imagotipo

Desde el sexto sol

  • Desde el sexto sol: Rocío Sesma Verde

Los mexicanos somos los herederos de una cosmogonía espiritual, ancestral única que nos hace ser “Los Hijos del Sol”, somos ese porte soberano de sabiduría y de fuerza que nos inspiran los dioses de la estirpe maya y azteca.

Sí, solo nosotros, los mexicanos, somos ese fundamento de vida y creación y tenemos, de nuestro pasado, el legado ancestral de dos dioses del Sol, el gran Huitzilopochtli, máximo jefe militar conocido como colibrí zurdo y el también sagrado Kinich Ahau, dios del Sol maya, el que envía las Bendiciones desde el cielo.

Y por eso y por ellos, somos quienes siempre seremos esa promesa de amanecer, somos esa cultura avasallante, los códices del origen de la vida, la espectacularidad de los centros ceremoniales en donde también se yerguen portentosas las culturas tolteca y zapoteca, y todo un esplendor de pirámides y caminos en donde se respira Honor a lo Sagrado.

El México de hoy es todo ese amor de un pasado glorioso, de los grandes seres de la esfera blanca maya, esos astrónomos y matemáticos de donde se fundamenta todo en el mundo, incluso la Nasa, basa sus cálculos e investigaciones del universo, en los códices de nuestra antigua
civilización.

La mayor aportación a la ciencia y a la investigación del universo la ha dado México y la cultura maya.

Y los mexicanos de hoy, somos esa luz potencial que lo ilumina todo y siguiendo las huellas de nuestra cultura ancestral, poseemos ese don del amor y la creación y hemos sido capaces de ser tan poderosos que las manos de nuestros hermanos, llenas de labranza y honestidad, han logrado hacer tierra fértil que da toneladas de alimentos a otros y hacerlos una superpotencia.

Pero son nuestras manos hermanas de color cobrizo y blanco las que mueven las tierras, las que ordenan al viento, las que dirigen las olas, las que han construido grandes torres, las que recogen la sal, las que dominan la hierba, las que saben hacer símbolos a las estrellas y hacer que dance el Sol y les sonrían los dioses.

Los mexicanos de aquí y de allá, somos esa raza de Sumos Sacerdotes que hemos heredado al mundo un sentido del bien que hoy es un ejemplo para el mundo.

Hoy, se habla mucho de México y de los mexicanos y hemos provocado que en más de 20 países del mundo, se realizarán las Marchas del Amor, llevando como estafeta, una gorra con las orejas de un gato.

Todo lo que somos ha remecido las conciencias, ha emocionado nuestros ojos paralizando el corazón y ha hecho ponerse de pie a toda la estirpe maya, tolteca, azteca y zapoteca porque México es honor y todos predican por él, el amor.

Son nuestras huellas, paso de trabajo y todo lo que representamos, hace que se hable tanto de nosotros, de lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos, dominando la tierra, al viento, al mar y al universo.

@RocioSesma