imagotipo

Derecho familiar

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

¿Cuáles son los criterios de la Suprema Corte para fijar las pensiones alimenticias?

INTRODUCCIÓN

Hoy tenemos el privilegio de que nos acompañe un distinguido miembro del Poder Judicial Federal, el magistrado doctorado, actualmente profesor de la Facultad de Derecho, Froylán Borges Aranda, a quien tengo el gusto de darle la más cordial bienvenida a este Programa. Froylán Borges Aranda: Gracias señor doctor, para mí es un verdadero privilegio y un honor que usted me haya invitado a este Programa del Canal Judicial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Es un honor y especialmente estar delante de una autoridad nacional e internacional del Derecho Familiar, trataré de explicar lo que ha sido mi experiencia en el Estado de México.
JULIÁN GÜITRÓN REITERA LA IMPORTANCIA DE LA PENSIÓN ALIMENTICIA

Julián Güitrón Fuentevilla: Ya escucharon ustedes al señor magistrado, que además como les dije, también es maestro de la Facultad de Derecho de la UNAM, la primera de América Latina, la más importante a nivel nacional, como ustedes saben las obras de los que ahí trabajamos, los libros, los Tratados, son base para todas las universidades públicas y privadas del país, para la enseñanza del Derecho. Hoy en el caso concreto vamos a hablar de cuáles son los criterios, dada la diversidad y pluralidad de los mismos que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha emitido en resoluciones únicas, en jurisprudencias, por contradicción, por reiteración, etcétera, en la materia de alimentos. Yo le pediría al magistrado, sobre todo porque debemos considerar que la audiencia que tenemos son expertos, se calcula en el país más de 10 millones de personas y es importante que podamos decirle también a quienes no poseen la ciencia del Derecho ¿qué son los alimentos?, porque no es comer, esa es una apreciación gramatical, sociológica, pero no jurídica, y que mejor que un experto en esta materia nos ilustre y aprender lo que comprende la pensión alimenticia. Froylán Borges Aranda: La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha precisado lo que en la actualidad abarcan los alimentos, no obstante hay que recordar toda la jurisprudencia desde la Quinta Época, que ha expresado que los alimentos deben ser todo aquello necesario para que una persona pueda vivir, pueda subsistir, en esta evolución de la jurisprudencia la Suprema Corte de Justicia. Efectivamente no solamente basta con los alimentos, es decir, comer, sino para el desarrollo de una persona como es la vivienda, la atención médica en caso de alguna enfermedad, una atención psicológica si lo requiere, el vestido, y la educación, dependiendo la edad de la persona que va a tener que garantizarse por el Estado a través de los jueces.
DIVERSOS CRITERIOS DE LA SUPREMA CORTE

Julián Güitrón Fuentevilla: A esto habría que agregar –esto es  muy importante lo que dice el magistrado- porque efectivamente los alimentos es algo que se requiere para vivir, para sobrevivir, pero como bien lo señaló, si se trata de un niño autista, si se trata de alimentos de una persona de la tercera edad y requiere un apoyo geriátrico o si se trata de otras circunstancias, podríamos decir de acuerdo con lo que señala el propio Código Civil de la Ciudad de México  qué son alimentos y lo ratificado a la Suprema Corte, que son 15 o 20 hipótesis diferentes, que si usted las multiplica por dinero, estaríamos hablando de pensiones alimenticias, de bastante valor. Entonces, una vez que entendemos qué son estos alimentos, es conveniente que podamos decirles  a nuestros distinguidos lectores, por qué ha habido muchas hipótesis que van y vienen, la Corte está en este momento en el criterio matemático, de que si son cuatro de la familia hay que dar la mitad para esto, la tercera parte o si realmente es el estado de necesidad el que va a determinar, no en cantidad sino en porcentaje, es muy importante porque han habido diferentes tesis, situaciones que van en el sentido de que debe ser por número y otros que deben ser en porcentaje.

Froylán Borges Aranda: Sí, la Primera Sala ha establecido estrictamente que atender un criterio matemático, podría ser violatorio de los artículos 14 y 16 constitucionales. En principio, para poder estar en presencia de los alimentos, hay que establecer el estado de necesidad de una persona, se le considera el acreedor y la capacidad del deudor del poder dar estos alimentos, si atendemos un criterio matemático, desde luego hablo  de la palabra criterio, porque no significa que no podamos utilizar las matemáticas o la aritmética para un cálculo preciso de alguna pensión en algún incidente, sino de los criterios  matemáticos como ciencia exacta. El Derecho es una ciencia social en donde se debe ver la particularidad del caso, entonces, atendiendo a esa proporcionalidad y a esa equidad, el juzgador debe garantizar los alimentos.
EJEMPLOS REALES

Julián Güitrón Fuentevilla: Vamos a suponer que el señor es el que tiene que dar los alimentos, se divorcia y en esas circunstancias se le fija una pensión, él se casa nuevamente y dice: “es que me estás quitando tanto, que para la otra familia no tengo”, esto es muy común que se dé, cuando llega a la Corte.
GARANTIZAR LO VITAL

Froylán Borges Aranda: Sí, aquí la acción de alimentos es individual, es decir, para quien lo necesita; aquí habría que ver cuestiones de acuerdo con esta capacidad; tiene varios acreedores alimentarios, entonces lo que ha dicho la Corte es lo mínimo, lo suficiente, o sea, trata de garantizar el mínimo vital.
¿QUÉ ES LO MÍNIMO EN ALIMENTOS?

Julián Güitrón Fuentevilla: Volvemos a lo mismo, sobre todo para quien no sabe Derecho. ¿Qué es lo mínimo?; ¿Qué es lo suficiente?; Como dijo alguna vez un romanista ¿Qué es la justicia? Dar a cada quien lo suyo; pero ¿qué es lo suyo de cada quién?; Entonces, ¿qué es lo suficiente para un pobre o para un rico?

EL NIVEL FAMILIAR DETERMINA EL MONTO

Froylán Borges Aranda: Tiene que atenderse a la particularidad de cada familia, a cómo estuvieron o están acostumbrados a vivir; de acuerdo con ese estatus en el momento en que se divorcia y tiene otro vínculo, si tiene la capacidad suficiente de mantener, de seguirlos llevando a la escuela de natación o, como hayan vivido. Si tiene esa fortuna de tener esa capacidad económica; el problema es que en nuestra realidad, en nuestro México, sabemos que los sueldos son muy bajos, entonces también ha garantizado la Corte en función del salario mínimo.

Dr. Julián Güitrón Fuentevilla: Podríamos decir categóricamente, en este momento por jurisprudencia, cuál es el criterio prevalente, sobre todo hay que tomar en cuenta que quien nos ve, los jueces de todo el país, locales, federales, la propia Corte, etcétera; todos están obligados; aquí no es de que quieran o no, entonces, ¿Qué criterio hay en este momento que valiera la pena reiterar, o que la gente lo conociera?
TENER UNA VIDA DIGNA Y DECOROSA

Froylán Borges Aranda: En principio la decisión de un juez Familiar y en consecuencia el de apelación o el del amparo, que es mi caso, debe velar o analizar que sean proporcionales y equitativos, proporcional en la medida en que realmente necesite, puede ser que no lo necesite y que realmente pueda otorgar los alimentos, esto es el deudor alimentario que cuente con estos recursos económicos para poder solventar. ¿Qué es lo que ha hecho la Corte? El que se tenga una vida decorosa, una vida digna, porque a final de cuentas lo que se busca es garantizar este derecho fundamental de tener una vida digna; ¿Qué es lo digno? Darle una cantidad, aunque sea mínima para comer; muchas veces la realidad, desde donde yo tengo la jurisdicción del Estado de México es una conflictiva social; vemos asuntos penales involucrados con sus familiares; civiles y de otra índole y eso hace que el  juzgador familiar tenga esa sensibilidad de poder garantizar, que también sea equitativo, que tampoco sea todo, si no lo mínimo que necesita y también ver que esta persona al sufragar en el caso de esta familia o en el de otras, o sea garantizar lo mínimo, si aquí desgraciadamente para poder analizarlo otro tiene que bajarle -ese mi punto de vista- ciertos lujos a una familia, tendrá que hacerlo, es una realidad, desgraciadamente pues es un principio jurídico y nadie lo está obligando a algo imposible, tiene que garantizar lo mínimo en la otra familia que pudiese tener.
LA LEY ORDENA, NO DISCUTE

Dr. Julián Güitrón Fuentevilla: Esto es importante, lo que dice el magistrado, porque usted ya sabe que normalmente seguimos las líneas jurídicas, pero hoy con más razón estamos frente a una verdad absoluta. La ley ordena, no discute; y si la ley dice que debe ser en esas circunstancias hay que acatarlas, porque de alguna manera y en una medida muy criticable se fueron a la cuestión penal; que si lo meten a la cárcel, ¿quién da los alimentos? que si es pena de tres a cinco años y finalmente hasta con dinero puede librarla.

Es importante aprovechar la presencia del magistrado, porque él no está hablando ni siquiera de las normas del Código Civil de la Ciudad de México, sino que estamos ante lo último, es decir, el Poder Judicial Federal cuando el amparo, cuando la revisión, cuando por razones de importancia la Primera Sala de la Corte pueda atraer el asunto, es fundamental, porque ya no estamos especulando; estamos frente a una norma que ordena y en este caso de los alimentos.
¿CÓMO SE MANEJAN LOS ALIMENTOS?

Dr. Julián Güitrón Fuentevilla: ¿De qué manera se maneja toda la pensión alimenticia, si hablamos del divorcio, del concubinato, de la sociedad de convivencia, de la filiación, de la adopción, del parentesco consanguíneo? Porque son instituciones de Derecho Familiar, que entre otras, tienen la afinidad y eso es muy importante de diferenciar, los alimentos por ejemplo, si se trata de una sociedad de convivencia o se trata de un matrimonio que ha durado tanto tiempo o esta hipótesis tan interesante y que seguramente es una curiosidad, que la Corte no la haya tomado en cuenta, pero que está vigente en el Código Civil de la Ciudad de México y que consiste en lo siguiente: Esta no es una hipótesis ni de matrimonio ni de divorcio, si el concubinato duró 30 años, dice la ley que al romperse, si él o ella tienen necesidad de alimentos, tienen que darles por ejemplo la cantidad mensual que se fije, multiplicada por el número de años que haya durado la unión, esto no aparece en el divorcio, ni en ninguna otra figura; el modelo de una pareja de concubinato de 30 años de $10,000 mensuales que es $120,000 por un año y por 30 estaríamos hablando $3,000,000, este es Derecho Positivo Vigente. ¿Magistrado tienes conocimiento de algunas resoluciones en este sentido de la Corte?
BORGES ARANDA RESPONDE

Froylán Borges Aranda: La Corte se ha decantado en cada una de estas figuras, desde el matrimonio que es la unión históricamente de la que más se ha explicado y lo ha recogido la Corte en sus distintas jurisprudencias. A medida que va evolucionando la sociedad, se van creando distintas otras instituciones, se dijo en esta relación del concubinato, que recoge lo que se garantiza para el matrimonio, también para el concubinato, ahora con las escenas en convivencia, tiene también su propia legislación las 32 entidades federativas, en términos civiles, regulan en esencia en cada uno de estos aspectos, como sustantivos en este específico caso de que se garantiza más al concubinato, lo que se busca es el común denominador de todas estas instituciones jurídicas, del sistema, del derecho sustantivo, es justamente ese estado de necesidad que tenga la persona por este vínculo familiar o parentesco o por razón de parentesco consanguíneo, puede ser por adopción civil; se debe acreditar o se debe de advertir esta necesidad por parte de esta persona y la otra en el deber del deudor de poderle dar este mínimo para poder subsistir, vestido, educación, sustento, según la relación familiar en particular, en consecuencia el porcentaje que se fije debe atenderse, de lo cual, la Corte estableció los parámetros específicos.
¿QUÉ DICE LA CORTE?

Dr. Julián Güitrón Fuentevilla: Vamos a salir de la hondura, para entrar directamente a lo que es más común, que es el divorcio, porque desde el punto de vista de la disolución del vínculo matrimonial, yo tengo una crítica acerba permanente, porque los legisladores tanto federales cuanto locales, han cometido errores gravísimos contra la familia, por ejemplo, para no considerar que si el divorcio incausado, se permite disolver el vínculo y se va a la vía incidental para todo lo demás y el argumento fue “es que son muy largos los divorcios” por las 50 causales que había, ahora ya no hay ninguna de esas causales en la Ciudad de México. ¿Cómo fue posible que en el 2008 pensaran que por un decreto no iba a haber violencia familiar? Absurdo, pero entonces, desde el punto de vista de los alimentos llevado al divorcio. ¿Cuál es el criterio de la Corte? ¿Qué hay que hacer? Porque te divorcias, te vas a la vía incidental. y la señora está embarazada, tiene hijos, la golpeó antes de dejarla, ya se disolvió el vínculo, “Santo que no es visto, no es adorado”; a ella ya le dieron la salida, o al cuate y va a la vía incidental ¿Cuándo va a cobrar los alimentos? ¿Cuándo van a proteger a esos niños? Porque al legislador se le olvidó que antes que el propio Estado está la familia; si vamos a lo más ancestral, evidentemente lo más importante es la familia, si nosotros analizamos los países como Estados Unidos o Francia, donde no tienen una organización familiar como la nuestra, que algún modo creo y tú estás para desmentir esta afirmación, que están muy atrasados con esta cuestión de los alimentos en el divorcio.

Froylán Borges Aranda: El divorcio se ha regulado en las distintas entidades en su Derecho Positivo; según sea la regla de cada época, pero en suma, se establece una serie de causas o causales de divorcio y muchas de ellas se han derogado, en el que el adulterio o modo que no es humano, es el honesto de vivir. (Continuará)