imagotipo

Derecho familiar | Julián Güitrón Fuentevilla

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

Les deseamos a nuestros distinguidos lectores y leales televidentes que todos sus deseos se hagan realidad en el 2016.

Prospectiva jurídica del Proceso oral Penal en México ¿Ficción o realidad?

Contenido de la entrevista televisiva

Cincinnati, Ohio.- Hoy le damos la bienvenida al maestro Carlos Ernesto Barragán y Salvatierra, quien es el director del Seminario de Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, a quien le agradezco su presencia y, sobre todo, que es un maestro actualizado en los conocimientos, como nos lo ha demostrado siempre, y hoy vamos hablar con él de cuál ha sido el pasado, el presente y el futuro del derecho oral penal.

¿Entrará en operación todo el sistema en el 2016?

Estamos a muy pocos meses de que entre en vigor en todo el país la Reforma del Proceso Oral Adversarial. Si bien es cierto que en algunas partes ya está, formalmente será el 18 de junio del año 2016 cuando de manera obligatoria y, seguramente como está ocurriendo con el apagón analógico, esto va a ser hasta el 31 de diciembre.

¿Son una novedad jurídica los juicios orales penales en México?

Le pedimos al maestro Barragán que nos haga un resumen de cómo ha sido en el pasado toda esta cuestión de los juicios penales, si había barruntos o cuestiones orales o solamente ha sido escrito, en qué estamos hoy y hacia donde podemos ir.

Responde el maestro Carlos Ernesto que realmente el juicio oral no es ninguna novedad, ya que en los juzgados de paz se manejó el sistema oral; realmente ya se tiene experiencia con los de este tipo de proceso.

¿En qué consistían los juzgados orales?

Los juzgados de paz ya no existen en el Distrito Federal ni tampoco los juzgados populares, desaparecieron una raíz de la creación de la Ley de Funcionarios Públicos, donde pierde toda posibilidad de existencia el jurado popular. Si nos vamos a cosas tan triviales como las películas de Cantinflas o de Tin Tan, veríamos lo que en ese momento era un auténtico juicio oral; así era y así va a ser, claro, con algunas limitaciones.

Es muy importante la referencia del maestro Carlos Ernesto Barragán porque seguramente usted que nos lee tendrá un recuerdo de esto y que efectivamente estas películas de México donde se hablaba de los juicios orales reflejaban su realidad y ahora que él lo dice seguramente usted también lo recordará.

¿Siempre fueron juicios escritos?

Eran juicios mixtos -dice el maestro Barragán- porque eran orales y lo que hacían era transcribirse en máquina de escribir o computadora, entonces eran orales escritos; pero realmente las peticiones, las audiencias eran orales y se transcribían. Ahora las audiencias van a ser orales y se van a grabar. Anteriormente había, en el sistema mixto, más participación por parte del secretario del juez calificando y ahora no, ya que es bastante más ágil en ese aspecto el desarrollo de un proceso. Ya nadie califica, se interroga y mientras que la contraparte no objete, se puede seguir interrogando o contrainterrogando. En el caso de una objeción es cuando el juez va, en ese momento, a determinar si procede o no y si está bien fundada, porque puede decir que efectivamente procede la objeción, pero si no fue fundada bien, no le dará entrada. Entonces aquí, el juez y las partes deben de estar muy atentas y es la única forma que en algún momento dado el juez pueda intervenir. Lo que estamos viviendo en la República Mexicana es que no existe un criterio. Ya tenemos un Código Nacional, pero no un criterio, aunque es el mismo procedimiento. Estamos viendo que el Estado de México actúa de una forma, Guanajuato de otra, Distrito Federal de otra; cada territorio maneja un criterio totalmente diferente del juicio oral y al final, aunque estamos basándonos en un mismo Código de Procedimientos, en algún momento podemos encontrarnos con situaciones hasta caprichosas, que pueden ser de un juez, porque ese haya sido su criterio en esa región.

El proceso oral penal debe ser mixto

Es muy importante lo que acaba de decir el maestro Barragán porque estamos precisamente analizando cómo han sido en el pasado los juicios penales y él, con toda propiedad, califica del pasado y el presente, de que no se puede hablar de oralidad, sino él usa la palabra “mixto”, lo que significa que en el pasado las actas eran en las máquinas mecánicas que escribían y hoy se van a filmar, pero definitivamente habrá cosas escritas.

Vigencia del Código Nacional de Procedimientos Penales

Retomando el tema, el maestro Barragán cita el Código Nacional en donde dice que hay determinadas resoluciones que el juez tiene que dictar por escrito y ahí ya le impone la obligación de que la sentencia tiene que ser escrita. Independientemente de que estemos hablando de un juicio oral, hay determinadas resoluciones que se tiene que notificar por escrito.

¿Hasta dónde la justicia oral penal está funcionando para que todos los juicios, todas las denuncias lleguen al juicio oral penal?

En donde se está dando es en audiencias intermedias, que son la depuración, el ofrecimiento de pruebas y la admisión, que en un momento dado dotan de mucho trabajo los juzgados que los asfixian. Dentro de las bondades que se le pueden ver al sistema mixto es que aquí teníamos una consignación del plazo, una instrucción, y aunque se tardara 15 años, eran actos consecutivos; aquí también se habla de consecutivos, pero dentro de una agenda, lo que significa que será cuando haya salas o cuando haya jueces.

La esencia es la negociación de la culpabilidad

Todo el año 2015 los jueces han estado trabajando en asuntos de querella o de baja penalidad. Llegó un momento en que no tenían trabajo y tuvieron que aumentarles los delitos para que tuvieran más trabajo, pero hasta este momento no se ha dado un solo juicio oral en el Distrito Federal; todo se ha negociado, que no es malo en función de que no tenemos una carga de trabajo.

¿Se pueden negociar los delitos graves?

En algunos casos la confesión del responsable ayuda, porque en vez de 20 años le ponen 10 y sale en seis, ya que es el Ministerio Público quien tiene la facultad de hacerlo. Es una rareza, porque el juez es un simple testigo de piedra. Lo que el juez debe de hacer es decirle que si renuncia a sus derechos, renuncia a sus garantías y renuncia al juicio oral. Excepto la delincuencia organizada, porque aunque se confiesen culpables no se les va a conceder ningún beneficio.

El objetivo principal es no llegar a los juicios orales

Es muy importante lo que el maestro Barragán dice porque es la esencia de este procedimiento, y como bien lo dice él, la circunstancia que se está dando en la Ciudad de México. Porque precisamente, desde mi perspectiva, pienso que no solo en derecho penal, sino también en derecho familiar y en otras materias debería ser el objetivo principal no llegar a los juicios.

¿Se podrían negociar los delitos graves que no fueran delincuencia organizada?

Responde el maestro Barragán que efectivamente y pone como ejemplo una violación en función de la penalidad: Considerando que desaparece lo que es grave o no es grave o de altísima penalidad, al violador se le dice que si se va al juicio oral, el riesgo es que se le puede imponer una pena de 40 a 50 años, por ejemplo; pero si se confiesa, en la etapa intermedia se podrá solicitar que se le pongan solo 15 años y, dependiendo de la buena conducta y sin llegar a juicio, el beneficio será la reducción de 35 años y eso lo puede asegurar el Ministerio Público.

¿Esto puede ser en delitos locales y federales?

Sí, porque hay que recordar que queda un solo Código Nacional. Las perspectivas que se comentaban, por ejemplo, en el Distrito Federal vemos que está funcionando bien a nivel de jueces, quizás la Procuraduría todavía no está a la altura del sistema, lo que significa que en muchas ocasiones está llevando lo que es sistema mixto o averiguación previa y está llevando carpeta de investigación. Hay ocasiones en que el Ministerio Público prefiere calificar un robo simple, que es de querella, en vez de mandarlo a un juzgado penal o abrir una carpeta de investigación, y no meterse en problemas y hacerlo de oficio.

¿Qué podría sugerir para que se insista en no llegar al juicio oral?

Dice el maestro Barragán que lo fundamental es mentalizar a los operadores. Que el defensor entienda que no tiene que llegar al juicio oral si no se tiene la necesidad. El problema es la mentalidad que deben tener todos los operadores y los jueces para aprovecharlo. El problema de los jueces es que no se saben imponer en una audiencia; no se trata de golpear gente o de ser prepotente, sino que haya orden y que se respete, porque si al juez se le va el proceso, se vuelve un desorden completo.

La moda oral debe quedarse como realidad para siempre

Es muy importante lo que dice el maestro Carlos Barragán y Salvatierra porque precisamente la incidencia, y como dije en un programa anterior, la moda oral debe de convertirse en algo permanente, sobre todo tomar el ejemplo del derecho penal, porque ha sido de los precursores, tiene ya desde 2008 preparándose para esto y sería lamentable que llegara el año 2016 y ese sistema fracasara.

Es una labor que requiere la participación de todos para que la justicia oral sea rápida y sencilla

La prospectiva de prevención es muy complicada porque esto solo se puede dar sobre la marcha. Desafortunadamente no podemos prever qué es lo que va suceder en un año o en dos en este sistema. La actuación de los procesados, los defensores, el Ministerio Público, la Procuraduría y los jueces. Si va haber una unificación, si realmente van a luchar por el sistema o cada quien va a trabajar por su cuenta y riesgo o van a entorpecer el sistema, porque es un procedimiento que puede ser tan rápido y sencillo.

Conferencia en la Facultad de Derecho de la UNAM

Recientemente, en una conferencia en la Facultad de Derecho, estuvo un juez que decía que en 10 minutos podría liberar cinco órdenes de aprehensión conforme al nuevo Código, pues el Ministerio Público, que ya hizo la investigación, se lo pide a través de correo electrónico con datos de pruebas suficientes y en ese momento se estará capacitado para liderar una orden de aprehensión. Se encontraba también un secretario de distrito, de aprensiones, de cateos y de medidas cautelares y no estaba de acuerdo, porque él decía que para una orden de aprehensión se tarda 12 horas por lo menos, para estudiar, analizar el cuerpo del delito, la responsabilidad y checar todo el expediente. Aquí estamos viendo los criterios. Se acabó cuerpo del delito, se acabó también probable responsabilidad y solamente con datos de pruebas, el juez puede liberar una orden de aprehensión. Cómo vamos hacer para cambiarles la mentalidad a todos los jueces de distrito y a todos los secretarios que están liberando órdenes de aprehensión, arrestos y cateos sobre la base de expedientes voluminosos, analizando todos los elementos, de hacerlo en 20 minutos. Y aunque están recibiendo cursos especiales para esto, no están convencidos.

Ejemplos perniciosos

Un ejemplo es que si se presenta una denuncia de un sujeto que se está yendo de México porque robó 100 millones de pesos; de aquí a que se libere una orden de aprehensión, el sujeto estará en Suiza. Por el contrario, si otro juez dice que en 10 minutos se podrá liberar, estaremos en presencia de los criterios de dos jueces. Es muy peligroso el segundo ejemplo porque con dos o tres detalles o pruebas pueden solicitar órdenes de aprehensión y en 10 minutos liberarlas.

El nuevo sistema puede fallar

Por el contrario, si se tarda 12 horas ya no estará cumpliendo con el nuevo sistema, ya que se tiene que actuar con velocidad. ¿De qué sirve tener un juez de turno y que se le solicite una orden de aprehensión si él va a pedir el expediente? Ya no será sistema mixto, sino un sistema adversarial donde solamente con datos de pruebas se puede vincular a proceso.

Responsables: Derechos Humanos, el Ministerio Público y el juez

Aquí el problema será el triángulo amoroso entre Derechos Humanos, el Ministerio Público y el juez, pues se empezará con los mismos conflictos: en algún momento la Corte soltando, los Colegiados también; ahí es donde se verá cómo está funcionando el sistema, cómo lo está conteniendo cada quien dentro de su propio ambiente y su ámbito; porque si se aferran a que debe de ser como antes, no va a servir, debe de ver un término medio.

Carlos Barragán aplica la prospectiva jurídica y ratifica sus dudas del Sistema Oral Penal

El maestro Barragán ha dicho con toda propiedad, como siempre, las hipótesis y situaciones, porque precisamente la prospectiva jurídica, en este caso aplicada al Sistema Oral Penal adversarial mixto, que es la calificación más adecuada, es evaluar el pasado, ver cómo está el presente y hacia dónde vamos. En esta materia, más que en ninguna otra, la prospectiva jurídica va a ser fundamental. Estamos viendo cuestiones de las que dice el maestro Carlos Ernesto Barragán y Salvatierra que tiene sus reservas y no aventura una opinión; en donde dice que se tendrán que esperar resultados, aun cuando ya en algunas partes se está desarrollando, porque como bien señala, hay que cambiar la mentalidad de todas estas personalidades que intervengan: el Ministerio Público, los jueces, los abogados, las víctimas y los victimarios. Mientras eso ocurre, ¿qué va a pasar con el sistema en junio del 2016?

El papel fundamental de la Suprema Corte para consolidar esta reforma

Lo veíamos tan lejano -dice el maestro Barragán-, pero ahorita ya no porque estamos frente al nuevo sistema. En este momento no queda otro remedio más que enfrentarlo, trabajarlo y tratar de conjugarlo; y aquí dependerá mucho de las autoridades, de los criterios de la Corte y de Derechos Humanos, que se definan, porque cada quien querrá llevar agua para su molino.

Asecha la corrupción

Algo que es muy subjetivo, pero que es parte del sistema es cómo ésta nueva perspectiva puede traer nuevas ideas, nuevas proyecciones para la corrupción; porque ahora que un Ministerio Público negocie los años de determinados delitos y, pensando mal, se puede decir que ya va arreglado el presunto delincuente. Porque finalmente se pensaría que alguien más competente que el Ministerio Público ya negoció el asunto.

Lo anterior es rechazado por el maestro Barragán

Responde a esta interrogante el maestro Barragán diciendo que no es posible, porque lo que el Ministerio Público diga, el juez deberá aceptarlo y eso ha sido una de las grandes críticas que se han hecho porque qué sentido tiene tener un juez que dicte una sentencia cuando la misma se la está imponiendo el Ministerio Público y el defensor, así está en el Código Nacional.

Nuevo éxito de la comparecencia del maestro Carlos Ernesto Barragán en el Canal Judicial

Usted podrá ver el programa mañana lunes 28 de diciembre del 2015 de las 9:00 a las 10:00 horas, el martes 29 de diciembre de las 17:00 a las 18:00 horas, el jueves 31 de las 4:00 a las 5:00 horas y el viernes 1 de enero del 2016 de las 11:00 a las 12:00 horas. El Canal Judicial se trasmite por Cablevisión 112, Sky 639, Dish 731 y se repite en las estaciones locales de televisión de toda la República Mexicana. A nivel internacional se proyecta por www.scjn.gob.mx. Usted también podrá acceder a los 260 programas que he realizado en el transcurso de siete años con el siguiente vínculo digital

www.youtube.com/my_videos?o=U, o Julián Güitrón Fuentevilla-Derecho Familiar.

/arm