imagotipo

Derecho familiar | Julián Güitrón Fuentevilla

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

Introducción

Administrar justicia es una de las funciones más trascendentes e importantes de quienes integran el Poder Judicial de la Federación y a la vez la más difícil, que parafraseando a Ulpiano, exige que los Jueces vivan honestamente, no dañen a otros y den a cada quien lo suyo;esta última parte plantea la siguiente interrogante ¿Qué es lo suyo de cada quien? Por que en todo conflicto siempre hay dos partes y el juzgador debe resolver quién tiene la razón, qué ordena la norma jurídica y a quién le asiste la justicia. Por ello hoy en este espacio, hemos decidido reiterar y difundir el merecido reconocimiento y homenaje que la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal, presididos por el Ministro Presidente Luis María Aguilar Morales, rinden a quienes se han distinguido en esta compleja tarea que atendiendo a la división de poderes de la República Mexicana, el Judicial debe garantizar la seguridad jurídica de todos los mexicanos y que el Estado democrático de Derecho sea una realidad en todo el país, especialmente en las difíciles situaciones y circunstancias en que se vive actualmente, porque solo garantizando jurisdiccionalmente los Derechos Humanos consignados en nuestra Carta Magna, podremos aspirar a vivir con seguridad y tranquilidad en todos los ámbitos de la República Mexicana.

Antecedentes históricos

En palabras del Ministro Presidente Luis María Aguilar, “Vale pues, recordar -como lo hice en una ocasión como ésta, el año pasado-, que el Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, promulgado en Apatzingán, el 22 de octubre de 1814, definió a la ley como: la expresión de la voluntad general en orden a la felicidad común; y dispuso la integración de las tres Supremas Autoridades de la Nación, entre ellas el Supremo Tribunal de Justicia.

Fue así, que el 7 de marzo de 1815 fue instalado en Ario, Michoacán, el Supremo Tribunal de Justicia para la América Mexicana, conformado entonces por cinco individuos que, en los escasos 284 días que estuvieron en funciones, acreditaron con creces estar a la altura de las cualidades requeridas por el Decreto Constitucional y, con incontestable relevancia, de los ideales de Don José María Morelos y Pavón.

Sin duda, quienes conformaron el Tribunal de Ario, fueron ejemplo de perseverancia por organizar un Poder Judicial independiente, y tuvieron la visión para perfeccionar las instituciones públicas, así como el interés por generar condiciones que procuraran seguridad pública y paz social”.

Creación de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia, A. C.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación en vigilia permanente para que los Derechos Humanos consignados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos sean una realidad, no se violen y se cumplan, en cuanto a los juzgadores recientemente homenajeados, tiene como una de sus premisas fundamentales el texto del artículo 17 constitucional que ordena lo siguiente: “Ninguna persona podrá hacerse justicia por sí misma, ni ejercer violencia para reclamar su derecho.

Toda persona tiene derecho a que se le administre justicia por tribunales que estarán expeditos para impartirla en los plazos y términos que fijen las leyes, emitiendo sus resoluciones de manera pronta, completa e imparcial. Su servicio será gratuito, quedando, en consecuencia, prohibidas las costas judiciales.

El Congreso de la Unión expedirá las leyes que regulen las acciones colectivas. Tales leyes determinarán las materias de aplicación, los procedimientos judiciales y los mecanismos de reparación del daño. Los jueces federales conocerán de forma exclusiva sobre estos procedimientos y mecanismos.

Las leyes preverán mecanismos alternativos de solución de controversias. En la materia penal regularán su aplicación, asegurarán la reparación del daño y establecerán los casos en los que se requerirá supervisión judicial.

Las sentencias que pongan fin a los procedimientos orales deberán ser explicadas en audiencia pública previa citación de las partes.

Las leyes federales y locales establecerán los medios necesarios para que se garantice la independencia de los tribunales y la plena ejecución de sus resoluciones.

La Federación y las entidades federativas garantizarán la existencia de un servicio de defensoría pública de calidad para la población y asegurarán las condiciones para un servicio profesional de carrera para los defensores. Las percepciones de los defensores no podrán ser inferiores a las que correspondan a los agentes del Ministerio Público.

Nadie puede ser aprisionado por deudas de carácter puramente civil.

“La Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia, A.C., (AMIJ), fue constituida el 20 de abril de 2007 con el objeto de fomentar, estrechar y fortalecer los vínculos de colaboración y cooperación entre sus órganos asociados, así como la realización de acciones conjuntas a favor de la impartición de justicia a nivel nacional y del cumplimiento de la garantía jurisdiccional prevista en el artículo 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Fue a partir de la valiosa iniciativa de esta Asociación, que se aprobó la instauración de un día dedicado a significar la importancia de la función jurisdiccional a través de la figura del juez mexicano.

Como fecha de celebración, la Tercera Asamblea General Ordinaria de la AMIJ –llevada a cabo en noviembre de 2008- aprobó el 7 de marzo, bajo dos argumentos que la respaldan: en primer término, que la fecha representa la conmemoración de la instauración, en 1815, del Supremo Tribunal de Justicia para la América Mexicana en Ario de Rosales, Michoacán. Y, en segundo lugar, que se configura como base para materializar el principio de la “división de poderes”, proyectado en la Constitución se Apatzingán.

Asimismo, a propósito de esta conmemoración del Día del Juzgador Mexicano, serán otorgados los reconocimientos a la trayectoria jurisdiccional de impartidores de justicia, cuyo desempeño enaltece el compromiso ético y social que cumple nuestra función jurisdiccional con la ciudadanía.

¿Para qué se celebra el Día del Juzgador Mexicano?

“Como receptores del legado de estos próceres, la celebración del Día del Juzgador Mexicano reconoce la dignidad del impartidor de justicia en virtud de la importante función y la relevancia del cargo que desempeña, a la vez que recuerda el compromiso ético para con la sociedad, e insta al mejoramiento continuo y la excelencia, pues no puede concebirse la dignidad reconocida a esta función, sin el correspondiente compromiso.

“Así lo han expresado mis compañeras y mis compañeros en el Pleno de la Suprema Corte, al dirigir sus respectivos mensajes en las Sesiones Solemnes para la toma de protesta de jueces y magistrados.

“Y se trata, sin duda, de expresiones que todos los aquí presentes, debemos atesorar y poner en práctica, de manera cotidiana, porque cincelan el enaltecimiento de la dignidad y el compromiso de nuestra labor, afirmó el Ministro Presidente Luis María Aguilar Morales”.

El Ministro Presidente Luis María Aguilar aseguró que el Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana define a la ley como: la expresión de la voluntad general en orden a la felicidad común

El Ministro Presidente Luis María Aguilar aseguró que el Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana define a la ley como: la expresión de la voluntad general en orden a la felicidad común

Expresiones de los ministros Pérez Dayán, Cossío Díaz, Luna Ramos, Pardo Rebolledo y Piña Hernández en el merecido reconocimiento a los juzgadores

“Que en su tarea cotidiana, nos dice el Ministro Pérez Dayán, será primordial colocar como un eje rector el respeto a la Constitución y al orden jurídico secundario, al Poder Judicial del que forman parte, el respeto a sus pares, a los usuarios de la justicia y más que a nadie, a ustedes mismos.

Que actuar leal y patrióticamente significa mucho; no es un ejercicio meramente moral, no es un ejercicio subjetivo, sí es un ejercicio de subordinación a nuestro orden jurídico que tiene como contenido específico, de carácter jurídico, desde luego, guardar y hacer guardar la Constitución, nos ha dicho el Ministro Cossío.

O lo que nos hace notar la Ministra Luna, que hoy, como nunca, nuestro país requiere de jueces preparados, prudentes -sobre todo prudentes-, profundamente conocedores del derecho, de las leyes que integran el orden jurídico; honradamente conscientes de los problemas y la realidad por la que México transita.

Que el buen juez ama la justicia, con acierto nos dice el Ministro Pardo, y busca siempre la verdad y entrega su máximo saber al cuidadoso estudio de cada asunto que debe resolver, pues en ello radica el peso del juramento judicial, que brindará la máxima recompensa cuando haya sido bien cumplido, y el mayor remordimiento cuando se falla al compromiso asumido con la institución que lo ha formado y, sobre todo, con la sociedad a la que debe servir, y

Que son los retos los que les ofrecen la invaluable oportunidad de demostrar su temple y tomar sus decisiones, no con la mira de complacer para recibir aplausos o evitar críticas, sino en función de obtener la tranquilidad que se logra al haber actuado con base en el conocimiento del asunto y en atención únicamente a lo que nuestra Constitución mandata, con claridad nos ha dicho la Ministra Piña”.

¿Quiénes son reconocidos como Paradigmas de Juzgadores Federales?

Reiterando su homenaje a los juzgadores federales, expresó el Ministro Presidente Luis María Aguilar Morales: “Veo, con especial agrado, que entre quienes reciben reconocimiento, se encuentran dos Ministras de la Suprema Corte, por un lado, la señora Ministra Margarita Beatriz Luna Ramos, mi compañera en el Pleno del Alto Tribunal, y Presidenta del Comité Interinstitucional de Igualdad de Género del Poder Judicial de la Federación. Así como también, la señora Ministra en Retiro Victoria Adato Green, quien, por cierto, mañana, Día Internacional de la Mujer, también recibirá, por parte del Poder Judicial de la Federación, la Medalla María Cristina Salmorán de Tamayo, por su esfuerzo, constancia, dedicación y contribución en el mejoramiento de acceso a la justicia.

A partir de la propuesta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, la AMIJ reconocerá también con el Premio AMIJ 2016 al señor Magistrado Julio Humberto Hernández Fonseca, doctor en Ciencias Penales, y Magistrado de Circuito desde 1987. Reciba nuestro mayor reconocimiento, señor Magistrado Hernández Fonseca.

A todos los juristas aquí presentes, dignos recipiendarios de los premios que hoy se confieren, les expreso mi más amplio reconocimiento y agradecimiento institucional por su incansable labor;

A todos ustedes, dignos exponentes de la función jurisdiccional, muchísimas felicidades”.

¿Cuáles son los labores más importantes de los juzgadores del Poder Judicial de la Federación?

Concluyó su intervención el Ministro Presidente Luis María Aguilar Morales, sintetizando en una frase la trascendencia del Poder Judicial de la Federación en el país, expresando: “Nuestro cargo, como el de todo juzgador, requiere de un constante ejercicio de la virtud”, afirmó el magistrado don Ignacio Patlán en 1985, al inaugurarse el Décimo Sexto Circuito.“Tenemos que vivir en una casa de cristal y estar en actitud de salir airosos y sin mácula de todo análisis al que se someta nuestra conducta, tanto pública como privada”.

Una de las labores más importantes del Poder Judicial de la Federación es regular la actuación de la autoridad para hacer realidad la exigencia que tiene su repercusión en la protección de los derechos de todas las personas. Ésta es, sin duda, la responsabilidad más grande que un ser humano puede tener, al erigirse como juzgador de sus semejantes, pero no solo como juzgador de sus conductas, sino como garante de sus derechos. La labor del juez tiene que estar sustentada en la independencia real y absoluta, y en la integridad.

Sin independencia, los impartidores de justicia no podríamos ejercer nuestra responsabilidad. La independencia de los jueces es su principal patrimonio, su bastión, su escudo contra las adversidades y los ataques; es su punto de partida y su cotidiana tarea; es, en suma, el pilar fundamental, la primera condición que debemos cumplir para garantizar el acceso a la justicia, y para alcanzar un verdadero Estado Democrático de Derecho.

La situación actual del país requiere de instituciones de justicia sólidas y confiables que brinden certeza a la población, por ello, los exhorto a defender la Constitución, que es el manto protector de los derechos humanos y de los fines del proyecto nacional.

A todos ustedes les expreso la mayor disposición y apoyo, de parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, para que, juntos, redoblemos nuestros esfuerzos para ser ejemplo de excelencia, objetividad, imparcialidad, profesionalismo e independencia, tal como lo mandata la Constitución, y así cumplir con uno de los mayores anhelos de la gesta independiente de nuestra República, cincelado por Morelos hace más de 200 años: “Que todo el que se queje con justicia tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y el arbitrario”.

/arm