imagotipo

Desde la banca

  • Alejandro Morales

Mis queridos amigos de la Asociación Civil Burros Blancos Booster A. C.están a punto de cumple 45 años de existencia de entrañable amistad, compañerismo, camaradería etc. a la que pertenecen grandes exjugadores de futbol americano del Instituto Politécnico Nacional, fraternidad que extraordinariamente Preside el inmortal Carlos Yapur, a la que han pertenecido estrellas y figuras como el entrañableAnastasio “Látigo” Gerner.

Así que, para unirnos al festejo de nuestros amigos, esta semana les presentaré la biografía de dos enormes exjugadores del IPN que además se pertenecen a los 19 bien nombrados “Inmortales”,que el Salón de la Fama del FBA de México, llevó en una placa de bronce con los nombres de estos legendarios mexicanos,que desde el año 2003 está ubicada en el Hall of Fame en Canton Ohio.

Carlos Yapur, Tackle No.77 1955-1959, Burros Blancos del IPN

Delos hombres de línea más brillantes en liga mayor de 1953 y 1957 Calos Yapur sobresalió por su ímpetu y descomunal fuerza, ubicándose entre los mejores tackles que ha producido el fútbol americano de México.

Al abrir huecos a sus compañeros encargados de conseguir yardas y anotaciones, así como todas sus acciones a la defensiva. Yapur mostró siempre cualidades que lo llevaron a ganarse un sitio en la selección mexicana durante los años 1954 a 57, lapso en el que varias veces fungió como capitán de los Burros Blancos.

La imagen de este súper atleta no solo se agigantó en los emparrillados, sino también en el atletismo, ya que durante 13 años fue el máximo lanzador de disco y bala del país, especialidad esta última en la que registró dos marcas nacionales: 15.28 y 15.66 metros.

Representando a México en los juegos Centroamericanos y del Caribe realizados en Jamaica (1962) y Puerto Rico (1966) el Ingeniero Carlos Yapur, preside en la actualidad a la Asociación Civil Burros Blancos Booster, que agrupa a ex jugadores del Instituto Politécnico Nacional.

Anastasio Gerner “Látigo”, Ala No.64 1945-1949, Instituto Politécnico Nacional

Por su fortaleza, estatura y seguridad para atrapar pases, Anastasio “Látigo” Gerner, fue un jugador hecho a la medida para desempeñar la posición de la que daba seguridad a sus coequiperos cuando él entraba a l terreno de juego. Su rudeza como jugador jamás opacó la caballerosidad con la que se caracterizaba, atributos que conservo hasta el día que partió a la inmortalidad.

Reconocido ampliamente por su calidad de jugador incluso por los Pumas de su época con quienes entabló gran amistad.

En el terreno del coacheo, Gerner tuvo bajo su mando a los Bulldogs de la Normal de 1957 a 59, desempeño el mismo excelente trabajo al frente de los Tigres de la Academia Militarizada México, que dejaron una grata impresión entre los aficionados. Inolvidable y siempre entrañable “Látigo” Gerner.

Por lo pronto… Hasta la vista.