imagotipo

Desde la banca

  • Alejandro Morales

El pasado sábado 15 de julio en las instalaciones del Club Cherokees, en la colonia Culhuacán se develó un busto del querido y recordado Tomás Bay Orantes, uno de los principales promotores y por supuesto fundadores, de este prestigiado club, quien lleva más de 50 años de tradición, promoviendo este deporte, entre la niñez y juventud de nuestro México.

Recordemos que en un principio (1961) los Cherokees se ubicaban en las cercanías a la Ciudad de los Deportes, cabe señalar que Tomasito jugó futbol americano con Arquitectura de la UNAM, bajo el comando del inmortal Mario “Araña” Revuelta, Tomas Bay también participó en aquel memorable encuentro contra los “invencibles” Cheyennes del Poli.

Al paso del tiempo los Cherokees son el único equipo de los Clubs que logró un campeonato de Liga Mayor en 1978 con el apoyo de otro gran promotor; Guillermo López Portillo.

En este emotivo homenaje post mortem dedicado a Tomas Bay, asistieron cientos de aficionados y grandes ex jugadores de Cherokees, como: Julio Latuff, Fernando Patiño, Germán García, Carlos Fragoso, Carlos Ramírez, Alejandro Chinos, Gilberto Ahutzi, Sergio Rosendo, Raúl Gutiérrez, Germán Robles, Eduardo Zárate, Luis Contreras, Aarón Pérez, Luis Fernando Olvera, Juan Lugo y otras personalidades como Joaquín Castillo y notables directivos del FBA como; Marco Lara, Milton Chirinos, Enrique Márquez y Jorge Orobio.

Por supuesto su viuda, Doña Gloria Rodríguez y Romero, por cierto, hermana del ya fallecido Alfonso “Pulga” Rodríguez…

Y así los Cherokees rindieron un merecido homenaje a Tomas Bay en un ambiente nostálgico y emotivo, todos juntos entonaron:

¡Una vez Cherokee… siempre Cherokee!