imagotipo

Desde la banca

  • Alejandro Morales

Estimados amigos como cada semana es un gusto presentarles las biografías de dos grandes ex jugadores y figuras del futbol americano nacional.

Carlos Yapur No.77 Tackle Burros Blancos del IPN

Uno de los inmortales del FBA y uno de los hombres de la línea más brillantes en liga mayor entre 1953 y 1957,  Carlos Yapur sobresalió por su ímpetu y descomunal fuerza, ubicándose entre los mejores tackles que ha producido el futbol americano de México.

Al abrir huecos a sus compañeros encargados de conseguir yardas y anotaciones, así como todas  sus acciones a la defensiva. Yapur mostró siempre sus finas cualidades que lo llevaron a ganarse un sitio en la selección mexicana durante los años 1654 a 1957, lapso en el que varias veces fungió como capitán de los Burros Blancos.

La imagen de este súper atleta no solo agigantó en los emparrillados, sino también en el atletismo, pues durante 13 años fue el máximo lanzador de disco y bala del país, especialidad esta última en la que registró dos marcas nacionales: 15.28  y 15.66 metros.

Representante de México de los Juegos Centroamericanos y del Caribe realizados en Jamaica (1962) y Puerto Rico (1966), el Ingeniero Carlos Yapur preside la Asociación Civil Burros Blancos Booster, que agrupa a exjugadores del Instituto Politécnico Nacional.

Antonio Paz López “Hormiga” No.59 Guard Pumas y Cóndores de la UNAM.

Miembro de la última generación de jugadores del equipo Pumas, el aguerrido guard Antonio Paz López fue un distinguido y contundente bloqueador, producto de su disciplina y entrega en el terreno de práctica y en el juego. Su presencia en la primera unidad ofensiva universitaria, reprodujo desde el año que subió a liga mayor, 1965.

En efecto, en el juego inicial de la UNAM de esa temporada que fue nada menos que contra los Tigres de la Universidad Estatal de Luisiana, Paz actuó por nota y eso le valió permanecer entre los linieros titulares del equipo universitario hasta el año de su retiro en 1970.

Otros hombres de la línea contemporánea de Paz y no menos sobresalientes que la “hormiga”, conocieron la agresividad del pequeño gran jugador Puma, entre otros Francisco Leal y Juan “Adela” González, del Poli Guinda y Poli Blanco respectivamente.

A Paz le toco disfrutar temporadas caracterizadas por los éxitos azul y oro, como en 1965, cuando los Pumas lograron el subcampeonato, y 66 y 67, años en los que los ya discípulos de Neri dominaron inobjetablemente.

En 1970, Toño fue designado capitán de los Cóndores, monarcas en esa su primer en esa su primera campaña en el máximo circuito, y de la selección universitaria.

Seleccionado nacional en 1967 y 70, Paz López siguió la carrera de entrenador.

Hoy nuestro querido Antonio, lucha como un gran guerrero y se recupera de una cirugía, como los grandes con la fortaleza y garra que lo caracteriza, le enviamos un cordial fraterno abrazo y este merecido homenaje a uno de los grandes Guerreros y enorme Puma…

Por lo pronto…hasta la vista.