imagotipo

Desde la banca | Alejandro Morales Troncoso

  • Alejandro Morales

El deporte en la UNAM es de vital importancia porque es integrador de una completa educación, que toga en completos individuos, útiles a la sociedad y a su patria.

Parte muy importante de esa educación son los catedráticos, profesores entrenadores y el equipo administrativo inherente, podría llenar cuartillas y cuartillas solo mencionando a los grandes deportistas –profesionistas que se hicieron en la UNAM- y para que esto sea una realidad irrebatible, ha existido un panel de grandes profesores y entrenadores, todos ellos, supervisados por eméritos profesionistas y en caso del deporte, lo cual es mi materia, grandes coaches.

Considero que últimamente se ha subestimado a un deporte que forma parte integral de mi integridad ¡¡el futbol americano!! Donde se dieron figurones como Roberto “Tapatío” Méndez, Alfonso “Desalmado” García, Diego García Miravete, Arturo Alonso, Mario “Araña” Revuelta, Delmiro “Turco” Bernal, del tackleo y bloqueo; en la lucha Antonio Rosado y Mario Tovar; en el karate, Guillermo Hoffner; en los deportes acuáticos, Manuel Herrera; en el atletismo, Molina Celis.

Hoy tenemos a grandes entrenadores, por ejemplo, en el box Antonio Solórzano; en la lucha, Javier Vázquez; en tae kwon-do, Leonardo Arceo y José Samano; en el karate, Juan Carlos Alva; en lima lama, Gabriela Jiménez; en rugby, Camilo Falcón, todos ellos, además de ser profesionistas, fueron en su momento, magníficos exponentes en el ramo.

Hoy todos estos extraordinarios deportes son dirigidos por alguien que nunca pisó un aula universitaria del orden académico, por lo tanto, no cuenta con número de cuenta y que rige en el orden administrativo los llamados en la UNAM, “Deportes de contacto”; donde por cierto para mí total desacuerdo está incluido el futbol americano.

Por otra parte, quiero felicitar al actual head coach de los Pumas Otto Becerril, quien está teniendo mucho éxito en la supervisión de la intermedia.

Por lo pronto… Hasta la vista.