imagotipo

Desde tierras olímpicas / Alberto Lati

  • Alberto Lati

Son poquísimos los deportes que se han mantenido en los Juegos Olímpicos desde su renacimiento en Atenas 1896 hasta la fecha. Apenas atletismo, natación, esgrima y gimnasia artística han conseguido tener por lo menos una competencia en cada una de las veintisiete ediciones de los últimos 116 años.

Para Río 2016 las novedades son rugby (ausente desde París 1924 y ahora resucitado bajo el esquema de equipos compuestos por siete jugadores) y golf (que no ha estado desde el añejo San Luis 1904). Sin embargo, para Tokio 2020 podría haber mayores modificaciones en el programa olímpico, sobre todo, porque se ha dado a su Comité Organizador la prerrogativa de integrar disciplinas que tengan alta aceptación en el país sede.

Las opciones son Beisbol-sóftbol (el primero para hombres, el segundo para mujeres), además de karate, patineta, escalada deportiva y surf.

Sin duda, beisbol-sóftbol es favorito, tras haber sido excluido apenas tras Atenas 2004. Luego, viene el karate, que encierra todo un escenario de geopolítica: los japoneses metieron su arte marcial (el judo) en 1964, a lo que vino la respuesta sudcoreana con el taekwondo; más allá de sus evidentes diferencias y técnicas, su problema es que en los Olímpicos hay al menos otras cinco modalidades de disputa cuerpo a cuerpo; es el buque insignia de Japón, pero la tiene complicada. El siguiente es el surf, cuya espectacularidad y concepto conectaría de maravilla con las nuevas generaciones de aficionados. Algo parecido podemos decir de patineta, con toda la cultura y vistosidad que representa. Menos posibilidades se atribuyen a la escalada deportiva.

Quitando a la pelota caliente o el karate, se trata de una lista nada convencional que hará enojar a deportes como squash, ráquetbol o boliche, que nunca pensaron poderse ver adelantados en la carrera por meterse al programa olímpico.

En mi opinión, es muy sano que golf y rugby ya estén, pero debe de hallarse manera de que otras expresiones deportivas (como surf o patineta) se metan. Los Olímpicos tienen que hacer lo posible por representar a la mayor cantidad de aficionados y el éxito reciente de voleibol de playa o ciclismo BMX, asílo han confirmado.

¿Mi pronóstico? Surf y patinetas, beneficiados también por requerir de la inscripción de menor cantidad de participantes que beisbol-sóftbol.
Twitter/albertolati