imagotipo

Desde la banca

  • Alejandro Morales

Durante muchos años que escribo para este prestigiado medio informativo, al que agradezco poder difundir mi entusiasmo y mi pasión por un deporte altamente formativo para nuestro estudiantado, siempre lo hago hablando del tackleo y bloqueo de nuestro querido México, hoy haré una excepción y primero comenzaré por mencionar algunos datos del Súper Bowl 51…

Un Súper Bowl inédito.

Por vez primera, Halcones de Atlanta y Patriotas de Nueva Inglaterra se enfrentarán en un duelo de campeonato inédito en la NFL que tiene una cita con la historia.

Atlanta (13-5), con la mejor ofensiva de la liga, encabezada por Matt Ryan, quien lanzó para 392 yardas con cuatro pases de anotación en la paliza de 44-21 frente a los Empacadores de Green Bay llega apenas por segunda ocasión en los 51 años de historia de la franquicia.

Julio Jones fue una pesadilla para los defensivos de Empacadores al generar 180 yardas con dos anotaciones incluyendo una espectacular escapada de 73 yardas.

“Jugamos maravilloso. Hicimos exactamente lo que hemos hecho durante todo el año y nos sentimos muy bien”, afirmó el quarterback Matt Ryan, uno de los candidatos a ser el Jugador Más Valioso de la temporada.

Los Halcones que perdieron ante los Broncos hace 18 años aspiran ahora a ganar su primer Súper Bowl, pero la tarea no es sencilla ya que van contra Tom Brady y los Patriotas que buscan consolidarse como la franquicia dominante en la última década y quieren levantar su quinto Vince Lombardi.

Brady disputará su séptimo juego de campeonato y desea ser el Jugador Más Valioso para superar un empate con tres que tiene con Joe Montana, San Francisco, y Terry Bradshaw de los Acereros.

Las siete apariciones del coach Bill Belichick con Patriotas en un Super Bowl es el primer registro que se impone. Él aspira a ganar su quinto título y superar los cuatro logrados por Bill Walsh con San Francisco y Chuck Noll con los Acereros.

Minutos después de aplastar 36-17 a los Acereros, Nueva Inglaterra (16-2) es favorita en las casas de apuestas por tres puntos ante Atlanta.

A sus 39 años, Brady deshizo a la “Cortina de Acero” al lanzar para 384 yardas con tres pases de anotación incluyendo dos para Chris Hogan, quien sumó 180 yardas en nueve recepciones.

“Ganamos de formas muy diferentes y en circunstancias distintas. La fortaleza de espíritu es lo más importante, y este equipo la tiene. Veremos si podemos escribir un final feliz”, afirmó Brady.

En mi opinión a menos que seas un verdadero millonario, asiste al estadio y paga 6,000 dólares por un boleto, si no, disfruta en la comodidad de tu hogar con tu familia, o con tus amigos y que el “Trumpudo” sienta la ausencia de muchos mexicanos que no estamos de acuerdo con este “mediocre “semi-quarterback” del gran equipo ¡Estados Unidos! que sin dura merece otro.

Por lo pronto… Hasta la vista.