imagotipo

Desde terras olímpicas / Alberto Lati

  • Alberto Lati

Exitoso debut de la instalación de Río de Janeiro 2016 para ciclismo de montaña. Este fin de semana se efectuó el evento de prueba y las conclusiones son por demás positivas.

Lo anterior, con la salvedad que implica el que solamente pudo ser revisado el recorrido y no el resto. Es decir, fue un evento de prueba de lo meramente deportivo y no de lo logístico, que resulta sustancialmente más complicado. En todo caso, el trazado para esta disciplina suele generar división de opiniones y casi nunca complace a todos, algo que no aconteció en el escenario del Parque de Deodoro, muy bien calificado por los expertos.

Si un problema tuvieron los ciclistas, fue el de padecer altísimas temperaturas, mismas que serán más bajas durante Río de Janeiro 2016, en pleno invierno carioca. Es decir, ese no es un problema calculado para los Olímpicos.

En específico, el complejo del Parque de Deodoro, en donde se ubica esta instalación, ha provocado numerosas críticas. Por haber comenzado muy tarde sus construcciones, por obstáculos que han frenado casi cada etapa de la obra, incluso por la reciente invasión de niños de una comunidad vecina de la que fue presa unas semanas atrás.

Un mal circuito de ciclismo de montaña habría sido una losa muy pesada para Río 2016. Tras el evento de prueba se ha confirmado la necesidad de efectuarle algunas modificaciones y adecuaciones, como la bajada tras la mayor de las cimas o la excesiva angostura de ciertas curvas.

Aunque el ciclismo ha formado parte del programa olímpico desde su inicio mismo, en Atenas 1896, el ciclismo de montaña llegó apenas para Atlanta 1996. Desde entonces, suele aportar altas dosis de adrenalina al evento. En Londres 2012 se aprovechó la colina de Hadleigh Farm, en la región de Essex, para ofrecer una instalación que dio grandes resultados, con las bicicletas asomadas al límite costero de la principal isla británica.

Buen debut de este escenario. Todavía mucho por analizar cuando pueda estrenarse a plenitud y medirse en cada una de sus facetas.

Twitter/albertolati