imagotipo

Desde la banca

  • Alejandro Morales

El futbol americano en México, tienes como principal objetivo en nuestro país, integrar a la educación académica impartidas en nuestras instituciones; IPN, UNAM, UANL,  TEC´s, UAC HCM en fin todas las instituciones de educación media y superior las virtudes que se derivan  de este apasionante deporte como son; salud integral, trabajo en equipo lealtad institucional, disciplina y créanme muchas más.

En los años 50, 60, 70 y principios  de los 80, nuestras máximas instituciones  del país, léase Poli y Universidad, llegaron a tener varios equipos de liga intermedia, que es la antesala de liga mayor, y así vieron luz, fama y gloria equipos como; Cheyennes, Iguanas, Lobos Plateados, ESCA, ESIQUE entre otros, por parte del IPN y por los Pumas; Ciencias Químicas-Veterinaria “Escorpiones Rojos” de Ingeniería, Leyes Comercio, Arquitectura Medicina, los “Canarios” de la Preparatoria, CCH etc. Chapingo llegó a tener dos escuadras, no se diga el Heroico Colegio Militar, con sus escuadrones Oro y Carmesí. Esto se debía a que se tenía que atender al respecto a cientos de miles de estudiantes.

Las ligas infantiles eran perfectamente organizadas por la “Pop Warner” misma que crearon los inolvidables; Julián Fajardo, “Chivo” Córdoba.

Las juveniles también tuvieron una excelente atención ya que había estudiantes en el IPN de la edad de requerida (15 a 16 años) y así nacieron grandes e inolvidables equipos  como; “Bachilleres” de la UNAM con figuras como el “Tochito” García y los Fogoneros de la Prevo 3 del coach Fuentes.

Actualmente la FADEMAC, organiza a la perfección el FBA infantil donde las instituciones de educación media y superior no tienen que hacer nada. Esto es materia de organización privada y cuenta con organizaciones tan brillantes e históricas como; Pumitas, Politos, Gamos, Vaqueros etc. Mientras esto pasa, en la UNAM solo existe un equipo de liga intermedia en la actualidad, donde hubo una decena de equipos de esta categoría y por supuesto más de 6 equipos de ligas infantiles, que nada tienen que ver con la educación media y superior.

Creo que es el momento en que la nueva rectoría y administración de la UNAM no se convierta en un club deportivo ajeno a los principales objetivos de nuestra “alma mater” y se retorne a presentar grandes equipos de intermedia donde los auténticos estudiantes aprendan la extraordinaria mística del tackleo y bloqueo…

Por lo pronto… Hasta la vista.