imagotipo

Desde la banca

  • Alejandro Morales

ESTIMADOS lectores, esta semana les presentaré la biografía de uno de los mejores coaches del futbol americano nacional, toda una institución.

Head Coach de Cheyennes del IPN, Poli Guinda y Blanco Pieles Rojas A. C del IPN,

Manuel Rodero Garduño, una verdadera vida integrada a enseñar futbol americano, donde los principios básicos tacklear, bloquear, pasar, cachar, patear, fildear y por supuesto correr. El coach Rodero tenía la capacidad didáctica de cómo hacer que sus jugadores aprendieran estos principios. Otros de sus grandes atributos era la enorme capacidad que tenía para reclutar, que al correr del tiempo demostraron que el “ojo clínico” del “Gallo” Rodero era contundente.

Fue así que grandes jugadores como; los hermanos Areizaga, Mario Salúm, Carlos Yapur, “Lingote” Rivera, Toño Bradley, Cornelio Chit, por mencionar algunas de las figuras del futbol americano que fueron reclutados por Manuel Rodero personalmente.

El equipo que convirtió casi en invencible fue el de los Cheyennes de la ESIME en la liga intermedia, donde en los años 50 y principios de los 60. El gimnasio era vital en la preparación de sus jugadores y por supuesto el juego físico y brutal era el sello característico de sus jugadores.

Junto a su actividad como head coach, desarrollaba su actividad profesional, donde también tuvo éxito lo que le permitía una vida tranquila y desahogada, antes de su fallecimiento, por una larga enfermedad, el coach Rodero vivió en Estados Unidos. Sin lugar a duda, Manuel Rodero Garduño el “Gallo” tiene un lugar de honor en el futbol americano de nuestro país.

Obtuvo tres campeonatos en Liga Mayor, el primero dirigiendo a los Cheyennes del Poli Blanco en 1958, con jugadores como; Mario Salúm, “Willie” Areizaga, Stalin Vacaceydel y Sergio Armenta, entre otros; el segundo campeonato lo obtuvo con los Pieles Rojas en 1975, donde se le nombra “Coach del Año”, vale la pena resaltar jugadores como; Alejandro Martínez Sibaja, Agustín Águila, José Luis Martínez, Roberto de Leo, Helio César Torres, Fernando Ruíz y Francisco Espinosa.

Su tercer campeonato lo obtuvo en 1989 dirigiendo al Poli Guinda y Blanco del IPN, donde entre sus jugadores notables se encontraron; Alejandro Díaz, Alex Morales, Javier Trevizo, entre otros. Manuel Rodero fue sin duda un gran coach.

Por lo pronto… Hasta la vista.