imagotipo

Derecho familiar

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

  • Divorcio incausado mexicano. ¿Aberración jurídica?

(PRIMERA DE DOS PARTES)

  • Día del Niño. ¿Y sus derechos?

 

INTRODUCCIÓN

Tenemos el privilegio de que nos acompañe el doctor Juan Luis González Alcántara y Carrancá. Ustedes ya lo conocen. Distinguido catedrático de la Facultad de Derecho Civil y de Derecho Familiar, Magistrado en el Tribunal Superior de Justicia, expresidente de esta institución, la que mucho le debe y que un día vamos a dedicar específicamente un programa solo a lo que Juan Luis González Alcántara y Carrancá hizo, hace y hará por la justicia en la Ciudad de México.

También nos hace el honor el doctor Demetrio Cortés Ortega, guerrero del Derecho Familiar, siempre en la trinchera, defendiendo las mejores causas en favor de la familia. Seguramente a ustedes les llamará la atención el tema que es el divorcio incausado mexicano; es una enunciación y después en interrogantes, una aberración jurídica; ustedes podrán llegar a determinadas conclusiones para decir si fue una aberración jurídica, si fue la panacea para resolver los problemas del Derecho Familiar, si los juristas, entre comillas, que la hicieron en la Legislatura V en su época de principios del año 200 hasta el 2008, fueron lo atinados y lo brillantes que el país necesitaba.
COPIA DEL CÓDIGO CIVIL ESPAÑOL

Hacemos un marco de referencia para que ustedes distinguidos lectores lo conozcan y por supuesto ratificarlo para el doctor González y para el doctor Cortés, esta iniciativa se copió textualmente del Derecho Civil español, que en la Ley número 30 de 1981 del 7 de julio estableció esto, que ya tiene carta de naturalización para decir divorcio incausado. En España en el Artículo 86, del divorcio, enumeraron determinadas causas, todas enfocadas al tiempo, un año, dos años, cinco años y una que seguramente debería estar siempre permanente que dice: la condena de sentencia firme para atentar contra la vida del cónyuge, sus ascendientes o descendientes pero aquí esto no existe, no nos vamos a desviar en esto, sino a lo que sigue que es la esencia de lo que vamos a hablar en este programa.

ARTÍCULO 86

El Artículo 86 de la reforma que mencioné de la ley española, “cuando el divorcio sea solicitado por ambos o por uno -fijarse bien- con el consentimiento del otro, -esto es muy importante porque aquí se le está dando mutua voluntad- deberá necesariamente -deber jurídico, ni siquiera es una obligación unilateralmente impuesta por la ley- acompañarse a la demanda o al escrito inicial, -en México dijimos la solicitud- la propuesta de convenio regulador de sus efectos conforme a los artículos 90 y 103 de este Código”.
FUSILADA LEGAL

Lo primero que tenemos que colacionar es que cuando los mexicanos, específicamente la diputada Karla Valeria Gómez Blanca, del PRI, hizo esta exposición, ella se adjudica en este caso la autoría, no lo creo así, porque además en ese tiempo la mayoría era del PRD en la Asamblea, pero está en Internet, esto para que lo puedan consultar en un momento dado, de donde viene la mano negra para empezar y la reforma que hacen al Artículo 267 del Código Civil mexicano, es que el cónyuge que unilateralmente desee promover el juicio de divorcio deberá acompañar el convenio, etcétera.
A FAVOR DEL INCAUSADO: GONZÁLEZ ALCÁNTARA Y CARRANCÁ

Juan Luis González Alcántara y Carrancá: Tradicionalmente usted ha criticado esta reforma. En términos generales, no es partidario de que se pudiera romper un contrato, un convenio, un matrimonio, que era producto de la voluntad de dos personas en forma unilateral, pero hay que recordar cuál es la realidad que vive nuestro país y que esto ha permeado en distintas entidades, Querétaro acaba de aprobar el divorcio incausado y son siete los estados que lo tienen. En términos generales, el sueño de lograr el divorcio o facilitar la disolución del vínculo matrimonial tiene más de 500 años, Cervantes en sus Entremeses en el tema del divorcio lo plantea, hay la posibilidad de que se pueda divorciar, en una época en que no existía el divorcio, nosotros vemos cómo Maquiavelo en aquella bellísima obra de Belfagor señala la necesidad de permitirle al ser humano liberarse de una situación, de un matrimonio, de un lazo de ese estilo.
MÉXICO Y VENUSTIANO CARRANZA

México pasó todo el período colonial sin la posibilidad del divorcio. La ley que aprueba Carranza y las modificaciones que se dan a principios del siglo pasado, permitían que se disolviera el vínculo matrimonial. Los tiempos nos obligaban a cambiar y a repensar, quizá no es la forma más adecuada, no son los mejores legisladores los que hubo en la Asamblea Legislativa, desgraciadamente no se consultó a gente como a usted doctor Julián Güitrón, porque seguramente los hubiera orientado en una manera mejor, pero la intención era resolver un problema real, en donde no había la posibilidad de que la mujer se divorciara, si no encontraba una de las múltiples causales, entonces fue una forma de resolver un problema social que se planteaba, en donde la mujer principalmente, mucho más que el hombre, no podía tramitar un juicio de divorcio, no podía obtener su divorcio porque no tenía los recursos, se había casado en la mayoría de las veces en una situación de separación de bienes, que quedaba en estado de indefensión total. Siguiendo a la diputada del Partido Revolucionario Institucional, oyendo la solicitud que hacían grupos de mujeres que pedían que se resolvieran un problema real, los juicios de divorcio, nosotros lo sabemos, llevaban en ocasiones hasta 40 años para separarse, familias en donde el señor vivía en una parte de la casa y la señora en la otra y no podían resolver en forma civilizada una relación que ya no les convenía.
VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS

Julián Güitrón Fuentevilla: Estoy de acuerdo con lo que dice el doctor González, con lo que no estoy de acuerdo y ese fue el error gravísimo, porque estamos en un régimen de derecho, jurídicamente la solución viola los más elementales Derechos Humanos de la propia Constitución, no tanto porque el acto jurídico solemne, que no es contrato ni convenio, nace de la voluntad de dos, ya vimos de dónde lo copiaron, se requiere la voluntad de dos y garantizar todo, lo que en México no se ha garantizado, porque aquí se les hizo fácil irse en la vía incidental para resolver el vínculo matrimonial y en donde quedan graves problemas. ¿Pero por qué quitar la violencia familiar como causal de divorcio? La reforma al Artículo 267 tuvo que acompañarse con una prohibición jurídica, no lo estoy inventando ni me lo saqué de la manga, en la misma época el legislador crea el Artículo 685 Bis del Código de Procedimientos Civiles que prohibía apelar esa sentencia y sigue vigente.
CORTÉS ORTEGA ALABA EL INCAUSADO

Demetrio Cortés Ortega: ¿Qué vamos a ganar con la apelación? El que apela, porque no quiere divorciarse, por eso va a apelar ¿se le va a conceder? Además, se puede ir al Amparo, quizá indirecto y luego una revisión ante el colegiado y eso nos va a llevar más tiempo porque desgraciadamente nuestra justicia no es pronta ni expedita. Es un ideal que está en la Constitución pero que no se ha logrado, ni se logrará, si seguimos creciendo en población.

¿Cuál es la finalidad de la apelación? Se va a lograr algo si el que no quiere divorciarse, va a obtener una sentencia favorable. La Sala le va a decir finalmente si tiene razón, el Juez Federal va a decir, efectivamente que no los divorcie, si eso es factible, entonces tenemos que modificar incluso el divorcio mal llamado incausado o exprés, porque entonces ya no podría ser unilateral y ya no respetaremos la voluntad de uno de los cónyuges, que ya no quiere permanecer casado, pero si no es así, ¿si no vamos a obtener nada, qué fin tiene el recurso de apelación?, porque si no tendremos que seguir la cadena.
¡ES JURÍDICO EL INCAUSADO!

Julián Güitrón Fuentevilla: ¿Entonces en tu opinión es jurídico correctamente, se respetan los Derechos Humanos ahora con normas así?

Demetrio Cortés Ortega: Podríamos decir que tiene doble filo. Decimos que se respeta el derecho humano al libre desarrollo de la persona, porque ya no se le puede obligar a permanecer casado, a permanecer en un vínculo, en el que ya no hay ese amor que une a la pareja, ese deseo de permanecer juntos, de ayuda mutua, de solidaridad, ya no está ese deseo, entonces no hay razón para que el vínculo perdure o permanezca, si no hay lo que los une, por otro lado tendríamos que se le está violando su garantía de audiencia, su derecho humano.

Como hemos visto muchas veces en Derecho Familiar se cuece aparte, sale de lo normal del Derecho Civil, además el derecho es una llave para resolver problemas sociales y como bien lo dijo el doctor González, las parejas de todas formas se separaban, hubiera o no divorcio.

Julián Güitrón Fuentevilla: Evidentemente que las posiciones son muy importantes. Hay una problemática mexicana que había que resolver. Estos divorcios por años como lo decía el doctor González de hasta 30 o 40 años y a veces se morían con los juicios y acababan finalmente en estado de viudos, pero nuestra realidad mexicana nos llevó a copiar esto mal y aquí viene otra cosa, se pide un proyecto de convenio o un convenio y se disuelve el vínculo matrimonial, de donde se copia se pide el convenio y se tiene que cumplir el convenio para que proceda la disolución del vínculo matrimonial, porque en México se presenta el convenio, el otro opina o no y disuelven el vínculo y dicen entonces ahora nos vamos con el convenio. (Continuará)
SITUACIÓN ACTUAL DE LA CONVENCIÓN INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ EN MÉXICO

México fue uno de los seis países, que en 1989, propusieron en el seno de la Organización de las Naciones Unidas firmar un pacto que verdaderamente protegiera los derechos de las niñas y de los niños.

Por la trascendencia y la importancia que tiene para el Derecho Familiar, para la familia, para la sociedad mexicana, para la niña y niño, para la mujer, para el hombre y en general para quienes integramos la gran familia mexicana, hemos juzgado conveniente, abordar en este Congreso Internacional, la realidad sobre los derechos del niño en México. La Convención que sobre los mismos, signó nuestro país y sobre todo, considerando que se acaban de cumplir nueve años de haberse publicado-25 de enero de 1991- en el Diario Oficial de México.
¿ES DERECHO POSITIVO VIGENTE EN LA REPÚBLICA MEXICANA?

Por supuesto que este Decreto y esta Convención, forman parte ya del Derecho Familiar mexicano y específicamente en lo referente a las niñas y niños. Se cumplieron los requisitos y así México, a través de su embajador plenipotenciario, firmó “ad referendum”, la Convención que sobre los Derechos del Niño se adoptó en la ciudad de Nueva York, el día 20 de noviembre de 1989.

Después, la Cámara de Senadores del Honorable Congreso de la Unión de México la aprobó el 19 de junio de 1990, de acuerdo al Decreto que se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el día 31 de julio de ese año.
CARLOS SALINAS LO RATIFICÓ

Fue este presidente, quien ratificó el 10 de agosto de 1990, ante el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, el documento señalado, el cual fue además depositado en la sede mencionada el 21 de septiembre del mismo año.
FUNDAMENTO CONSTITUCIONAL

De acuerdo al Artículo 89 de nuestra Carta Fundamental, en su fracción I, se refiere a su promulgación, la cual se hizo por el Poder Ejecutivo, el día 28 de noviembre del año citado, habiendo sido rubricada por Carlos Salinas y quien en ese tiempo detentaba la Secretaría de Relaciones Exteriores. También debe considerarse que esta Convención llenó todos los requisitos, para que -y esto debe quedar muy claro- lo que allí se convino, lo que se firmó, lo ratificado, la letra de esos 54 artículos, tengan vigencia en México.
¿MÉXICO Y SUS JUECES ESTÁN OBLIGADOS A APLICAR ESTOS DERECHOS?

Las razones de lo antes señalado, son para insistir, para ratificar, que esto que México aceptó, que incluso patrocinó y que hoy es obligatorio en nuestro país, no se cumple. Hay contradicciones entre esta Convención y las diferentes normas que dentro de los códigos civiles se refieren a los derechos de las niñas y niños. Vamos a encontrar no solo en el Distrito Federal, sino en la mayor parte de los estados de la República, que esta Convención se viola, que no se han hechos las modificaciones a las leyes locales para adecuarlas a estos mandatos y que como ocurre en el Distrito Federal, a los niños se les sigue discriminando, calificando, injuriando, causando graves daños, para empezar porque se les califica de acuerdo al origen de las relaciones sexuales de sus padres, cuando se emiten sus actas de nacimiento. De ahí que resulta de gran interés, primero, confrontar lo que dice nuestra legislación civil a nivel nacional y a lo que se comprometió el país y no ha cumplido en lo referente a esta Convención. Obviamente iremos citando los preceptos de nuestra legislación local, lo que dice la Convención y por qué seguimos sin aplicarla y sin beneficiar a los niños.
ESENCIA DE LA CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO

En primer lugar, México se convierte en un Estado parte en esta Convención y por lo mismo, acepta la Carta de las Naciones Unidas, se compromete a cumplir lo firmado y lo que el Senado y el Honorable Congreso de la Unión de México han ratificado y así, se van haciendo una serie de consideraciones que se refieren a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, donde se proclamó que la infancia tiene derecho a cuidados y asistencia especiales.

Igualmente, a que la familia, como grupo fundamental de la sociedad y el medio natural para el crecimiento y bienestar de todos sus miembros, especialmente de los niños, debe recibir protección y asistencia de tal magnitud, que pueda asumir plenamente las responsabilidades que le corresponden dentro de la comunidad.

Asimismo, se ha reconocido en el preámbulo de esa Convención, que el niño requiere para su pleno y armonioso desarrollo, crecer en el seno de la familia, rodeado de un ambiente de felicidad, de amor y de comprensión. Que se le debe preparar para una vida independiente en la sociedad y ser educado considerando el espíritu de los ideales que se proclaman en la Carta de las Naciones Unidas, referente a la paz, a la dignidad, a la tolerancia, a la libertad, a la igualdad y a la solidaridad respecto a esos niños.

Esta Convención sobre los Derechos del Niño ha tenido antecedentes importantes como fueron la Declaración de Ginebra de 1924, la que adoptó la Asamblea General en 1959, la de los Derechos Humanos en cuanto al Pacto Internacional de Derechos Civiles, Políticos y Familiares; teniendo en cuenta que “El niño, por su falta de madurez física y mental, necesita una protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal tanto antes como después de su nacimiento”.

Hay una referencia especial al bienestar de los niños y de manera específica a la adopción y a colocar en hogares de guarda a esos niños, así como las reglas que se dieron en China específicamente en la Reunión de Pekín, en cuanto a la administración de justicia de menores, así como la que se hizo respecto a la protección de la mujer y del niño cuando hay estados de emergencia o conflicto armado.

Se reconoce en el preámbulo de esta Convención, que hay niñas y niños en el mundo que viven en condiciones difíciles y se les debe considerar de manera especial, sin olvidar, y esto es muy importante para México y el mundo, las tradiciones y los valores culturales de cada pueblo, para la protección y desarrollo armonioso de la niña y el niño. En atención a todo esto, los países miembros de Naciones Unidas, patrocinaron, ratificaron e incorporaron a sus diversas legislaciones, esta Convención que como ha quedado señalado, busca fundamentalmente proteger a la niña y al niño a nivel mundial.
¿QUÉ DICEN EN ESENCIA LOS ARTÍCULOS DE ESTA CONVENCIÓN?

En primer lugar, debemos considerar que esta Convención califica como niño a todo ser humano que no ha cumplido 18 años de edad, excepto que la ley que se le vaya a aplicar lo considere que ha llegado a la mayoría de edad, situación que no se da en México, porque de acuerdo a la Constitución General de la República, hay que tener 18 años de edad y un modo honesto de vivir, para alcanzar la mayoría de edad y ser ciudadano mexicano. En otras palabras, quien no haya alcanzado esa edad, será un menor y como dice el Artículo 450 del Código Civil para el Distrito Federal, que se repite en todos y cada uno de los ordenamientos de esta materia en el interior de la República, consideran que tienen incapacidad natural y legal, quienes no han llegado a los 18 años de edad. Por lo tanto, de acuerdo a la Convención y por supuesto a lo que estamos destacando de las leyes mexicanas, quien sea menor de 18 años, se le debe considerar como niña o niño.
CANAL JUDICIAL DE LA SUPREMA CORTE

Vean y escuchen la entrevista completa sintonizando el Canal Judicial a través de Cablevisión 112, Sky 639, Dish 731, en las repetidoras locales de televisión de todo el país, igualmente en el vínculo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación www.scjn.gob.mx, también puede ver los 280 programas que hemos hecho en los últimos ocho años en el apartado de YouTube Julián Güitrón Fuentevilla-Derecho Familiar.
HORARIOS Y DÍAS DE PROYECCIÓN

Mañana lunes 1 de mayo del 2017 de las 9:00 a las 10:00 horas, el martes 2 de mayo de las 17:00 a las 18:00 horas, el jueves 4 de mayo de las 4:00 a las 5:00 horas y el viernes 5 de mayo de las 11:00 a las 12:00 horas.
*Profesor de carrera, con 50 años de cátedra ininterrumpida en Derecho Civil y Derecho Familiar, en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.