imagotipo

Desde tierras Olímpicas

  • Alberto Lati

LA saga más imponente en la historia de la velocidad humana, ha sido mancillada. Usain Bolt, atleta que llevó la hegemonía a otra dimensión con los tres oros conquistados en tres Olímpicos consecutivos, ha perdido una presea dorada por culpa de una trampa ajena.

Trampa de la que, sin embargo hay que decirlo, fue beneficiario directo. Desde junio del año pasado se había dado a conocer el doping positivo de Nesta Carter, integrante del relevo 4×100 de Jamaica en Beijing 2008, tras las pruebas efectuadas retroactivamente. Lo que no quedaba claro era si se ampliaría el castigo a quienes conquistaron ese primer sitio junto con Carter.

Como precedente, es importante recordar lo sucedido con las atletas estadounidenses que ganaron oro en 4×100 y 4×400 de Sídney 2000, siendo Marion Jones la gran estrella. Jones luego sería despojada de todo trofeo, tras verse inmersa en un gran escándalo de dopaje, pero sus compañeras consiguieron mantener las medallas de los relevos, tras presentar su caso ante la Corte de Arbitraje Deportivo.

Como agravante en contra de Bolt, está que otro atleta de aquel relevo, el alguna vez plusmarquista de los 100 metros, Asafa Powell, también ha tenido sanciones por dopaje. No obstante, en aquella justa olímpica nada le fue detectado.

El debate es muy complicado: si se quita la medalla, se hace pagar a justos por pecadores; si se conserva, se perjudica a quienes quedaron detrás, derrotados por un tramposo. Como sea, el precedente de las chicas estadounidenses tendría que servir para que Bolt recupere esa medalla y se retire con el imponente triple triple sellado en Río 2016.

¿Castigaría usted a todo un equipo por el dopaje de uno de sus componentes? ¿A los Atléticos de Oakland de los ochenta por culpa de José Canseco, al Manchester United de los dosmiles por la ocasión en que Rio Ferdinand falló a un análisis, a los 49s de San Francisco de Montana por Bill Romanowski?

Muchos dirán que el plantel en un deporte de conjunto es más amplio y por ende menos dependiente de uno de los suyos. Como sea, en el 4×100, parece un atropello lo que se ha determinado.

Mientras a Bolt no se le detecte nada (y está claro que a posteriori se seguirán implementando nuevas tecnologías a viejas muestras), para mí siempre tendrá colgados esos nueve oros.

Twitter:/albertolati