aprobadas por los alumnos para obtener el grado mencionado, así como las tesis respectivas de Especialización, Maestría y Doctorado.

Para lograr el grado de Especialista en Derecho Familiar, deben cursarse y aprobarse ocho materias en dos semestres, que comprenden este grado y al finalizar estos estudios, debe elaborarse una tesis, que deberá aprobarse y someterse al examen de grado, ante un sínodo compuesto de tres profesores propietarios y dos suplentes.

Para lograr el grado de Maestro en Derecho Familiar, deben cursarse y aprobarse ocho materias en dos semestres, que comprenden este grado y al finalizar estos estudios, debe elaborarse una tesis, cuya posición ideológica incluya las técnicas pedagógicas para la enseñanza y el aprendizaje del Derecho Familiar, que deberá aprobarse y someterse al examen de grado, ante un sínodo compuesto de tres profesores propietarios y dos suplentes.

Para lograr el grado de Doctor en Derecho Familiar, deben cursarse y aprobarse doce materias en tres semestres, que comprenden este grado y al finalizar estos estudios, debe elaborarse una tesis, que convierta al doctorando en un investigador original del Derecho Familiar, la cual deberá aprobarse y someterse al examen de grado, ante un sínodo compuesto de cinco profesores propietarios y dos suplentes.

El Plan de Estudios de los tres grados supramencionados, comprende la aprobación de veintiocho materias específicas de Derecho Familiar, ochenta horas de clase de cada una de ellas, de las cuales cuarenta horas serán teóricas y presenciales, asistiendo a la Universidad Judicial, los viernes de las 17:00 a las 21:00 horas y los sábados de las 9:00 a las 12:00 horas y por la tarde, de las 16:00 a las 19:00 horas y cuarenta horas prácticas, que el alumno deberá cubrir durante la semana correspondiente, con lecturas dirigidas, asistencia a conferencias, coloquios y otros eventos académicos semejantes, análisis de casos prácticos designados por los maestros correspondientes, así como trabajos de investigación bibliográficos y científicos.

El Plan de Estudios está diseñado para que los alumnos, tengan una mejor preparación teórica y práctica, en el ejercicio profesional de la administración de justicia en Derecho Familiar en el Estado de Durango.

Parte importante del Programa, incluye el estudio y análisis en la teoría y en la praxis, de los nuevos Proyectos de Código Familiar y de Procedimientos Familiares para la entidad, destacando en el primero, que todas sus normas son de orden público e interés social y en el segundo, que los juicios orales mixtos de Derecho Procesal Familiar, permitirán como regla, que la solución de cualquier conflicto planteado ante los Tribunales Familiares de primera instancia, se haga realidad en un lapso de treinta días hábiles, igualmente, forma parte de este nuevo Programa, el Capítulo respectivo de los Derechos Humanos Fundamentales Constitucionales Familiares, del Proyecto de la Nueva Constitución Política para el Estado de Durango.

La creación del Consejo de Familia, integrado por cinco profesionistas especialistas en Derecho Familiar, Psiquiatría, Terapeutas, Medicina Familiar y Trabajo Social, son un órgano auxiliar de la administración de justicia familiar, que debe aportar al Juez de la materia, en un lapso de setenta y dos horas, el conocimiento teórico, práctico y las pruebas periciales correspondientes, de los conflictos de Derecho Familiar, que se hayan sometido a la jurisdicción del Juez Familiar.
LA FAMILIA ARGENTINA (DEL DESAFÍO DE AYER A LA REALIDAD DE HOY)

Héctor Roberto Goyena Copello

La República Argentina no es un satélite de la tierra sino una región dentro de ella que en materia familiar ha querido conformar y en cierto modo lo ha hecho durante un tiempo, un país dentro del continente americano.

Sin embargo, a mi entender y merced a la descomposición social de algunas de sus regiones, producto de algunas décadas de decadencia política, ha ido perdiendo la identidad como tal y ha absorbido la misma hacia sus propias raíces.

Eso ha hecho que, ciertas circunstancias respecto de la familia, fluyan como consecuencias casi naturales, considerándoselas como propias, cuando en realidad respondieron y responden a una naturaleza diferente, no solo a la luz de los antecedentes que los han conformado sino a la idiosincrasia propia del país.

Claro que esto no sucede porque sí, sino que es el resultado de la pérdida de valores de todo tipo, ámbito este reservado más a la filosofía y psicología social que a una exposición como la que pretende ser ésta.

Sin embargo anticipemos que, en definitiva, las cosas suceden cuando el medio social carece de defensas adecuadas para rechazarlas o neutralizarlas.

La ley no genera la descomposición social sino que la reconoce y la regula y al propio tiempo la avala lo cual importa estratificarla y proyectarla al futuro.

En la Argentina ya la familia no es por sí sino por semejanza a…

El matrimonio se parece al concubinato y el concubinato al matrimonio.

Los hijos reconocen la realidad fundante de la procreación, pero se proyectan bajo la figura jurídica del “progenitor responsable”, el cual alcanza inclusive a quien no es progenitor ni debiera ser responsable por el bien de la propia familia.

En el cambio de paradigmas y merced a los eufemismos que intentan esconder lo que es, bajo términos desprovistos de su significado idiomático e histórico, el concubinato ha pasado a denominarse “uniones de hecho”, lo cual no debe confundirse tampoco con lo que bajo el neologismo de “uniones convivenciales” regula el nuevo Código Civil y Comercial y cuyo conjunto confunde las tipologías y nos recuerda aquellos “concubinatos torpes” de los cuales nos hablaba el maestro Molinario hace medio siglo.
FILIACION BIOLÓGICA E INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO EN LA JURISPRUDENCIA VENEZOLANA

Dra. Lourdes Wills Rivera

En la familia, como núcleo primordial de la sociedad radica el interés y la misión del progresivo y pleno desarrollo de cada uno de sus integrantes y por ello, la Constitución vigente la ha definido como el espacio fundamental para el desarrollo integral de las personas. Ciertamente, la familia está llamada a educar a sus miembros en la práctica de conductas cívicas y sociales, combatir los comportamientos negativos o perjudiciales a su entorno e inducirlos hacia la formación académica y profesional para convertirse en ciudadanos útiles a su grupo familiar, a la comunidad donde se desenvuelven y en definitiva al país. Es claro que la sociedad civil y el Estado para lograr eficazmente sus cometidos, necesitan que las familias cumplan las funciones que natural y tradicionalmente tienen asignadas. De allí que, a través de la evolución constitucional y legislativa en nuestro país, se ha contemplado la protección a la familia con la mayor amplitud, siempre teniendo como norte los valores de integración, armonía y estabilidad familiar. En el presente trabajo, nos proponemos abordar delicados temas que inciden en la integración familiar, como son los relativos al establecimiento de la filiación, a la luz de las disposiciones constitucionales y legales vigentes y especialmente de las interpretaciones realizadas por el Máximo Tribunal de la República y con vista de ello, formulamos nuestras consideraciones y sugerencias.
EFECTIVIDAD DEL RECLAMO ALIMENTARIO: PROGRESOS Y ASIGNATURAS PENDIENTES EN EL DERECHO ARGENTINO.

Dolores Loyarte

El proceso de  “humanización”, “universalización” y “constitucionalización” del derecho argentino, en virtud de las obligaciones asumidas en los Pactos internacionales de Derechos Humanos, suscriptos por la República Argentina – y de la  “jerarquización” y “reafirmación” de éstos en la Constitución Nacional, tras la reforma de 1994 (art. 75 incs. 22 y 23, CN)-, ha dado motivo a una sustancial revisión del tradicional derecho de familia y lo ha convertido en el actual “derecho de familia constitucionalizado y convencionalizado”, más moderno y dúctil, respetuoso de la doctrina internacional de los derechos humanos.

Esa dimensión actual importa un cambio de paradigmas, cambio que se fue advirtiendo en forma expresa e implícita en las sucesivas leyes de la materia aparecidas como consecuencia de aquellas normas de índole superior, y que actualmente se conjugan en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, que recepta el moderno encuadre del derecho de familia humanitario, convencional y constitucional argentino arriba mencionado, el que obliga a extremar la coherencia con el denominado “sistema de protección integral” de las personas en general y con más razón aún, de las personas de las franjas menos favorecidas.
DERECHO FAMILIAR CONSTITUCIONAL

Manuel Granados Covarrubias

La constitución (del latíncum- “con, en conjunto” y statuere “establecer”, a veces llamada también carta magna) es la norma suprema, escrita o no, de un Estado de derecho soberano u organización, establecida o aceptada para regirlo. La constitución fija los límites y define las relaciones entre los poderes del Estado (poderes que, en los países occidentales modernos, se definen como poder legislativo, ejecutivo y judicial) y de éstos con sus ciudadanos, estableciendo así las bases para su Gobierno y para la organización de las instituciones en que tales poderes se asientan. Este documento busca garantizar al pueblo sus derechos y libertades.

La Constitución, como toda ley, puede definirse tanto desde el punto de vista formal como material. En el primer caso, la Constitución es el conjunto de reglas fundamentales que se aplican al ejercicio del poder estatal. Desde el punto de vista formal, Constitución se define a partir de los órganos y procedimientos que intervienen en su adopción, generalizando una de sus características principales: su supremacía sobre cualquier otra norma del ordenamiento jurídico.

El término constitución, en sentido jurídico, es el conjunto de normas de derecho, escritas y no escritas, que determinan el ordenamiento jurídico de un Estado, especialmente, la organización de los poderes públicos y sus competencias, los fundamentos de la vida económica y social, los deberes y derechos de los ciudadanos.

La constitución, en Derecho Romano era “la norma legal obligatoria emanada de la voluntad del Príncipe, creadora de derecho. En virtud del principio de que lo que agrada al Príncipe tiene fuerza de ley, tienen el carácter de constitución los edictos imperiales, decretos, rescriptos, mandatos y epístolas. También en general, recibe el nombre de constitución toda decisión, por la que se resuelve una situación jurídica.”

Según el Compendio de Términos de Derecho Civil, la Constitución es la “Ley fundamental sobre la que descansa la organización de un Estado. Cada ordenanza o estatuto con el que se gobierna. Calidades esenciales de una cosa constitutiva que le dan su esencia. Sistema de Gobierno de una nación o Estado. En Derecho Romano, el que establecía el príncipe. Estructura, esencia, característica, índole, forma. Finalmente, la constitución del Estado, se caracteriza por reunir reglas esenciales para la organización de la sociedad política, donde se equilibra la autoridad y se garantiza la libertad. Un conjunto de leyes que regula la acción de un Estado. Estrictamente, es la norma especialmente elaborada para la nación que se aplica regularmente, establece derechos, deberes y obligaciones de manera general y especialmente para cada nacional o ciudadano.
RECONOCIMIENTOS A “EL SOL DE MÉXICO” Y AL “CANAL JUDICIAL”

La importancia de los medios masivos de comunicación escritos y el de la televisión, recibieron un justo homenaje y reconocimiento por parte de todos los miembros del Comité Científico Internacional para la Organización de los Congresos de Derecho Familiar, los cuales de manera trascendente e importante han brindado su mejor apoyo para que los temas y las conferencias magistrales del evento citado, se difundan y lleguen al mayor número posible de beneficiarios, pendientes siempre de las propuestas de crear nuevas normas jurídicas de Derecho Familiar que protejan íntegramente a la célula social por excelencia.
VEA Y ESCUCHE LA CONSULTORÍA JURÍDICA EN EL CANAL JUDICIAL CON JULIÁN GÜITRÓN FUENTEVILLA

Mañana lunes 7 a las 9:00 horas Cablevisión 112, Sky 639, Dish 731, en las repetidoras locales de televisión de todo el país, igualmente en el vínculo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación www.scjn.gob.mx, también puede ver los 270 programas que hemos hecho en los últimos siete años en el apartado de YouTube Julián Güitrón Fuentevilla-Derecho Familiar. Usted podrá tener los diagnósticos jurídico reales a los problemas planteados, a los problemas de Derecho Familiar, por las personas que a través del correo electrónico jguitronf@gmail.com, han solicitado la ayuda de quienes participan en el programa citado.

Continuará