imagotipo

¿Desbandada? / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Juan Bueno Torio se fue del PAN. Y el PAN “lamenta su partida” y le agradece los “años de militancia”. Entiende, dice, que el exlegislador haya optado por renunciar al partido para “cumplir los tiempos de registro de candidatos independientes”.

¿Es el principio de una desbandada? Es temprano para afirmarlo. Sin embargo, hay experiencias que se deben recordar. Al PRI, en 1997 se le fueron cientos de militantes de primer nivel. Al PRD le han renunciado desde sus fundadores hasta los mesiánicos. En pocos casos, los que cambiaron de partido alcanzaron lo que el suyo no les dio. Ahí están Arturo Núñez, en Tabasco; Rafael Moreno Valle, en Puebla; Gabino Cué, en Oaxaca; Mario López Valdez, en Sinaloa y Andrés Manuel López en el DF. El resto se quedó en el camino.

¿Será el caso de Bueno Torio y otros panistas que se irán? No se puede afirmar, insistimos. Hay que observar cómo se han deteriorado los partidos políticos y cómo los nuevos no llenan los espacios de los llamados “tres grandes”.

Las próximas elecciones en 14 Estados que cubrirán el calendario de 2016, serán competidas como nunca. Quizá el PRI pierda bastiones que nunca han conocido la transición y a cambio recupere otros. Probablemente, el PAN retenga los Estados que ganó en alianzas con las izquierdas y a las que no les concedió espacios de poder. Sin duda, el que menos posibilidades tiene de reposicionarse por sí mismo es el PRD.

¿Qué posibilidad tiene Bueno Torio de derrotar a Miguel Ángel Yunes o a otro de los Yunes que irá por el PRI? Ahora se ven escasas. Quién sabe el día de la elección.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx