imagotipo

Desde tierras mundialistas

  • Alberto Lati

FUE un septiembre diferente el de 2016 en Port Vila, capital del archipiélago pacífico de Vanuatu. Por primera vez, ahí se disputaba una eliminatoria mundialista, pero, sobre todo, estaban disponibles dos boletos para calificar al Mundial Sub-20.

En una confederación como la de Oceanía, donde Nueva Zelanda impone una arrolladora hegemonía al resto, esa plaza adicional representaba una inmensa oportunidad para las islas pequeñas. Vanuatu había estado muy cerca de clasificarse a los Olímpicos de Río 2016, cuando precisamente Nueva Zelanda fue expulsado por alineación indebida y su cupo automático quedó vacante. En la final, Fiji la derrotó en penales y los apodados Tuskers (ahora explico), perdieron lo que veían como ocasión única de estar en un torneo de esa dimensión.

Tanto Fiji como Tahití habían sido las únicas alternativas a Nueva Zelanda (o, antes de mudarse a la confederación asiática, a Australia) en los grandes eventos de la FIFA. Por eso, tener el pre-mundial Sub-20 en Port Vila fue tomado con tamaña euforia.

Vanuatu, entre los ocho países más poblados de la región con algo más de 270 mil habitantes pero el de menor ingreso per cápita de cuantos se someten a registro, ha amado al futbol desde que llegaron los primeros navegantes franceses y británicos. De igual forma, en esas islas existe una profunda tradición de rugby, a cuyo combinado nacional se apoda los Tuskers, nombre de un célebre animal local, en épocas recientes utilizado como moneda.

Contra esos Tuskers abrirá México su participación en la Copa del Mundo Sub-20 de este año en Corea del Sur. Así, el Tricolor será el primer rival en la historia vanatuense de torneos FIFA. Un futbol muy rezagado, inocente, que busca crecer con la reciente incorporación de sus clubes a la Champions League de Oceanía.

No es común que aparezcan noticias de tan remoto sitio, pero esta semana se ha dado por partida doble: Con el sorteo mundialista, así como con una interesante exploración hecha por alpinistas con tecnologías de google, al interior de un volcán en erupción en una de las ochenta islitas que conforman el archipiélago.

La erupción de su futbol, está lista, por mucho que lo más factible sea que vuelvan de Corea con no menos de quince goles en contra. Vanuatu ha roto una barrera infranqueable y estará en su primer Mundial.

Twitter/albertolati