imagotipo

Derecho familiar

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

  • Consultoría jurídica

INTRODUCCIÓN

Hoy daremos respuestas a diferentes cuestiones, conflictos en donde ustedes nos piden un consejo respecto a la problemática de Derecho Familiar, de Derecho Sucesorio en la materia de matrimonio, divorcio, tutela, emancipación, patria potestad, patrimonio familiar, sucesión legitima o testamentaria y como ya ha sido hábito durante nueve años tengo el privilegio de dirigirme a ustedes y porque nos permiten llegar a su hogar y ustedes saben que porque nos lo permite este programa que es una realidad. Esta consultoría jurídica en Derecho Familiar siempre tiene cosas interesantes, novedades que se complementan desde el punto de vista de la responsabilidad que asumo para darles respuestas, haciendo extensiva la misma a otras cuestiones de esta problemática.
COMPRAVENTA DE DERECHOS SUCESORIOS

Recibí un correo electrónico, en donde una persona nos plantea una cuestión testamentaria, que es interesante porque se da el conflicto, hay un testamento, varios herederos y uno de ellos ya declarado y con el juicio en trámite tiene una oferta de una persona que le quiere comprar su parte en la herencia; la interrogante que plantea es si puede o no ser objeto de una compraventa, derechos sucesorios, mismos que esta persona tiene, pero que hay que esperar los trámites para que se le adjudique la parte que le corresponde; la ley permite que se pueda celebrar este contrato, porque para empezar la voluntad del heredero y la voluntad del que va a comprar es el primer elemento esencial de este contrato de compraventa de sus derechos sucesorios, en segundo lugar el objeto tiene que ser, para empezar, la persona que vende ese derecho debe de quedar muy delimitado, que se sepa con precisión de la herencia qué parte va a vender y el otro igual que exprese su voluntad de que eso es lo que quiere comprar; el precio va a determinarse en que puede ser al contado o en abonos, pero finalmente lo que la persona pregunta es que si habría que esperar a que se haga todo el juicio testamentario, que se adjudique y nuestra respuesta es no, usted puede hacerlo, hay que consultar un experto en Derecho Familiar y Derecho Sucesorio y podrá usted vender esta parte como heredero y el que se la va a comprar también, sin mayor problema.
¿POR QUÉ EL PROGRAMA DERECHO FAMILIAR NO SE TRANSMITE EN TELEVISIÓN ABIERTA?

La consulta que nos hace este televidente es por qué el programa Derecho Familiar no se transmite en televisión abierta. Nos dice que es un privilegio, nos da las gracias, también algunas cuestiones que no repito porque alabarse en boca propia es vituperio, simplemente nos comenta que debería permitirse en televisión abierta. Respondiendo a esta interrogante debo de decirle que en el pasado no muy remoto se planteó que la señal para que el Canal Judicial pudiera salir en la televisión abierta está pendiente de algunos trámites, algunas cuestiones técnicas que no conozco, pero seguramente que al pasar este programa al aire y que lo conozcan quienes tienen la responsabilidad, tanto la Suprema Corte cuanto la propia directora la Lic. Magdalena Acosta y quienes estamos en esta lucha por darle a la familia lo mejor que se puede para que se defienda, se hace eco y entonces ya su inquietud la he pasado.
SUPLANTACIÓN DE ESTADO CIVIL

Alicia Saldaña nos comenta algo muy interesante: Un hijo que no lo es tanto de la persona que lo registró, sino más bien esta persona se casó con una hermana y finalmente registran a un hijo que no es de quienes lo registran, pero esto para empezar se llama suplantación de estado civil, es un fraude, es grave, y ya cae en el campo del Derecho Penal, pero aquí todavía se hace más grave,-porque así son las cuestiones de Derecho Familiar-estas personas se divorcian, la señora que tampoco es la mamá se queda con el niño y ahora pretende una pensión alimenticia en la que como les dije desde el principio no es así; hay un acta del estado civil, prueban lo que en ellas se escribe, habría que intentar una revocación, porque está afectada de nulidad absoluta para que no se le sigan produciendo esos efectos jurídicos, en este caso habría que considerar qué tanto va afectar evidentemente al niño.
¿SE PUEDE APLICAR EL RECURSO DE APELACIÓN AL DIVORCIO INCAUSADO?

Alberto López Cabrera nos pregunta si se puede aplicar el recurso de apelación al divorcio incausado concretamente en el Estado de México o si solo es en la Ciudad de México. Para esta interrogante haré un reseña cultural, jurídica e histórica de esta calamidad que se puso en vigor en la Ciudad de México en el año 2008; en aquel entonces había el Código Civil del Distrito Federal -que así se llamaba- que regulaba 50 causales para divorciarse, decidieron quien en ese tiempo asumió la presidencia del Tribunal de la Ciudad de México y que oportunamente ya no está ahí, pero duró el tiempo suficiente para emitir resoluciones que han dañado a la familia, a los hijos y que desgraciadamente en su tiempo yo señalaba siempre este derecho de réplica, que si no les parecían que vinieran y frente a la teleaudiencia pudiéramos resolver cualquier controversia. El divorcio incausado es el que está vigente en la Ciudad de México, hoy no se requiere ninguna razón para divorciarse y la calamidad se ha incrementado porque recientemente ese divorcio incausado se empeoró, porque quien se quiera divorciar no necesita una causal, tan aberrante jurídicamente es está figura que la sola expresión de la voluntad del señor o la señora es suficiente para disolver el vínculo matrimonial, no importa si es de sociedad conyugal, separación de bienes, si la señora está embarazada, y lo más grave, si es que tiene un día de haberse casado o solo unas cuantas horas.
¿ES JURÍDICO PROHIBIR LA APELACIÓN DEL DIVORCIO INCAUSADO?

Vivimos en un régimen de derecho, donde incluso en junio del año 2011 se hizo una reforma a la Constitución tan importante, que se ha comparado a la iniciación de su vigencia en el año de 1917, se cambiaron las garantías individuales por Derechos Humanos fundamentales, un sistema jurídico donde hay deberes, derechos y obligaciones, donde hay un Poder Judicial local, un Poder Judicial Federal, donde si a usted no le parece la resolución de un Juez, por ejemplo, en primera instancia si usted considera que ha sido injusta la resolución, sea materia familiar, civil, fiscal, agraria, laboral, penal, la que desea, por ser éste un régimen de derecho, y usted no estar de acuerdo con la sentencia, tiene el derecho de apelar y consiste en un recurso que la misma ley establece, que todos los mexicanos tenemos el derecho de ejercer para ir ante una Sala, la cual va a revisar con tres magistrados, la sentencia, decreto o resolución o lo que haya emitido ese Juez de Primera Instancia, sino le parece el Tribunal en la Sala de Apelación va a decir si esa sentencia estuvo bien o estuvo mal, suponiendo que la Sala estuvo bien lo que hizo el Juez de Primera Instancia no es suficiente, porque la otra parte va a poder intentar un juicio de amparo con un Juez Federal y este va a decidir si lo que la Sala ratificó es correcto, si lo que hizo el Juez de Primera Instancia estuvo bien o si el Juez Federal dice ni la Sala ni el Juez de Primera Instancia están bien, va a emitir una sentencia para efecto de que se dé otra, por si alguna cuestión que esté mal poder corregirla; pero no acaba ahí, porque si después de lo que resuelva ese Juez de Distrito a usted no le parece, podrá intentar otros recursos hasta llegar a un Tribunal Colegiado y si esto tampoco le satisface porque el asunto es importante, podrá intentar que lo atraiga la Suprema Corte en una de sus salas; en la Primera para cuestiones de Derecho Civil, Familiar o Penal; la Segunda para Derecho Laboral, Administrativo etc. ¿Qué tiene que ver esto con lo que nos preguntó Alberto López Cabrera?-Recuerde usted que él nos formula la interrogante sobre si era aplicable el recurso de apelación en el Estado de México-cuando se dio esto en el año 2008, lo menos que podemos decir es que es una contradictio in adjecto personalmente quienes fueron capaces de inventar, de crear, de escribir, con la connivencia de la Asamblea Legislativa en ese tiempo de la Ciudad de México, para prohibir apelar de una sentencia que no le parezca emitida por un Juez de Primera Instancia. El Artículo 685 Bis del Código de Procedimientos Civiles de la Ciudad de México, en el año 2008, estableció una norma que concretamente dice: “La sentencia de divorcio, la resolución, el decreto que disuelva el vínculo matrimonial sin causa no es apelable” porque lo ordena el Código de Procedimientos Civiles, por eso es importante para usted que no posee la ciencia del Derecho, saber que es una aberración jurídica, que si usted no se quiere divorciar no puede apelar.
¿VIVIMOS EN UN RÉGIMEN DE DERECHO O ES UN RÉGIMEN DICTATORIAL?

¿Es uno donde no hay una forma de que usted apele las soluciones del Poder Ejecutivo, del Poder Legislativo o del Poder Judicial? No, esto está mal y desgraciadamente del 2008 al presente han transcurrido ya nueve años y se sigue prohibiendo la apelación; hubo una primera reforma a este Artículo 985 Bis del Código de Procedimientos Civiles, le hicieron como la expresión del  gatopardo, la película italiana Il Gattopardo que decían “lo revolcaron para quedar igual” en este caso hicieron lo mismo con la reforma y quedó igual; pero más recientemente le dieron otra sacudida e incluso el diputado que en ese tiempo hizo la reforma, le otorgaron un premio dándole una posición en la gobierno de la Ciudad de México y que actualmente dirige el sistema de transporte colectivo del Metro,-pero eso es lo de menos- lo trascendente es que en el Derecho Familiar se prohíbe la apelación de este divorcio incausado; pero encontraron una panacea entre comillas para decir “muy bien, se prohíbe apelar pero si tienes problemas por la pensión alimenticia, un convenio de visitas y convivencias, liquidar la sociedad conyugal etc. se va hacer a través de lo que se llama la vía incidental”, que puede ser más tardada que el argumento de que los divorcios eran muy largos, no es que fuera así, los litigantes, los jueces, las pésimas leyes que tenemos, porque eso es definitivo, no solamente en Civil o Familiar; tenemos leyes improvisadas, que se dan para resolver un problema y al muy poco tiempo hay que dictar otra ley para resolver el problema derivado de esa pésima ley, y así estamos en todas las materias; que si el asunto de la corrupción, la electoral, que si es ahora el juicio adversarial penal, que si es el divorcio incausado, que ahora modifiquen el Código de Procedimientos Civiles, ahora ya tenemos uno nuevo que se llama Código Nacional de Procedimientos Penales; estamos ahogándonos con la nueva reforma adversarial penal, pero el Estado de Derecho, la justicia que luego por metáfora se dice“el palacio, la justicia va despacio” Nada más que quien les habla, soy abogado, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y constantemente estamos haciendo críticas constructivas, proponiendo alternativas de solución, proponiendo otro tipo de reformas, porque no es posible que sigamos todos los días con nuevas modificaciones, nuevas leyes que no acaban de asentarse, no acaban de producir lo que tienen que ser, y entonces entramos a que “lléguenle al reloj legislativo porque ya se venció el terminó pero párenlo y háganlo otra vez”. Yo tuve en la experiencia de la cual les hablo, la de haber sido senador de la República, presente 17 iniciativas, representaba a un partido pequeño, y normalmente no eran aprobadas; finalmente estamos en un mar de confusiones, de improvisaciones, de muchas cuestiones jurídicas, que nos dejan mal y en el caso concreto del Derecho Familiar tenemos en el país ocho códigos familiares y 24 códigos civiles, que por seguir éstos 24 el modelo del Código Napoleón de 1804, con modificaciones, pero eso es el Derecho Civil mexicano nuestro, que hemos abrevado en ese Código Napoleón y después reformas de los códigos europeos como el de Alemania, el de Italia o el de España y a pesar que aquí tuvimos 300 años metidos a los españoles, todas estas leyes son obsoletas, siguen teniendo normas que dan pena; imagínense, para divorciarse es suficiente una voluntad, -vean la contradicción- para casarse se requieren dos, si el matrimonio es un acto jurídico solemne bilateral que requiere dos voluntades, por qué para divorciarse es suficiente una, ¿y la familia?, ¿y los hijos?, ¿y la violencia familiar? En el año 2008, por decreto de la legislatura de ese tiempo y de quienes dirigían ese Tribunal desapareció la violencia familiar como causal de divorcio, desapareció el adulterio, desapareció los hijos diferentes razones, desaparecieron todas las causales, y lo peor es que la copiamos -esta reforma- de la ley número 30 del Código Civil Español de 1981 que habla del divorcio incausado, pero dice “cuando se presente una solicitud o una demanda de divorcio de la voluntad de uno requiere la autorización del otro” ¿Qué ocurriría en México si el divorcio incausado exigiera la voluntad del otro? Estaría perfecto, porque ¿quién va resolver? El Juez del Poder Judicial; aquí tenemos otra calamidad grave. ¿A quién representa el Juez del Registro Civil en todo el país? Al Poder Ejecutivo, y la ley dice que no se pueden reunir dos poderes en una sola persona y el Juez del Registro Civil mal llamado Juez, disuelve el vínculo matrimonial porque ahí se mantiene el divorcio administrativo, pero él representa al Poder Ejecutivo, entonces en dónde queda la división de poderes; por eso es muy interesante lo que ha planteado Alberto López Cabrera y decirle contundentemente, el divorcio incausado en la Ciudad de México o en donde lo pongan sí es apelable. Es tan importante que la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió recientemente un folleto de 100 páginas dando todas las circunstancias, la razones, el cómo se puede intentar el divorcio incausado y que sí es apelable.
ATENTO RECORDATORIO

Les recuerdo que pueden ver el contenido completo de la consultoría jurídica en el Programa Derecho Familiar, en cualesquiera de las cadenas nacionales de televisión, en las repetidoras locales del interior de la República, sintonizando el Canal Judicial a través de SKY 639, IZZI 190, AXTEL TV 719, TOTAL PLAY 639 y DISH 360, en las repetidoras locales de televisión de todo el país, igualmente en el vínculo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación www.scjn.gob.mx También puede ver los 280 programas que hemos hecho en los últimos ocho años en el canal Youtube de Julián Güitrón Fuentevilla-Derecho Familiar.
HORARIOS Y DÍAS DE PROYECCIÓN

Mañana lunes de las 9:00 a las 10:00 horas, el martes 27 de las 17:00 a las 18:00 horas, el jueves 29 de las 4:00 a las 5:00 horas y el viernes 30 de las 11:00 a las 12:00 horas.

*Profesor de carrera, con 50 años de cátedra ininterrumpida en Derecho Civil y Derecho Familiar, en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.