imagotipo

Desde tierras Olímpicas

  • Alberto Lati

Su imagen portando la bandera iraní sobre una silla de ruedas se convirtió en uno de los momentos más conmovedores de la apertura de Río 2016.

Zahra Nemati participaba en Maracaná, de esa forma, es la primera de dos inauguraciones en un mes: la primera el 5 de agosto como competidora olímpica, la segunda este 7 de septiembre como competidora paralímpica.

Medalla de oro en los Paralímpicos de Londres 2012, para Río de Janeiro consiguió un sitio también en los Olímpicos, lo que nos remite inevitablemente a Óscar Pistorius, quien estuviera como velocista en las dos justas cuatro años atrás (en los dos casos, como abanderados de sus respectivos países en la ceremonia de inicio).

En todo caso, el listado de quienes acudieron a los dos eventos incluye más entradas: la alemana Ilke Wyludda sufrió una amputación años después de sus tres ciclos olímpicos y fue a los Paralímpicos de Londres, caso parecido del jinete austríaco Pepo Puch, quien tras un accidente estuvo en Paralímpicos, o de la lanzadora de bala italiana Assunta Legnante, quien tras perder la vista se mudó de evento y de ocho atletas más.

Nemati destacaba en el Tae Kwon Do cuando un accidente automovilístico la confinó a una silla de ruedas. Donde muchos ven desgracias y dejan de soñar, la iraní halló una oportunidad de cambio. Finalmente, el tiro con arco podía practicarlo sin necesidad de estar de pie y así desarrolló esa nueva actividad, incluso con más disciplina respecto a la exhibida tiempo atrás sobre el tatami, (sus compañeros de equipo suelen mostrarse sorprendidos por la cantidad de horas que dedica a entrenar).

Su doble presencia en Río 2016 me hace repetir una frase que se apega muy bien al ideal de estos Juegos: que los Olímpicos nos enseñan lo que el humano puede ser, pero los Paralímpicos también nos muestran lo que el humano puede vencer.

Este miércoles, Nemati acudirá por segunda vez a Maracaná para una inauguración. Un derecho al alcance de muy pocos. Un premio a su obstinación en continuar en el deporte de élite, incluso contra toda circunstancia o limitante.
Twitter/albertolati