imagotipo

Derecho Familiar

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

Juian Güitrón Fuentevilla

  • Conflictos jurídicos entre la Convención de Derechos de la Niñez y las reformas constitucionales mexicanas del 2008

Planteamiento del problema

Habiendo sido México en 1989, uno de los seis países que propusieron en la Organización de Naciones Unidas la celebración del Pacto que protegiera los derechos de los niños, niñas y adolescentes hasta antes de cumplir 18 años.

2008, año de infamias para los niños

A iniciativa de quien era presidente en el año 2008, se modificaron varios preceptos constitucionales, entre ellos el artículo 18, que prescribe: “Solo por delito que merezca pena privativa de libertad habrá lugar a prisión preventiva. El sitio de ésta será distinto del que se destinare para la extinción de las penas y estarán completamente separados. El sistema penitenciario se organizará sobre la base del respeto a los derechos humanos, del trabajo, la capacitación para el mismo, la educación, la salud y el deporte como medios para lograr la reinserción del sentenciado a la sociedad y procurar que no vuelva a delinquir, observando los beneficios que para él prevé la ley. Las mujeres compurgarán sus penas en lugares separados de los destinados a los hombres para tal efecto. La Federación, los Estados y el Distrito Federal podrán celebrar convenios para que los sentenciados por delitos del ámbito de su competencia extingan las penas en establecimientos penitenciarios dependientes de una jurisdicción diversa”.

¿Imputables penalmente de los 12 a los 18 años de edad?

“La Federación y las entidades federativas establecerán en el ámbito de sus respectivas competencias, un sistema integral de justicia para los adolescentes, que será aplicable a quienes se atribuya la comisión o participación en un hecho que la ley señale como delito y tengan entre doce años cumplidos y menos de dieciocho años de edad. Este sistema garantizará los derechos humanos que reconoce la Constitución para toda persona, así como aquellos derechos específicos que por su condición de personas en desarrollo les han sido reconocidos a los adolescentes”.

Vergüenza legislativa

“Las personas menores de doce años a quienes se atribuya que han cometido o participado en un hecho que la ley señale como delito, solo podrán ser sujetos de asistencia social”.

Comentario

El precepto anterior viola flagrantemente el artículo primero de la Convención de los Derechos del Niño, ordena que se es menor de edad antes de cumplir 18 años y en este espacio periodístico hemos reiterado la contradicción y los conflictos por proponer la modificación de leyes teniendo como común denominador la ignorancia. El fracaso de la reforma citada a ocho años de distancia sigue siendo tan grave, como no haber previsto en su tiempo las partidas presupuestales para hacer realidad la convención, al margen que mientras en México no se reduzca la edad para alcanzar la mayoría, de acuerdo al trato multicitado, todos los niños, niñas y adolescentes menores de 18 años, no podrán ser procesados como sujetos activos de un delito; si bien es cierto que en diferentes Estados de la Republica el Tratado Internacional es letra muerta.

La Convención sobre los Derechos del Niño

Por la trascendencia del Tratado analizado, transcribiremos su Exposición de Motivos que en esencia contiene la protección mínima de los niños, niñas y adolescentes de México y el mundo, que a pesar de la ignorancia de funcionarios públicos en la aplicación de estas normas, las mismas están vigentes en el país desde 1990 y desgraciadamente pocos las conocen y menos son quienes las acatan y las ponen en vigor.

Derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana

Los Estados partes en la presente Convención, considerando que, de conformidad con los principios proclamados en la Carta de las Naciones Unidas, la libertad, la justicia y la paz en el mundo se basan en el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana. Teniendo presente que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre y en la dignidad y el valor de la persona humana, y que han decidido promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad. Reconociendo que las Naciones Unidas han proclamado y acordado en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en los pactos internacionales de derechos humanos, que toda persona tiene todos los derechos y libertades enunciados en ellos, sin distinción alguna, por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas proclamó que la infancia tiene derecho a cuidados y asistencia especiales

Recordando que en la Declaración Universal de Derechos Humanos las Naciones Unidas se proclamó que la infancia tiene derecho a cuidados y asistencia especiales. Convencidos de que la familia, como grupo fundamental de la sociedad y medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros, y en particular de los niños, debe recibir la protección y asistencia necesarias para poder asumir plenamente sus responsabilidades dentro de la comunidad. Reconociendo que el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión. Considerando que el niño debe estar plenamente preparado para una vida independiente en sociedad y ser educado en el espíritu de los ideales proclamados en la Carta de las Naciones Unidas y, en particular, en un espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad. Teniendo presente que la necesidad de proporcionar al niño una protección especial ha sido enunciada en la Declaración de Ginebra de 1924 sobre los Derechos del Niño y en la Declaración de los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea General el 20 de noviembre de 1959, y reconocida en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (en particular, en los artículos 23 y 24), en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (en particular, en el artículo 10) y en los estatutos e instrumentos pertinentes de los organismos especializados y de las organizaciones internacionales que se interesan en el bienestar del niño.

El niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidados especiales

Teniendo presente que, como se indica en la Declaración de los Derechos del Niño,” el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidados especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento”, Recordando lo dispuesto en la Declaración sobre los principios sociales y jurídicos relativos a la protección y el bienestar de los niños, con particular referencia a la adopción y la colocación en hogares de guarda, en los planos nacional e internacional; las reglas mínimas de las Naciones Unidas para la administración de la justicia de menores (Reglas de Beijing); y la Declaración sobre la protección de la mujer y el niño en estados de emergencia o de conflicto armado. Reconociendo que en todos los países del mundo hay niños que viven en condiciones excepcionalmente difíciles y que esos niños necesitan especial consideración. Teniendo debidamente en cuenta la importancia de las tradiciones y los valores culturales de cada pueblo para la protección y el desarrollo armonioso del niño. Reconociendo la importancia de la cooperación internacional para el mejoramiento de las condiciones de vida de los niños en todos los países, en particular en los países en desarrollo.

En México, el menor de 18 años carece de capacidad jurídica y es inimputable

El artículo primero del Tratado multicitado es la esencia de nuestra argumentación jurídica y la base de las fallas de los Poderes Ejecutivos, Legislativos y Judicial mexicano, al considerar la responsabilidad penal de niños, niñas y adolescentes; el multicitado precepto ordena: “Para los efectos de la presente Convención, se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad”.

Conflictos jurídicos entre la Convención de los Derechos de la Niñez y las reformas constitucionales mexicanas del 2008 y de los códigos Penal y Civil de la Ciudad de México

De las transcripciones anteriores se colige la contradicción entre el artículo primero de la Convención citada y la reforma constitucional del numeral 18 en cuanto a la edad penal de los niños, niñas y adolescentes. La mayoría de edad y la ciudadanía mexicana, se adquieren cuando se llega a la edad de 18 años si tiene un modo honesto de vivir. El Código Civil de la Ciudad de México vigente, en los artículos 647 y 647 ordena; en el primero: “La mayor edad comienza a los dieciocho años cumplidos” y en el segundo, “que el mayor de edad dispone libremente de su persona y de sus bienes”. Esto significa que cualquier persona menor a esta edad no es ciudadano mexicano ni puede celebrar actos jurídicos por su cuenta, porque carece de la capacidad de ejercicio o jurídica, que a contrario sensu el artículo 450 del Código Civil de la Ciudad de México, regula mandatando: DTienen incapacidad natural y legal: I. Los menores de edad; II. Los mayores de edad que por causa de enfermedad reversible o irreversible, o que por su estado particular de discapacidad, ya sea de carácter físico, sensorial, intelectual, emocional, mental o varias de ellas a la vez, no puedan gobernarse, obligarse o manifestar su voluntad, por sí mismos o por algún medio que la supla”.

En el Derecho Penal el artículo 12 del Código punitivo de la Ciudad de México, en cuanto a la responsabilidad personal como sujeto activo de un delito prescribe que ELas disposiciones de este Código se aplicarán a todas las personas a partir de los dieciocho años de edad”.

Interés superior de las niñas, niños y adolescentes menores de 18 años, que deben ser protegidos por las leyes mexicanas

El interés superior del menor se integra por un catálogo de valores, principios, interpretaciones, acciones y procesos que están encaminados a lograr un desarrollo humano adecuado y una vida digna; además de generar las condiciones materiales que les den a esos menores la posibilidad de vivir en plenitud y alcanzar el máximo bienestar personal, familiar y social. En este caso debe llamarse la atención del Estado por su calidad de proteger y promover el ejercicio de esas funciones, que se complementarán con la participación de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, atendiendo que estamos en presencia de instituciones como la familia, de orden público e interés social. Por eso es importante, en este principio de proyección hacia los niños, que se conozca el contenido de la Convención Internacional de los Derechos de la Niñez, ya que forma parte del derecho familiar internacional y considerar que si los hijos y los padres están en el mismo lugar tendrán una vida mejor y más placentera y conveniente; y que en caso contrario, los problemas serán graves si los niños están en una parte y sus padres en otra. De acuerdo a esa Convención, México está obligado a respetar el derecho de las niñas y los niños y de sus progenitores al entrar y salir de cualquier país, incluido el propio, y solo habrá restricciones atendiendo a las cuestiones de orden público de la ley, la cual protege la seguridad nacional, el orden público, la salud, la moral y los derechos y libertades de otras personas. Pero atendiendo a esta a la Convención citada, debe tener prioridad el interés superior de los menores. Respecto la importancia sobre todo de los niños en México, es trascendente glosar que el contenido de este interés superior es permitir a los niños tener un acceso adecuado a la salud física, así como a la mental, derecho a ser alimentados de forma adecuada y a educación que fomente su desarrollo personal. También es interés superior del menor que viva y conviva en un ambiente de respeto, que se le acepte y se le dé el respeto que merece y que no haya ninguna clase o indicio de violencia familiar.

Desarrollar la personalidad de los menores es muy importante porque eso aumentará su autoestima y se les podrá proteger para que maduren y tomen sus propias decisiones, y erradicar los castigos necesarios que desde cualquier perspectiva siempre son negativos. También es interés superior del menor fomentar la responsabilidad personal y social de ellos y apoyarlos para la toma de sus decisiones, considerando su edad y su madurez desde el punto de vista psicoemocional. También es interés superior del menor que las leyes los protejan adecuadamente, que estas reconozcan sus diferentes derechos y que en su momento se invoquen incluso los tratados internacionales de los que México sea suscriptor y que son derecho positivo vigente en el país para mejor apoyar a esos niños.

Conclusiones

Primera.- El Tratado Internacional de los Derechos de la Niñez firmado por el Gobierno federal y ratificado por su Senado, es Derecho Positivo Vigente en México, el cual considera que se es menor de edad hasta antes de cumplir 18 años de edad, excepto que el país signatario del Tratado modifique la mayoría de edad en sus leyes; hipótesis que no ha ocurrido en México, a pesar de que la fallida Reforma Constitucional del año 2008 exprese ese galimatías de principio considerar imputable de un delito a un menor a partir de los 12 años de edad y hasta antes de los 18, error y horror que se quiso paliar y se argumentó que los niños, niñas y adolescentes de 12 a 14 años de edad no podrían ser sujetos activos de un delito, pero mantuvieron que sí lo serian de los 14 hasta antes de cumplir 18. Esta infortunada reforma vino con la nueva justicia oral adversarial que entrará en vigor en junio del presente año, tema del que nos ocuparemos en otro espacio periodístico. Lo que es evidente y preocupante es la contradicción que estamos probando, invocando normas de Derecho Positivo Vigente en todo el país.

Segunda.- La proliferación de edades jurídicas respecto a los menores de 18 años en México, tienen como común denominador la ignorancia, la estulticia, la mala fe, el desconocimiento de la Constitución General de la República y de otras leyes; verbigracia quien tiene 16 años de edad tiene capacidad jurídica para otorgar un testamento público abierto; quien se casa a los 16 años y se convierte en mamá o papá sigue siendo incapaz jurídicamente porque por su unión matrimonial se terminó la patria potestad, pero él requiere para realizar actos jurídicos la autorización de un Juez Familiar; en Derecho Laboral a pesar de la reforma de que a los 15 años de edad puede trabajar, en esta materia sigue en el limbo jurídico; y la cereza del pastel es que quien no tenga 18 años cumplidos no es titular de derechos humanos, no puede ejercer derechos políticos, no es ciudadano y aunque haya organismos que se los quisiera otorgar, nuestra propuesta es que se redujera para las elecciones del año 2018, a 16 años para ser ciudadano mexicano y titular de todos los derechos y responsable e imputable de la Comisión de cualquier delito, que en este caso con plenitud se podría establecer el sistema garantista y sustituir el tutelar.