imagotipo

Desde tierras olímpicas

  • Alberto Lati

Alberto Lati

La más imponente hegemonía en la historia de la velocidad, está amenazada por un incidente ajeno. Los seis oros en dos Juegos Olímpicos de Usain Bolt, están en riesgo de bajar a cinco, cambiando claramente la tesitura de su palmarés y dando pie a un difícil debate: ¿es válido castigar a un individuo por la trampa de alguien de su equipo?

Nesta Carter fue uno de los cuatro atletas jamaicanos en el relevo 4 X 100 en Beijing 2008. Nunca sabremos qué habría sucedido sin él, en un cuarteto que logró el primer sitio de manera avasallante, con récord mundial incluido, pero el asunto es que una prueba hecha a posteriori ha revelado que Carter consumió sustancias prohibidas.

Existe un antecedente directo en ese sentido. Cuando se desenmascaró el escándalo de dopaje de la estadounidense Marion Jones, sus compañeras medallistas en los relevos 4 X 100 y 4 X 400 llevaron el caso ante la Corte de Arbitraje Deportivo, donde lograron mantener esas preseas.

Discusión similar se da cada que se detecta algún dopaje aislado en un equipo de futbol o béisbol. Por fundamental que haya sido el aporte del tramposo (como el de Marion lo fue en los relevos arriba mencionados) es un trabajo colectivo y parece absurdo refutarlo con base en uno de sus componentes.

Bolt buscará en Río de Janeiro 2016 elevar su mito a tres triples consecutivos: oro en 100, 200 y 100 X 400 en tres ediciones al hilo, con el añadido de que nunca nadie conquistó tres veces la icónica prueba de los 100 metros y que de llegar a nueve oros alcanzará a los líderes históricos en pista y campo (Paavo Nurmi y Carl Lewis).

Por siempre bajo sospecha de doping, a Usain nunca le ha sido probado nada. Caso distinto, algunos de sus principales rivales han estado suspendidos por esa situación. Sí, es importante enfatizarlo, lo de Nesta Carter podría ser la llave que abra la caja de pandora del sistema atlético de Jamaica, del que Bolt es el máximo exponente y símbolo (si es que existe caja de pandora, porque hasta no detectarse, toda acusación sobra).

Por lo pronto, el más avasallante de sus primeros lugares en Olímpicos, ese en el 4 X 100 de Beijing, podría ser borrado.

¿Cambiaría en algo su legado, historia y figura? Para mí, no.

Twitter/albertolati