imagotipo

Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

  • ¿Cuál debe ser el contenido de las normas jurídicas de la nueva Constitución Política del Estado libre y soberano Ciudad de México en Derecho familiar?

Introducción

La fiebre legislativa constitucional llegó a la Ciudad de México. El nuevo Estado de la República Mexicana tiene un solo camino en lo que se refiere a los derechos humanos fundamentales familiares, la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México en ningún supuesto variará, suprimirá o cambiará los derechos humanos familiares de la Carta Magna, lo más que podrá hacer es repetirlos y probablemente variar los conceptos en cuanto a la forma, pero en ningún caso agregar nuevos preceptos que violen los establecidos en la Constitución Federal vigente.
Hoy son derechos humanos

Como es del dominio público desde la Reforma Constitucional del 2011, se abrogaron las garantías individuales y surgieron los derechos humanos, que se garantizan con el juicio de amparo, la controversia constitucional y la acción de
inconstitucionalidad.
Verdadera protección jurídica de la familia

La familia mexicana, es la primera beneficiaria con la reforma aprobada por el Senado, el cual, de manera unánime, la ha protegido con modificaciones a varios artículos constitucionales, específicamente al 1º, al 3º, 11, 15, 18, 29, 33, 89, 97, 102 y 105; de éstos por su importancia transcribiremos el Primero, el Cuarto y el 29 por su contenido específico de Derecho Familiar.
Artículo primero

Artículo 1.- En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozaran de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los Tratados Internacionales de los que el Estado mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece. Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los Tratados Internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia.

Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.

Está prohibida la esclavitud en los Estados Unidos Mexicanos. Los esclavos del extranjero que entren al territorio nacional alcanzarán, por este solo hecho, su libertad y la protección de las leyes.

Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.
22 derechos humanos familiares regula el Artículo 4º Constitucional

El texto actual del artículo 4º Ccnstitucional, ha establecido en forma definitiva, la igualdad entre el hombre y la mujer; la libertad de procreación; el derecho a la salud; al medio ambiente; a la vivienda; los derechos de los niños y el derecho a la cultura. Para tener la panorámica completa de esta reforma, transcribiremos a continuación, el texto del precepto citado, que a la letra
ordena:
Artículo Cuarto

El varón y la mujer son iguales ante la ley. Ésta protegerá la organización y el desarrollo de la familia.

Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos.

Toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La ley definirá las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general, conforme a lo que dispone la fracción XVI del artículo 73 de esta Constitución.

Toda persona tiene derecho a un medio ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar.

Toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa. La ley establecerá los instrumentos y apoyos necesarios a fin de alcanzar tal objetivo.

Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral.

Los ascendientes, tutores y custodios tienen el derecho de preservar estos derechos. El Estado proveerá lo necesario para propiciar el respeto a la dignidad de la niñez y el ejercicio pleno de sus derechos.

El Estado otorgará facilidades a los particulares para que coadyuven al cumplimiento de los derechos de la niñez.

Toda persona tiene derecho al acceso a la cultura y al disfrute de los bienes y servicios que presta el Estado en la materia, así como el ejercicio de sus derechos culturales. El Estado promoverá los medios para la difusión y desarrollo de la cultura, atendiendo a la diversidad cultural en todas sus manifestaciones y expresiones con pleno respeto a la libertad creativa. La ley establecerá los mecanismos para el acceso y participación a cualquier manifestación cultural.

Toda persona tiene derecho a la cultura física y a la práctica del deporte. Corresponde al Estado su promoción, fomento y estímulo conforme a las leyes en la materia.
¿Cuáles son los nuevos derechos humanos familiares en el siglo XXI?

El 10 de junio del 2011, el Senado de la República Mexicana, escribió una nueva página en la historia del país. Por unanimidad, aprobó diversas modificaciones constitucionales en materia de derechos humanos, que incluyen aspectos esenciales del Derecho Familiar.
Artículo 29

En los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, solamente el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, con la aprobación del Congreso de la Unión o de la Comisión Permanente cuando aquel no estuviere reunido, podrá restringir o suspender en todo el país o en lugar determinado el ejercicio de los derechos y las garantías que fuesen obstáculo para hacer frente, rápida y fácilmente a la situación; pero deberá hacerlo por un tiempo limitado, por medio de prevenciones generales y sin que la restricción o suspensión se contraiga a determinada persona. Si la restricción o suspensión tuviese lugar hallándose el Congreso reunido, este concederá las autorizaciones que estime necesarias para que el Ejecutivo haga frente a la situación; pero si se verificase en tiempo de receso, se convocará de inmediato al Congreso para que las acuerde.

En los decretos que se expidan, no podrá restringirse ni suspenderse el ejercicio de los derechos a la no discriminación, al reconocimiento de la personalidad jurídica, a la vida, a la integridad personal, a la protección a la familia, al nombre, a la nacionalidad; los derechos de la niñez; los derechos políticos; las libertades de pensamiento, conciencia y de profesar creencia religiosa alguna; el principio de legalidad y retroactividad; la prohibición de la pena de muerte; la prohibición de la esclavitud y la servidumbre; la prohibición de la desaparición forzada y la tortura; ni las garantías judiciales indispensables para la protección de tales derechos.

La restricción o suspensión del ejercicio de los derechos y garantías debe estar fundada y motivada en los términos establecidos por esta Constitución y ser proporcional al peligro a que se hace frente, observando en todo momento los principios de legalidad, racionalidad, proclamación, publicidad y no
discriminación.

Cuando se ponga fin a la restricción o suspensión del ejercicio de los derechos y garantías, bien sea por cumplirse el plazo o porque así lo decrete el Congreso, todas las medidas legales y administrativas adoptadas durante su vigencia quedarán sin efecto de forma inmediata. El Ejecutivo no podrá hacer observaciones al decreto mediante el cual el Congreso revoque la restricción o suspensión.

Los decretos expedidos por el Ejecutivo durante la restricción o suspensión, serán revisados de oficio e inmediatamente por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la que deberá pronunciarse con la mayor prontitud sobre su constitucionalidad y validez.
17 nuevos derechos humanos familiares no restringibles ni suspendibles

Reconocer la personalidad jurídica; la vida; la integridad personal; la protección de la familia; del nombre; de la nacionalidad; de los derechos del niño; de las libertades de pensamiento, conciencia y de religión; así como garantizar la libertad de legalidad y retroactividad; prohibir la pena de muerte; la esclavitud o la servidumbre; así como la prohibición de la desaparición forzada y la tortura.
¿Cómo se definen?

La familia tuvo un avance importantísimo en los derechos humanos fundamentales, que se definen como, el conjunto de normas jurídicas establecidas para el desarrollo pleno de la persona humana y que se pueden reclamar como derechos fundamentales frente a todos los demás hombres y especialmente frente al Estado y el poder. Son características que deben ser respetadas por el Estado y por quienes ejercen el poder. Su naturaleza jurídica, es la de ser derechos humanos, movimiento mundial que ha crecido en favor de los éstos.
¿Cuáles son los principales?

Se considera que son determinados atributos y ciertas facultades propias de la persona humana que los reconozca o no la ley, son necesarios para el pleno desarrollo del ser humano; es decir, hay una amalgama axiológica y legal. Son las facultades atribuidas por la norma para proteger a la persona, su vida, su libertad, su igualdad, su participación jurídica y otros aspectos fundamentales que afectan su desarrollo integral como persona, dentro de una comunidad de hombres y mujeres libres, exigiendo el respeto de los grupos sociales y del Estado y ante su violación, éste sanciona a los responsables.
Derechos humanos fundamentales familiares que deben incluirse en el nuevo proyecto de Constitución Política del Estado libre y soberano Ciudad de México

Capítulo I

De los derechos humanos familiares fundamentales

Artículo 1.- La familia es una institución social, permanente, compuesta por un conjunto de personas unidas por el acto jurídico solemne del matrimonio o por el hecho jurídico del concubinato; por el parentesco de consanguinidad, adopción plena o afinidad, que habitan bajo el mismo techo; a la cual, el Estado libre y soberano Ciudad de México garantiza que gozará de todos los derechos fundamentales familiares, reconocidos en esta Constitución y en los Tratados Internacionales de los que el Estado mexicano sea parte.

Artículo 2.- Esta Constitución reconoce a la familia como el fundamento primordial de la sociedad y el Estado; y garantiza que las leyes secundarias que en su momento se expidan, protegerán la organización, el desarrollo de la familia, de sus miembros, el respeto a su vida privada, intimidad, dignidad, nombres propios y apellidos paterno y materno, igualdad, protección de su integridad y seguridad personal, patrimonial y de su salud, así como el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado, de vivienda digna y decorosa y a decidir de manera libre, responsable e informada, sobre el número y el espaciamiento de sus hijas e hijos. Estas normas son de orden público e interés social, de observancia obligatoria, irrenunciables y no pueden ser modificadas, total o parcialmente por convenio, ni por el ejercicio de la autonomía de la voluntad de los sujetos de Derecho Familiar, la cual no es suficiente para renunciar, alterar, modificar o eximir del cumplimiento de las garantías señaladas.

Artículo 3.- El Estado libre y soberano Ciudad de México, garantiza el derecho humano a la vida y el ejercicio de los derechos a la no discriminación, motivada por el origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

Artículo 4.- El Estado libre y soberano Ciudad de México, garantiza que en ningún caso, podrá restringirse ni suspenderse, el ejercicio del derecho humano al reconocimiento de la personalidad jurídica, a la vida, a la protección de la familia, al nombre, a la nacionalidad, a los derechos de las niñas y de los niños, a los derechos políticos, a las libertades de pensamiento, conciencia y de religión; al principio de legalidad y retroactividad; a la prohibición de la desaparición forzada de las personas y la tortura y tampoco podrán restringirse las garantías judiciales indispensables para proteger los derechos mencionados.

Artículo 5.- El Estado libre y soberano Ciudad de México garantiza que el acto jurídico solemne del matrimonio, podrá celebrarse entre dos personas jurídicas físicas del mismo o diferente sexo, así como el hecho jurídico del concubinato, que solo producirá efectos jurídicos, cuando satisfaga los requisitos exigidos por la ley y la unión de hecho, sea de dos personas jurídicas físicas del mismo o diferente sexo; las uniones mencionadas producirán todos los efectos jurídicos que ordena la ley en cuanto a su calidad de cónyuges o concubinas.

Artículo 6.- La familia tendrá entre sus funciones, la convivencia de sus miembros por medio de la permanencia y estabilidad de sus relaciones, permitiendo satisfacer sus necesidades de subsistencia y defensa. El Estado libre y soberano Ciudad de México garantiza salvaguardar los intereses de las niñas y los niños, de las discapacitadas y los discapacitados, de las ancianas y los ancianos, de las adictas y los adictos al alcohol o a las drogas enervantes y a quienes por su situación particular, requieran mayor atención y cuidado.

Artículo 7.- El Estado libre y soberano Ciudad de México garantiza el cumplimiento de los derechos de la niñez, en cuanto al interés superior de los menores, que incluye entre otros, el acceso a la salud física y mental, a la alimentación y educación preescolar, primaria, secundaria, preparatoria y profesional o algún oficio, que incrementen su desarrollo personal; que disfrute de un ambiente de respeto, aceptación y afecto, estando libre de cualquier tipo de violencia familiar. Garantizar el desarrollo de su personalidad, su autoestima, que no sea sobreprotegido ni castigado en exceso. Fomentar su responsabilidad personal y social, y apoyarlo para la toma de decisiones, de acuerdo a su edad y madurez psicoemocional; y a conocer su identidad genética y la de sus progenitores biológicos.

Artículo 8.- El Estado libre y soberano Ciudad de México garantiza la creación del patrimonio familiar de los mexiqueños, que será inalienable, imprescriptible y no estará sujeto a embargo ni gravamen alguno; el cual puede incluir la casa-habitación y el mobiliario de uso doméstico y cotidiano; una parcela cultivable y los giros familiares, industriales o comerciales, cuya explotación se haga entre los miembros de la familia, así como los utensilios propios de su actividad, siempre y cuando no exceda su valor, el cual resultará de multiplicar el factor 10.950 por el importe de los tres nuevos salarios mínimos generales diarios, vigentes en la Ciudad de México, en el momento en que se constituya el patrimonio, autorizando como incremento anual, el porcentaje de inflación que en forma oficial, determine el Banco de México. Este incremento no será acumulable.

La constitución del patrimonio familiar podrá hacerlo cualquier persona o miembro de la familia, para transmitir la propiedad de los bienes afectados, los cuales serán inalienables, no podrán sujetarse a gravámenes reales ni embargos, y serán transmisibles a título de herencia con simplificación de las formalidades de los juicios sucesorios, a los integrantes de la familia beneficiaria; el número de éstos determinará la copropiedad del patrimonio, señalándose los nombres y apellidos de los mismos, al solicitarse su Constitución en la vía de jurisdicción voluntaria.