imagotipo

Desde tierras Olímpicas | Alberto Lati

  • Alberto Lati

¿Sin atletas rusos en Río de Janeiro 2016? Aunque la posibilidad se ha dejado del todo abierta, francamente lo dudo.

Ha sido un lunes de sobresaltos, acusaciones y revelaciones. La Agencia Mundial Antidopaje (WADA) culpa al Gobierno ruso de ser parte de un programa masivo para fomentar y encubrir el doping en sus deportistas. Frases tan contundentes como, “sería iluso en extremo el concluir que actividades a semejante escala pudiesen haber ocurrido sin la explícita o tácita aprobación de las autoridades del gobierno ruso”, dejan clara la magnitud de este escándalo.

Todo comenzó meses atrás con el documental efectuado por una televisora alemana en el que se detallaba el programa de dopaje instaurado en este país. Desde entonces, Lamine Diack ha dejado la presidencia de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y ahora se encuentra acusado de haber recibido pagos para esconder las pruebas positivas; al tiempo, su entonces director de la comisión antidopaje ha sido arrestado y la tensión no ha hecho más que escalar.

Es muy factible que las medallas rusas en pista y campo durante Londres 2012 queden manchadas o incluso desacreditadas (¿también el bronce de Yelena Isinbayeva o sólo aquellos que en específico sean detectados?), pero definitivamente no creo que esto llegue privarnos de ver la bandera rusa en Río.

En el trasfondo hay una evidente institucionalización del doping, pero también buena dosis de política. Poca falta hizo que el organismo antidopaje de Estados Unidos apurara su declaración aplaudiendo esa medida: evidentemente, esta denuncia es parte de la pugna que mantienen las dos naciones.

Vale la pena aclarar que unos años atrás, en la Unión Americana se descubrieron numerosos casos de doping, siendo el más sonado el de la velocista Marion Jones. Sin embargo, entonces no existieron indicios de que el esquema estuviera operado desde el Gobierno, por lo que nadie pensó en suspender a la delegación de este país. Esa es la causa por la que IAAF y WADA se han lanzado en contra de Rusia y no de unos entrenadores o atletas en específico.

En todo caso, parece muy extremo pensar que los atletas de este país queden marginado de los próximos Olímpicos.

Twitter/albertolati