imagotipo

Desde el Sexto Sol

  • Desde el sexto sol: Rocío Sesma Verde

Rocío Sesma Verde

El telescopio Kepler lleva navegando siete años en el espacio y, tras el susto que provocó a la Nasa al entrar en estado de emergencia, recuperó su normalidad y seguirá enviando las más extraordinarias fotografías, amén de la valiosa información de la existencia de más de mil planetas, fuera del sistema solar, que lo catapultaron a la fama.

Entre los máximos logros del telescopio figura el descubrimiento en el 2015 del “primo de la Tierra”, nombre con el que la NASA bautizó al primer planeta descubierto en una zona habitable en la órbita de una estrella similar al Sol, lo que convierte a este cuerpo en uno de los mejores candidatos para albergar vida extraterrestre.

Gracias a los datos recabados por el telescopio, los científicos han podido saber que en nuestra galaxia, la Vía Láctea, hay miles de millones de exoplanetas del tamaño de la Tierra, abriendo sus mentes a más preguntas y respuestas qué resolver del Universo.

Hay muchos planetas como la Tierra, pero la pregunta para la que no tiene respuesta la Nasa es si alguno puede ser habitable.

El Kepler lo descubrió: el tamaño de nuestro planeta Tierra es de lo más común en el universo, pero, ¿toda la magnificencia de la vida humana, vegetal y animal podría existir en otra parte?

Para eso si tiene respuesta la Nasa: la vida como la conocemos en nuestro Planeta, hace a la Tierra como la máxima revelación de la maravilla de la existencia en todas sus formas, ya que no ha encontrado en otros millones de planetas, las condiciones de gravedad, aire, oxigeno, agua y el resto de los elementos básicos de la composición de la vida más elemental, desde las bacterias hasta la formación del ácido dexocirribonucleico (ADN) presente en todos los organismos vivos conocidos.

Pero ya se tiene la comprobación científica que las moléculas de ARN, ácido ribonucleico, fueron la primera forma de vida en el hábitat de la Tierra.

Sin estos dos ácidos nucleicos que formaron la micro vida primigenia hasta la evolución de nuestros días, no puede crearse la vida.

El resto de los millones de planetas que danzan en nuestra galaxia, los contendrán?… El Kepler ha fotografiado a esos planetas, los está espiando y siguiendo su firma en el espacio, pero por más que se aproxime, nunca podrá revelar esta respuesta.

Así que sin más información, la Tierra, nuestro hogar, es la más maravillosa experiencia de vida de la Vía Láctea y solo por eso, a pesar de todas nuestras pruebas y desafíos, debemos hacer todo por ser felices siempre, porque hubo tantas explosiones bioquímicas para crearnos, que nos demuestran que todo tiene sentido, por ti y por mí, porque fuimos creados en este Planeta y sí, somos la cereza de todo ese pastel.

@RocíoSesma

soldesoles20@hotmail.com