imagotipo

Desde los tendidos de la Plaza México

  • Desde los Tendidos: Guadalupe Vergara y Clic

  • La monumental Plaza México fue punto de encuentro entre el glamour, la pasión y el altruismo

Esta monumental setentona (71 años) se vistió de luces con la deslumbrante presencia de bellas aficionadas, apuestos caballeros jóvenes, maduros con docenas de adolecentes y muchos más, abuelitos y hermanos que disfrutaron plenamente los carteles. Y así como lo demuestra la historia, ya leyenda de este sitio taurino donde “han partido plaza” también en los tendidos desde la imponente María Félix-La Doña- casi siempre acompañada del brazo del genial compositor Agustín Lara. Aquí se han celebrado numerosos festejos a favor de los necesitados de la Cruz Roja, damnificados de huracanes, inundaciones y otros percances. Ya en 1953, el 29 de septiembre, Doña María Izaguirre de Ruiz Cortines, esposa del presidente, organizó el Festival del Recuerdo a beneficio de un hospicio. Pepe Ortiz, Heriberto García, Jesús Solórzano, Paco Gorráez, Silverio Pérez, hicieron el paseíllo con Carlos Arruza, quién esa tarde dio a conocer que fue lo mismo que poner de moda “El Péndulo”, como aseguran Daniel Medina de la Serna y Luis Ruiz Quiroz. Y aumentando el historial de las guapas mujeres, quienes aquí escucharon los piropos más castizos como la taurinísima Ava Gardner, Ana Luisa Peluffo, Ana Bertha Lepe, cuarta belleza del mundo en su tiempo; “La Faraona” Lola Flores, Tomasina y Diana Jamison, Alicia Machado y Christian Martell, hoy esposa de Miguel Alemán Velasco.
EL 9 DE OCTUBRE DE 1955 HUBO UN FESTIVAL PARA AYUDAR

a las víctimas del Huracán Janet, que arrasó Chetumal y Xcalac, destruyéndolas casi totalmente. Hubo carros alegóricos con bellas chicas entre las que destacó sobre todas la Miss Universo, Christian Martell, que partió plaza a caballo y torearon las figuras del momento. Ni que decir de doña Silvia Pinal que tarde a tarde adorna llueva o truene su barrera de sombra. Paty Navidad, Silvia Pasquel, Araceli Arámbula, Lorena Rojas siempre en acción con glamour y altruismo están presentes en la desgracia de nuestros hermanos. La tauromaquia además de fomentar la unión familiar por medio de la más bella de las fiestas coopera para las causas, recientemente la Casa Hogar de la Fundación Niños de Eugenia. Democracia son los conceptos a las asiduas a las corridas de toros ahora en este foro como es esta la Monumental Plaza de Toros México donde el glamour, la pasión y el altruismo, se dan la mano desde hace 71 años. Debido a su imponente capacidad para más de cuarenta y cinco mil espectadores (sin contar a los del callejón) y donde se presentan las figuras, los toreros de aquí y de allá, desde la tarde de su inauguración y esta última donde partieron plaza dos veteranos de muy diferentes características en su manera de hacer el toreo, ya en los anales de la historia de ésta y muchísimas otras del orbe taurino. Así que vamos por partes pues este aniversario hubo dos festejos: sábado y domingo del que hablaremos luego. Ahora la primera.

EULALIO LÓPEZ “ZOTOLUCO” DIJO ADIÓS A LOS RUEDOS

Abrió plaza con “Arete” de muchos kilos. Los otros “Voy y Vuelvo” y “Toda una Historia” de Fernando de la Mora que tuvo de dulce, de mole y de manteca, uno de arrastre lento. Ante una muy buena entrada el maestro de Azcapotzalco vestido de grana y oro dejó claro sitio, madurez y casta como en todas las plazas peleando palmas y trofeos, siempre por encima de sus enemigos con faenas a todos los toros. Ahora gustándose y gustando. Torero que fue refinando sus maneras, lo que le ganó contra viento y marea ser figura del toreo, a los largo de 30 años triunfando en el hemisferio taurino como su memorable temporada española en la que mató, cortando orejas, la camada de Miuras y en su triunfal campaña de despedida en las plazas del territorio nacional, casi cincuenta corridas triunfales. Ahora se retiró dejando un sitio de honradez, ejemplo de los que inician como él “haciendo la legua”. Cerró una carrera de más de treinta años, por todo lo alto. Cuatro cornadas después de torear mil doscientas corridas confirman el nivel de sitio, poder, mando y oficio que logró paso a paso, sin enmendar, que dio la cara y mantuvo la fiesta nacional más de veinte años. El público en pleno lo despidió de pie emocionado. Su faena a “Toda una Historia” fue a las notas de las golondrinas con las luces de lámparas de los teléfonos de miles de aficionados. Corte de coleta por sus hijos Álvaro y José María dieron fin a su paso por los ruedos del mundo ¡Enhorabuena Maestro!

ENRIQUE PONCE ESTREMECIÓ LOS CIMIENTOS DE LA PLAZA MÉXICO

La tarde del sábado, corrida 13, el maestro de Chiva Enrique Ponce confirmó lo dicho mismo por él mismo. “Yo llego en un momento extraordinario de mi vida, después de hacer una de las mejores temporadas, no solo en España, sino en Sudamérica. Ha habido un paso adelante en la evolución de mi toreo y estoy toreando como siempre lo he soñado, alcanzando por momentos la perfección que busco”. Comentó este monstruo de los ruedos, declarado como autor de la mejor faena 2016 en Francia a un toro del Cuvillo, “Esparraguero” que fue indultado en su encerrona en Istres. 27 años como figura del toreo, “Soy torero, se torear, es mi forma de vivir, de sentir, de ser, mejorar día a día, se trata de trasmitir tus sentimientos, torear entregando el alma”. Enrique Ponce ha barrido con todo y con todos dos faenas de perfección. A “Venadito” y “Tumbamuros” con la clarividencia de los privilegiados, faenas de puerta grande (era de rabo la de su segundo). Tarde histórica para el Sabio de Valencia, tarde de rendición toral de la Plaza México al artista. Un ejemplo y un milagro., Ponce encontró el elixir de la eterna juventud sumando puertas grandes. Fue maravilloso contemplar las armoniosas, lentísimas poncinas, el juego de equilibrio sobre las rodillas genuflexas y se hacían eternas con el cambio de manos de pura seda y el delirio en los tendidos, asombrados, extasiados por la estética y el ritmo de ese arte. Faenas de temple exquisito especialmente en redondo. La magia, el milagro, la solera, talento, ambición y felicidad que con el torero vivimos todos quedando impresa en nuestras mentes para siempre. ¡Gracias maestro!
LA TARDE DEL ANIVERSARIO HISTÓRICA: MORANTE DE LA PUEBLA Y “EL JULI” POR LA PUERTA GRANDE

Caras conocidas por todas partes, los mentideros taurinos repletos horas antes, todos querían disfrutar el cartel y reencontrarse José Antonio Matuk, Zarco Sarquis, Manrique Moheno, Giovanni Aloi, Pedro Vaca, Juan Ramón de la Fuente, Monseñor Onésimo Cepeda, Manuel Mondragón y Kalb, Mikel Arriola, Justino Compean, Gabriel Alarcón, Rafael Herrerías, Pollo Torres Landa, Raúl Saviñon, Hugo Sitieglitz, cada uno con su grupo que como todos los miles de aficionados salimos toreando por las faenas de dos figuras del toreo que nos recrearon y dejaron en la memoria momentos sublimes del arte del toreo. Por ellas, La Plaza México vibró en su 71 aniversario. Luis David Adame confirmó su alternativa, tuvo tres toros, uno fue de regalo. Con “Cántabro”, el de la ceremonia que apadrinó Morante de la Puebla y Julián López El Juli de testigo. Adame desperdicio un buen toro que fue a todas, mejor por el izquierdo, y le bailó un jarabe usando mucho el pico de la muleta, descuadrándose. Pinchazo y fue todo pues ni con “Cervecero” ni el de regalo Luis David Adame que muy mal asesorado, después de los faenones de sus padrinos nada podía hacer. No se puede tapar el sol con un dedo, afirmó el industrial Marcial Ibarra.
JOSÉ ANTONIO MORANTE DE LA PUEBLA, LA ALEGRÍA DE SER TORERO

Como afirmo el torero: “El toreo se sostiene por el arte, el toreo sin arte puede resultar deporte, algo valeroso. El aficionado es para ir a la plaza de toros a divertirse con la alegría del arte” Torero de inspiración este sevillano que requiere toros que le permitan expresarse, con su primero “Ramaliego” un inválido que no tuvo tela algunos detalles y abrevió. Con “Muchacho” desde el capote nos deslumbro, verónicas pintureras con el sello del autor. Con la muleta inició apoyado en tablas y luego Morante nos envolvió en su magia gustándose roncos y profundos olees acompañaron cada detalle, muletazos y remates, el trincherazo con su sello personal. Obra de arte firmada con estocada desprendida y se otorgaron las orejas del de Teófilo Gómez que Morante paseó feliz dando vuelta al ruedo y la plaza boca abajo.
JULIÁN LÓPEZ “EL JULI”, UN LEÓN DE LOS RUEDOS

Con 18 años de alternativa, primera figura desde siempre, niño precoz, novillero puntero, revelación y matador de toros rayando en la perfección taurina, motivadísimo, pleno de suficiencia, deslumbra con su maestría, dejando la plaza boquiabierta, “su plaza” que lo ha ovacionado hasta el delirio, siempre sensacional de principio a fin. Parece chaval en busca desesperada de triunfos, nos regala faenas diferentes cada toro, cada tarde. A “Abuelo” un toro reservón al que obligó a romper con temple y mando, imponiéndose, precisión y técnica, sometiendo con autoridad. Pinchazo y bajonazo, fue ovacionado al saludar en el tercio. La cereza del pastel fue con “Don Marcos” ¡la locura! “El Juli” ya está en la cumbre, motivadísimo, pleno de suficiencia, nos expresó con maestría deslumbrante, quedando boquiabiertos, la plaza entera pidió los trofeos, dos orejas que pudo ser rabo. No es que estuviera muy bien, estuvo sensacional con “El Juli” la plaza aulla los olés, estalla en ovaciones. Y así, “El Juli” se fue en hombros por la puerta grande la del encierro acompañado con el torero gitano Morante de la Puebla alegres y felices, exuberantes dejando en el ambiente del sabor de las grandes tardes de toros que permanecerán para siempre con el arte sublime que seduce, la abismal profundidad del toreo con la mano izquierda, el éxtasis, la embriaguez fundidos con las del Maestro Enrique Ponce. En el recuerdo de los buenos aficionados que festejamos por todo lo alto los 71 años de esta enorme plaza, “La México” donde también Julián López “El Juli” es el Rey del Toreo… Nos veremos más tarde que el cielo los juzgue.