imagotipo

Derecho Familiar

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

  • Julián Güitrón Fuentevilla
  • ¿Es perfecto el testamento público abierto, o puede crear problemas jurídicos a los herederos?
  • ¡Vea en el Canal Judicial a Juan Luis González y Demetrio Cortés!

INTERROGANTES

1.- ¿Es conveniente que en la Ciudad de México haya solo testamento público?

2.- ¿Cómo se pierde el derecho a heredar en la sucesión
testamentaria?

3.- ¿Produce efectos jurídicos el testamento público sin designar herederos?

4.- ¿Tiene derecho a heredar la viuda embarazada?

5.- ¿Cuáles son las diferencias entre herederos y legatarios?

6.- ¿Pueden heredar por testamento público abierto los médicos, los notarios y los curas, los bienes de sus pacientes, clientes y feligreses?

7.- ¿Cuáles son las principales obligaciones y derechos del albacea testamentario?

8.- ¿Qué consecuencias jurídicas origina tramitar ante un Notario Público un juicio testamentario o intestado?

9.- ¿Es formal o solemne el testamento público abierto otorgado en la Ciudad de México?

10.- ¿Se puede cambiar de testamento público abierto y de herederos en la Ciudad de México?

11.- ¿Existen los testamentos nulos absolutos en la Ciudad de México?
¿Y USTED YA HIZO TESTAMENTO?

Empezando por la Secretaría de Salud y acabando con los parientes a quienes usted no hubiera querido dar sus bienes, son los sujetos que por su falta de previsión, por no creer que es necesario otorgar un testamento, o por dejarle problemas a la familia, los bienes acumulados durante su vida, podrían quedar en manos de cualquier persona, menos en las de los que están en su afecto, son sus parientes más cercanos o son quienes tienen derecho a ellos.
TESTAR ES FÁCIL

Testar es un acto jurídico simple, que a usted le puede dar tranquilidad y a su familia seguridad para toda la vida. Testar es disponer en vida de los bienes -pocos o muchos-para que caigan en las manos adecuadas y no en terceros que o son oportunistas, o simplemente la propia ley, les da la posibilidad de heredar, cuando el dueño de los bienes, no lo hizo.

La sucesión de los bienes, es decir, el reparto a la familia, se puede hacer con el testamento público abierto que regula el Código Civil de la Ciudad de México; o sin testamento, en la sucesión intestada, en la cual, a falta de la voluntad del vivo, hoy muerto, esos bienes se repartirán entre la Beneficencia Pública, la Secretaría de Salud, los parientes “non gratos” y en última instancia, en alguien que probablemente ni entroncamiento legal tenga con el autor de la sucesión.
TESTAMENTO PÚBLICO ABIERTO

El testamento debe otorgarse con un auténtico profesional del derecho; sugerimos el llamado testamento público abierto, porque es poco oneroso, y en la mayoría de los casos, al reunir todos los requisitos legales, surtirá los efectos que usted como dueño de la herencia, desea, para después de su muerte. Esto es muy importante. Si el testamento se hace mal, y se nulifica cuando el testador haya muerto, los bienes se repartirán en sucesión legítima, con las consecuencias señaladas. Insistimos. La asesoría jurídica en Derecho Familiar, es fundamental, para que no se quede con la herencia alguien a quien usted no deseaba beneficiar.

Imagínese usted, si otorgando un testamento, el mismo se puede nulificar, declarar inoficioso, inexistente o que surta sus efectos jurídicos solo en parte, ¿cuál será el destino de la familia y de los bienes, si no se otorga su última voluntad en un testamento y entran a repartirse los bienes terceras personas? Este es el caso de la sucesión en el concubinato. Si no hay testamento y existen dos o más concubinas o concubinos, ninguno de ellos heredará, y en ese momento, lo hará la Beneficencia Pública. También hay problema con los hijos en su derecho a heredar en la sucesión legítima, porque es mentira que según el Código Civil de la Ciudad de México, tengan los mismos derechos y obligaciones; en primer lugar, porque para heredar, hay que haber sido reconocido por el autor de la sucesión; no se tiene ningún derecho si la madre es quien deja los bienes; pero no reconoció a los hijos, mucho menos, podrán hacerlo respecto a los bienes del concubino o del esposo de esa madre, si él no es el padre de estos hijos. En otras palabras, si no se prueba el entroncamiento con el autor de la sucesión no se tiene derecho ni siquiera a una pensión alimenticia.
CON DOS ESPOSAS ¿QUIÉN HEREDA?

Si el supuesto fuera de dos o más esposas, casadas con el mismo hombre, al mismo tiempo, solo tendrá derecho a heredar la primera, en caso de sucesión legítima; pero las otras, podrán argumentar en contrario, hasta que no se dicte una sentencia ejecutoriada que las contiene a perder su derecho.

Como el lector podrá darse cuenta, es importante otorgar un testamento. Hacerlo bien no cuesta caro y evitará problemas a su familia. No hacer testamento, permitir por indolencia la sucesión legítima, puede traer como consecuencia que sus bienes salgan de las manos de su familia y queden en poder de instituciones de Beneficencia Pública. Conclusión, lo mejor es otorgar su testamento.

Entendido el testamento como un acto que debe realizar personalmente el dueño de los bienes, que lo puede revocar cuando quiera, por supuesto antes de morir, y que es un acto libre, exige que quien lo realiza, sea una persona capaz y que disponga de sus bienes y de sus derechos para que al morir, por esa voluntad, se cumplan deberes, así como que se repartan los bienes de acuerdo a su decisión.

EVÍTESE PROBLEMAS

Si usted no ha hecho su testamento, hágalo para evitarse problemas si ya lo hizo, tome en cuenta lo que enseguida va a leer, porque es una obligación que impone la ley, a todo aquél que otorgue un testamento, y si no cumplió con estas cuestiones, entonces el problema será que el testamento, -fijarse bien-no producirá efectos jurídicos y una vez muerto el testador, se tendrá que abrir una sucesión legítima y repartir los bienes a otras personas, a quienes el testador probablemente no había querido beneficiar.
¿QUIÉN TIENE DERECHO A ALIMENTOS?

En primer lugar, el testador está obligado, una vez que haya dispuesto de sus bienes, a dejarle alimentos, a las personas que tienen derecho de acuerdo con la ley y esas personas son las siguientes:
PRIMERO

A sus hijos menores de 18 años, sean hombres o mujeres en relación a los cuales tiene obligación legal de proporcionar esos alimentos -casa, vestido, habitación, educación, asistencia médica-en el momento de su muerte; es decir, si un testador tiene hijos menores de edad, entonces debe, al otorgarse el testamento, pensar en la obligación de que con la masa hereditaria, tiene que dar los alimentos; de otra manera, es uno de los supuestos para que ese testamento sea y inoficioso; es decir, que produzca ciertos efectos jurídicos.
SEGUNDO

La ley también le impone como obligación al testador, que en su testamento deje alimentos a los descendientes, por supuesto hijos, que independientemente de los años que tengan, incluso en el supuesto de la mayoría de edad, no puedan trabajar porque entonces a esos también habrá que dejarles, con cargo al testamento, alimentos.
TERCERO

El cónyuge supérstite -sea hombre o mujer- el que sobreviva, siempre y cuando esté impedido de trabajar, carezca de bienes suficientes y en consecuencia no pueda ser autosuficiente. La propia ley señala que si el testador dispuso otra cosa, se estará a eso, pero por lo pronto, la ley obliga a que este derecho subsista en favor del cónyuge supérstite, mientras no vuelva a casarse y tenga una manera honesta de vivir.

CUARTO

La ley señala como obligación para el testador, una vez que haya dispuesto de sus bienes, que deje las cantidades suficientes para dar de comer a sus ascendientes, es decir a sus padres y a sus abuelos como lo dispone la ley.
QUINTO

Tenemos una hipótesis muy importante, que se refiere al concubinato, en este caso a veces se complican las cuestiones, porque se presenta la circunstancia de que el hombre o la mujer, que hayan dejado esos bienes, si no estuvieron casados, pudieron haber generado algunos derechos.

Veamos lo que dice Código en este sentido. Se impone la obligación de dejar alimentos a quien hace su testamento, en las siguientes circunstancias: “A la persona con quien el testador vivió como si fuera su cónyuge durante los cinco años que precedieron inmediatamente a su muerte o con quien tuvo hijos, siempre que ambos hayan permanecido libres de matrimonio durante el concubinato y que el superviviente esté impedido de trabajar y no tenga bienes suficientes. Este derecho solo subsistirá mientras la persona de que quien se trate no contraiga nupcias y observe buena conducta. Si fueran varias las personas con quien el testador vivió como si fueran su cónyuge, ninguna de ellas tendrá derecho a alimentos.” (Fracción V del artículo 1368 del Código Civil para la Ciudad de México modificada en 1974) Este supuesto habla del concubinato. Esta figura se da en dos hipótesis: cuando se vivió con la mujer estando libres de matrimonio ambos, durante los dos años que fueron inmediatamente anteriores a la muerte de quien otorga ese testamento; si es un plazo menor, no se estuviera en el caso del concubinato de los cinco años; en consecuencia, no habrá derecho a esos alimentos. En la segunda hipótesis que la ley señala, dice: que hubieran tenido hijos; aquí se presentan varias interpretaciones; en primer lugar, si fue un hijo, cabe en ese supuesto, es decir, no deben de ser dos o más, sino que es suficiente que haya sido un hijo. Pero un hijo se puede concebir en una sola relación sexual, sin que se haya dado la convivencia de cinco años, entonces, si hubo una relación sexual esporádica, podría darse el supuesto del concubinato si ambos estuvieron libres de matrimonio en el momento en que ese hijo fue concebido y que posteriormente nació dando el resultado de ese concubinato. Aquí surgen problemas que se agravan, porque al abrirse el testamento, el testador tuvo que haber sido bien asesorado por su Notario, para que deje alimentos a quien se encuentre en esa circunstancia. También, si no es así, el testamento será inoficioso y no surtirá los efectos jurídicos que se esperan.
SEXTO

Aquí tenemos la hipótesis que se refiere a la obligación de dar alimentos a otros parientes en la familia. En este supuesto están los hermanos y la ley no distingue si son hermanos de padre y madre, o solamente de padre o solo de madre. El caso es, dejas un testamento, tienes bienes, tienes hermano, tienes obligación de darle alimentos, porque así es en esta relación familiar, debes de hacerlo; pero también, hay que poner atención en esa sustancia, hay que darle alimentos a los parientes colaterales dentro del cuarto grado, si los mismos se encuentran incapacitados y son menores de 18 años, hay que dejarles alimentos, excepto que tengan bienes suficientes para subsistir y para pagarse ellos los conceptos que antes anotamos como educación, vestido, medicinas, etcétera. Vemos que la ley señala que estos alimentos incluyen a los parientes colaterales hasta el cuarto grado, y ¿cuáles son éstos? Para saber el grado que se tiene en la línea colateral, es decir entre hermanos, tíos, sobrinos, primos, veríamos que ésto se extiende a los parientes colaterales, dentro del cuarto grado, que decíamos, para saber cuál es ese cuarto grado, hay que contar a partir del tronco común, por ejemplo, el padre de los hermanos para subir de un hermano al padre, luego bajar al hermano, luego al hijo de ese hermano, luego al hijo de ese hijo y ahí encontraremos ya el cuarto grado, y hasta a esos parientes hay que dejarles alimentos. Si existieran parientes más próximos en grado, el testador puede eximirse de la obligación de dar alimentos; en caso contrario, sobre él pesará esa carga. Como estamos en la hipótesis de que el testador ha muerto, para señalar esta obligación, es conveniente destacar que si, quien tiene derecho a esos alimentos observa mala conducta o llega a tener bienes, entonces cesará esa obligación; pero usted que ha otorgado ese testamento, y no tomó esa providencia, debe tener mucho cuidado porque hay el peligro de que el testamento sea declarado inoficioso de acuerdo con lo que dispone el artículo 1314 del código civil que ordena los siguiente: “Es inoficioso el testamento en que no se deje la pensión alimenticia, según lo establecido en este artículo.”
¡VEA EL CANAL JUDICIAL!

Escuche las doctas y sabias opiniones de los maestros Juan Luis González Alcántara y Carrancá y la de Demetrio Cortés Ortega, quienes amalgaman la teoría académica, la administración de justicia en Derecho Familiar y Derecho Procesal Familiar, para proponer las verdaderas soluciones jurídicas a esta grave problemática. El Canal Judicial se transmite en Cablevisión 112, Sky 639, Dish 731, en todas las repetidoras locales de televisión de la República, en internet www.scjn.bob.mx y usted puede ver todos los programas de Derecho Familiar en YouTube, Canal de Julián Güitrón Fuentevilla-Derecho Familiar.