imagotipo

Desde tierras olímpicas | Alberto Lati

  • Alberto Lati

El baloncesto de Río 2016 será de Stephen Curry y LeBron James…, o será de la sorpresa.

Desechada la posibilidad de que Kobe Bryant se retire en el torneo olímpico de basquetbol de este año (posibilidad en origen abierta y ahora refutada por él mismo), la selección estadunidense estará en las manos de ellos dos. Sin duda, los jugadores más talentosos y desequilibrantes de la actual NBA, Curry campeón defensor con Golden State, LeBron intentando llevar a Cleveland a la corona que ya conquistó dos veces con Miami.

El rey James será junto con Carmelo Anthony el vínculo con el pasado, habiendo estado los dos desde Atenas 2004, única vez desde la apertura a profesionales en que Estados Unidos perdió el oro. A su lado, brillarán Chris Paul, Kevin Durant y una gran constelación.

Estados Unidos en el baloncesto, como Jamaica en la velocidad y China en los clavados, se presenta como abrumador favorito. Cualquier cosa que no sea verlos en lo más alto del podio constituirá una mayúscula sorpresa y un fracaso del que costará desprenderse a los implicados.

La presión es tremenda: por bien que lo hagan, no serán ascendidos al pedestal del original Dream Team (el de Barcelona 92, con Magic Johnson, Michael Jodan, Larry Bird) y la crítica estallará al menor de los fallos. Un equipo al que se le exige fantasía digna del show de los Harlem Globetrotters, conjunción propia del más consolidado equipo de la NBA y arrasar rivales, como si los demás no hubiesen crecido en todo este tiempo. ¿España? ¿Argentina? ¿Lituania? ¿Francia de lograr su calificación? Más de uno tiene hoy elementos para quitar la sonrisa al basket estadunidense.

Cuatro veces se han visto despojados del oro, siendo la más dolorosas la mencionada de Atenas 2004 y la más escandalosa la de Múnich 1972, partido altamente politizado y que propició toda una crisis internacional con la Unión Soviética.

No habrá Kobe en Río. Curry y LeBron habrán de cargar con su selección hacia el oro. Todo lo contrario quedará en la primera plana de lo inesperado en estos juegos.

Twitter/albertolati

/arm