imagotipo

Desde la banca

  • Alejandro Morales

Estimados lectores, esta semana les presentaré la biografía de uno de los jugadores más brillantes que nos ha dado el FBA en el Estado de México:

Leonardo Lino No.33 HN UNAM y Cóndores, proveniente de los Potros Salvajes de la Universidad Autónoma del Estado de México, Leonardo Lino fue el último gran ídolo que tuvieron los Pumas antes de su disolución, para dar paso a la creación de las tres primeras escuadras que representaran a la UNAM, desde 1970, en su liga mayor.

El recio y veloz corredor de bola mexiquense, excelente receptor y bloqueador, se unió al equipo del pedregal en 1967, dirigido entonces por Manuel Neri, con quienes vivió épocas triunfales. Esa temporada, Lino ganó la designación de “Novato del Año”. Leonardo fue fundador de los Cóndores en 1970 y una de las figuras más sobresalientes que coadyuvaron a la coronación de los “pajarracos negros”, ese año. Desde entonces Lino volvió a vestir el azul y oro con los de la selección universitaria, en los compromisos internacionales de ésta y el tradicional clásico anual.

Por cierto, en el cotejo Pumas-Burros Blancos del mismo año, escenificado por primera vez en el Estadio Azteca, se registró un lleno impresionante, Leonardo acabó con las aspiraciones de los Burros Blancos, al completar dos pases para touchdowns que sellaron la victoria universitaria, 24-13.

En 1971, el brillante halfback mexiquense mostró su calidad en el encuentro Cóndores –Acción Deportiva, ganando 120-9 por los primeros y en el que Lino, pese a haber estado bien vigilado por la defensiva “naranja” corrió para 140 yardas.

Se retiró en 1972 en calidad de subcampeón, al sucumbir los Cóndores 9-26, en la final, contra los Borregos Salvajes del Tecnológico de Monterrey. No obstante deporte gráfico lo designó “Jugador del Año”.

En la actualidad Leonardo destaca como un prominente profesionista, padre ejemplar y un verdadero ejemplo para nuestra niñez y juventud, este gran icono del futbol americano del estado de México.

Por lo pronto… Hasta la vista.