imagotipo

Desde el sexto sol | Rocío Sesma Verde

  • Desde el sexto sol: Rocío Sesma Verde

El Tamaño sí importa, si hablamos del Hipotálamo, la glándula que junto al tálamo, hipocampo, amígdala cerebral, cuerpo calloso, septo y mesencéfalo, forma el sistema límbico, que interactúa muy velozmente con el sistema endocrino y el sistema nervioso autónomo y juntos, gestionan las respuestas fisiológicas ante las emociones, como el amor.

Se escucha muy complicado, pero a partir de ahora, amarán al área septal, se encuentra junto al tálamo y es la encargada de controlar las neuronas “del orgasmo” y opera una para el hombre y cuatro para las mujeres.

El área tegmental ventral en el tronco del cerebro, crea la dopamina y ahí radica el placer y la felicidad que podamos sentir y un rico trozo de chocolate la estimula, así que podemos tener felicidad y placer a voluntad en forma sustitutiva.

El Hipotálamo es la región más importante del cerebro, la que nos hace ser seres humanos con empatía.

Independientemente de que regula la liberación de hormonas de la hipófisis y tiene muchas responsabilidades más en la salud del organismo, su función vital y primordial es hacernos seres amorosos.

Su nombre en griego, significa “cámara nupcial” y normalmente es del tamaño de una uva y pesa unos cuatro gramos.

Pero estudios recientes indican que según el tamaño del hipotálamo es nuestra conexión con el amor en todos los aspectos.

El hipotálamo podría poner de moda las tomografías, pues si se quiere saber cómo es la persona que amas, con quien te vas a casar, está glándula sería más certera que una vidente.

Ya se sabe que las personas altamente agresivas o sicópatas tienen un hipotálamo muy reducido a milímetros.

Si falla el hipotálamo, falla todo, no se puede sentir ni expresar el amor.

@RocíoSesma

soldesoles.blogspot.com

soldesoles20@hotmail.com

/arm