imagotipo

Desde los Tendidos de la Plaza México | Guadalupe Vergara

  • Desde los Tendidos: Guadalupe Vergara y Clic

Fermín Rivera cortó oreja y fue padrino deconfirmación del veterano Diego Urdiales,

Cuajó su faena soñada. Armillita IV, sin toros

Fermín Rivera fue padrino por primera vez del diestro español Diego Urdiales de 40 años de edad, 16 de alternativa y cuatro que confirmó en Las Ventas de Madrid. Vino a hacer lo propio el pasado domingo, la cuarta corrida de la Temporada Grande aquí de manos de Fermín Rivera, testigo Fermín Armillita IV. Suceso gracioso e incongruente, pues a estos jóvenes matadores les lleva 13 y 19 años de edad y un sinfín de corridas toreadas a lo largo y ancho de la Península Ibérica. Lógico tiene oficio, técnica; fue hasta este 29 de agosto que logró abrir la Puerta Grande de Bilbao por cortar tres orejas de toros de Alcurrucen. Esta tarde de su confirmación de alternativa, en la plaza más importante de América, cayó de pie, fue verdadera sorpresa, colocándose de golpe en el gusto y asombro de los aficionados por su faena al noble “Personaje”, único toro número 645 y 505 kilos, negro girón que se salvó de la quema, los otros cinco fueron disparejos de estampa, débiles e inciertos ¡la leña!. Con éste, el bueno del encierro, Urdiales cuajó una faena bellísima desde las verónicas con que se abrió de capa y la media rematando muy suavemente. Después de la ceremonia de confirmación se fue a los medios y acoplándose perfectamente a la embestida del toro con temple y cadencia formó una faena sin mancha a cámara lenta, logrando tandas cortas por ambos lados que el público coreó con ¡oleees! largos y profundos como cada muletazo. Con las orejas en la espuerta, Diego Urdiales manchó con la espada su excelsa creación y todo quedó en vuelta de este veterano de los ruedos que con su segundo que se quedaba corto y cabeza arriba fue pitado en el arrastre, no logró nada retirándose en silencio. Diego Urdiales sin corte de orejas quedó para quedarse en el gusto de los aficionados que lo despidieron con una larga y rotunda ovación. ¡Enhorabuena para propios y extraños!

Fermín Rivera cortó oreja y fue triunfador

Verdaderamente este torero potosino obligó a “Girasol”, otro plomito de Bernaldo de Quiroz, a embestir haciendo alarde de entrega al toro que se negaba. Con inteligencia y consintiendo al manso a más no poder, en tablas dándole tiempo y espacio fue una faena intensa y lograr someterlo. Fuera de su estilo pero sin dudas, y así, el público exigió la oreja después que el de Bernaldo de Quiroz dobló al segundo viaje y se fue pitado en el arrastre. Fermín Rivera con su primero trató pero “Inolvidable “ rodaba por la arena en cada pase. El subalterno Héctor García Ramírez saludó después de espectacular par de banderillas.

Fermín Espinoza Armillita IV el peor lote

El joven torero hidrocálido estuvo ahí decidido y buscando el triunfo. Tranquilo y sin aspavientos Fermín logró muletazos que le fueron coreados, entre una caída y otra de “Jacobo”, mal con la espada y aviso, pitos al de Bernaldo de Quiroz. El que cerró plaza igual y mal de los cuartos traseros no tenía ni un pase. Torero hubo.

Abrió plaza el caballero Alejandro Zendejas

Queretano que dejó ver progreso y entrega con una cuadra bellísima y muy torera y acertando, gustando con el estupendo “Saltillero” de Fernando de la Mora, al que dejó llegar muy cerca a sus corceles. Con un rejón trasero, cerró su faena en la que fue ovacionado con los molinetes al banderillar. El de De la Mora fue aplaudido en el arrastre.

-Paseos por Tlaxcala con corridas de toros

Días antes de la tercera corrida de la Temporada Grande, mi amigo taurino, flamenco y polista Samuel Solórzano con su guapa Casilda García Pimentel, tan alegre cómo él, felices nos encaminamos ese fin del puente a disfrutar lo que fue un día perfecto incluyendo cielo azul, sin viento ni lluvia a Tlaxcala, que es la cuna de la nación mexicana.

La alianza con los españoles dio origen al mestizaje, la aportación de las 400 familias para pacificar y poblar el norte del país disemina nuestra cultura en más de 15 Estados de la República mexicana y en más de 200 localidades fundadas por tlaxcaltecas en la gran hazaña del siglo XVI, que consolidó al imperio español. La belleza del Estado, rica y diversa gastronomía, como la música del salterio, del teponaxtle y la chirimía. De las ferias de los pueblos y los museos que enriquecen los acervos son el orgullo de los tlaxcaltecas. Así las cosas… Después de recoger los pases de Casa Toreros con la guapa Arlette, tomamos mesa en el concurrido Mesón Taurino, donde ahí mismo junto de la bellísima plaza de toros Ranchero Aguilar, una de las más bellas del mundo.

Atrás de esta plaza se encuentra la torre del campanario del antiguo convento franciscano del siglo XVI que le brinda una plasticidad extraordinaria. Como comprobaron después Alejandro de la vega, su amigo Pliego, el matador Ponce de León, Pepe Nava, entre algunos que hicieron “un entradón” en sus dos mil localidades para las faenas de Octavio García “El Payo” que viene arrollando, y en racha de no sortear los buenos lotes, aquí lo malo de Reyes Huerta que no impidió corroborar su arte y valor. Diego Silveti, por su parte, también con uno de regalo nos agasajó con una faena alegre y variada gustándose y trasmitiendo acompañada de largos ¡oleees! Rematada con la espada y así salir en hombros con dos orejas como el torero peruano Roca Rey que inició su andar como matador, dejando muy buena impresión, tiene hechuras, técnica y muy placeado se acopló a las embestidas de “patrón” y “Capacho” del mismo hierro, los mejores del encierro, este sexto se fue con arrastre lento y Roca Rey con sus orejas y muy contento con Diego Silveti.

El domingo siguiente, Gerardo Rivera gran triunfo en encerrona

También a plaza llena en esta la Ranchero Aguilar, el joven novillero de Apizaco del mismo Estado Tlaxcala, con tres novillos de Magdalena González y tres de Cuatro Caminos dejó muy claro que lo suyo es llegar al mejor sitio en esta difícil profesión. Pues todos se fueron toreando, ya que Gerardo Rivera con sendas y variadas faenas en su primero salió al tercio y tuvo petición de oreja que en el segundo si cortó las dos, petición en el tercero y con el cuarto dio triunfal vuelta al ruedo, con el que cerró plaza también devolviendo prendas y atronadora ovación feliz recorrió el ruedo y luego salió en hombros. Como también muy contentos quedaron los empresarios, subalternos y los aficionados que estuvimos en esta feria y en esta plaza Jorge Ranchero Aguilar…

Nos veremos más tarde… Que el cielo los juzgue…

/arm