imagotipo

Desde el Sexto Sol

  • Sexto Sol: Rocío Sesma

Rocío Sesma

Concluyeron los trabajos de investigación científica de perforación del cráter de Chicxulub en la península de Yucatán, para estudiar el metal y material arrojado por la explosión del meteorito Baptistina, responsable de la
extinción de los dinosaurios.

Científicos de la UNAM en colaboración con expertos de varios países, lograron una perforación del cráter de mil 300 metros, pero no lograron la meta de los mil 500, aunque la investigación ha sido calificada como todo un éxito por todo el material que pudo ser obtenido de rocas y metales y cuyos resultados serán dados a conocer en año y medio.

El equipo científico, dirigido por Sean Gulick, de la Universidad de Texas; Joanna Morgan, del Imperial College de Londres, y Jaime Urrutia, del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México, recopiló durante seis semanas 300 núcleos o testigos, muestras rocosas que servirán para seguir componiendo el “rompecabezas” de lo que pasó hace 65 millones y medio de años.

“Es un éxito desde el punto de vista de lo que hemos encontrado”, informó Ligia Pérez-Cruz, la única investigadora mexicana a bordo de la plataforma marina que estuvo anclada mar adentro, a 37 kilómetros del puerto de Progreso.

Las muestras extraídas, viajaron ya a Bremen, Alemania, y a partir del 21 de septiembre próximo se reunirán los 33 investigadores que forman parte del grupo científico, en intensas jornadas de ocho a 22 horas, divididas en dos turnos, con el objetivo de analizar las rocas.

Según el área de su interés, detalló la investigadora, profesora de paleobiología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cada científico estudiará después los fragmentos que
considere oportunos.

Lo que más les interesa a los científicos son los fragmentos que le puedan indicar cómo fue la recuperación de la vida después del impacto.

Como parte de la división de geoquímica, trabajará codo con codo, con el equipo de investigadores de la Universidad de Zaragoza, España: los paleontólogos José Antonio Arz, Ignacio
Arenillas y Laia Alegret.

Seguimos siendo noticia, sí, fue desde México, en ese pueblo mágico de Chicxulub, que tiene ese mar azul que más amo, en el que nadé desde mi infancia y al que siempre he visitado, donde la Tierra sufrió el peor impacto de destrucción y de nacimiento hacia una nueva Era, la
nuestra.

@RocíoSesma

soldesoles20@hotmail.com