imagotipo

Desde el sexto sol

  • Desde el sexto sol: Rocío Sesma Verde

A veces, aún en medio de la multitud nos sentimos solos, y sí, la soledad escogida o compartida forma parte de nuestra rutina, porque aunque nos haga felices la compañía de los otros, lo que representa nuestra vivencia, nuestras luchas y desafíos, solo desde esa soledad es posible realizarlos.

Dicen que todo lo que existe en la Tierra, primero existió en alguna parte del universo, pues de acuerdo a las teorías, todo se produjo primero en otra parte, para que existiera aquí.

Así, un viajero espacial que sobrepasará los confines de la Vía Láctea, nuestra galaxia, quedaría perdido en los lugares más vacíos que nadie pueda imaginar, pues en el universo, existen los más gigantescos desiertos.

Allá arriba existe una realidad que nuestros ojos nunca podrán observar, esos vacíos, que la Nasa está tratando de captarlos, pero sin duda, la soledad es el destino del universo y nos la agrega en la experiencia de vida.

Hoy se sabe que más allá de esos vacíos y oscuridad, la vida intergaláctica es el centro de la evolución cósmica y que los inmensos océanos de gas cósmico fueron los creadores de todas las galaxias, incluida la Vía Láctea.

Se requirió de miles de millones de años de soledad en donde toda la creación nació y con ella, la Tierra.

Si de esa bendita soledad creativa llegamos a existir nosotros como humanos, entonces la soledad debe ser nuestra mejor aliada para crear, construir nuevos arquetipos de vida y enfrentar todas las batallas que vienen, en la espera, siempre de ganar.

@RocíoSesma