imagotipo

Desde el sexto sol | Rocío Sesma Verde

  • Desde el sexto sol: Rocío Sesma Verde

Albert Einstein propuso la presencia de ondas gravitacionales que son esencialmente, las ondulaciones de energía que distorsionan la estructura del tiempo y el espacio.

Cualquier objeto con masa debería producirlas cuando está en movimiento, incluso nosotros.

Pero cuanto más grande es la masa y más dramático el movimiento, más grandes son las ondas. Y Einstein predijo que el Universo estaba repleto de ellas.

Hace 100 años Albert Einstein predijo la existencia de ondas gravitacionales como parte de su Teoría General de la Relatividad.

Durante décadas, científicos habían intentado, sin éxito, detectar estas ondas, fundamentales para entender las leyes del Universo y que muestran cómo los objetos hacen que el espacio-tiempo se curve. Hasta este 11 de
febrero de 2016.

“Hemos detectado ondas gravitacionales”, anunció ese día David Reitze, director ejecutivo del Observatorio Avanzado de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales, conocido como LIGO.

Según los expertos, las ondas captadas vienen de la colisión de dos agujeros negros, uno 29 veces más grande que el Sol y el otro con un tamaño 36 veces mayor, que crearon un nuevo agujero 62 veces la masa de nuestra estrella solar. Este evento pudo ser “escuchado” por LIGO; y tras varios meses de revisiones y corroboraciones de los datos, pueden decir con seguridad que se trata de las ondas gravitacionales. “Esto marca el inicio de una nueva era de la astronomía”.

“Esta será una herramienta con la que estudiar el Universo y todos los objetos astrofísicos que existen”, anunciaron los astrofísicos que hicieron el anuncio conjunto.

Según la teoría de Einstein, todos los cuerpos en movimiento emiten esas ondas que, de la misma forma que una piedra afecta el agua donde cae, producen perturbaciones en el espacio. Y fue el 25 de noviembre de 1915 cuando Albert Einstein presentó la versión final de sus ecuaciones del campo ante la Academia Prusiana de las Ciencias.

Estas son la base de su Teoría General de la Relatividad, un pilar fundamental de la física moderna que ha transformado nuestra comprensión del espacio, el tiempo y la gravedad.

Gracias a ella hemos podido entender muchas cosas, desde la expansión del Universo hasta el movimiento de los planetas y la existencia de los agujeros negros. Otro descubrimiento que cambia para siempre la
percepción científica sobre el Universo.

@RocíoSesma

soldesoles20@hotmail.com

soldesoles.blogspot.com

/arm