imagotipo

Desde el sexto sol

  • Desde el sexto sol: Rocío Sesma Verde

Una de la experiencia humana y profesional más grande que tiene México, es la de ser voluntario en diversas actividades sociales y de ayuda y sin duda, el más valioso activo son aquellas personas que donan su tiempo y capacidad, en ayuda de salvamento y primeros auxilios.

Bajo el lema “tú eres la pieza que falta” las organizaciones que reciben a los voluntarios tuvieron una captación de casi 75 por ciento más de personas de mayo a diciembre del 2016, en
comparación a años anteriores.

Aprender, donar talento y conocimiento, pero sobre todo, horas de máximo rendimiento y amor son los voluntarios que trabajan en primeros auxilios en las instituciones de los servicios de emergencia.

Incluye esta noble labor a los rescatistas que forman parte de las brigadas para salvamento y búsqueda de personas en situaciones límite, como ha sucedido con excursionistas en
volcanes, montañas y ríos.

También existe otra participación voluntaria que trabaja en actividades culturales, deportistas, institucionales y gubernamentales y tampoco reciben sueldo, pero si prestaciones como ampliar su esfera social al conocer nuevas personas, tener acceso gratis a eventos, estar en zonas vip, bolsa de trabajo y adquirir nuevas habilidades.

El ser voluntario también es una oportunidad para viajar al extranjero a través de organizaciones de cuidado del medio ambiente, hasta la asistencia con organizaciones que cuidan
enfermos o presos.

En México, existen miles de personas que desde el anonimato, ayudan en las situaciones más difíciles a personas en situación de ayuda, son parte de lo mejor del corazón del país, del ejemplo de amor y altruismo y de que todo funcione, en todas las horas del día, pues ahí están, listos a resolver y sin cobrar por sus servicios.

Los voluntarios, son un orgullo nuestro de los que muchos de nosotros, tenemos una gran anécdota que contar.

@RocíoSesma