imagotipo

Desde tierras olimpicas

  • Alberto Lati

Alberto Lati

Otra vez el problema ha sido en la favela Cantagalo, una de las más cercanas a la zona turística de Brasil. Otra vez, lo que nos permite pensar que más que ser específicamente problemática (que, de hecho, no lo es, o lo es en mucho menor medida que otras), solemos enterarnos de lo que ahí sucede sólo porque está en la espalda misma de Copacabana e Ipanema.

Una serie de arrestos y decomisos en Cantagalo, fueron el complemento de un jueves muy movido. Lo que comenzó con la aparición de un cadáver en plena playa de Copacabana, para colmo muy cerca de la ubicación exacta de la instalación provisional para voleibol de playa, terminó con ese operativo en Cantagalo pasando antes por un hecho determinante: que el gobierno federal cedió al Estado de Río de Janeiro los 900 millones de dólares necesarios para garantizar la seguridad durante los Juegos.

Así que ya está concedido el parche a las finanzas de la región que acoge a los Olímpicos, dos semanas después de que el gobernador declarara el estado de “calamidad pública” y a un par de días de que la policía se pusiera en huelga.

Falta poco más de un mes para la inauguración y Río ya tiene fondos. Ahora lo que necesita es una racha de buena suerte, porque los incidentes que perjudican a la imagen de este evento se han sucedido cual metralla.

El ambiente aquí, en la urbe carioca, es el de la eterna parsimonia: la gente efectuando ejercicio por doquier, la playa llena cuando el invierno lo permite (casi siempre) y la decoración olímpica todavía muy escasa. Más allá de eso, el estado de ánimo parece más bajo que en otros períodos. La inestabilidad social, la crisis económica, la incertidumbre política y unos Juegos que siguen elevando su precio, no ayudan en definitiva.

Entre todo eso, una muy buena noticia que adelantó el titular del Comité Organizador, Carlos Nuzman, a nuestro compañero Fernando Schwartz: que el laboratorio para efectuar pruebas antidopaje, recuperará la certificación de la WADA antes de arrancar los Olímpicos. Gran e inesperada noticia, cuando ya se daba por hecho que los análisis se tendrían que llevar a cabo fuera de Brasil.

Twitter/albertolati