imagotipo

Desde tierras olímpicas / Alberto Lati

  • Alberto Lati

Tenía que haber sido entregado mes y medio atrás, aunque su verdadera puesta en escena será en diciembre, cuando debe que albergar el evento de prueba de tenis, con un torneo en el que participarán las mejores raquetas brasileñas.

Demorado al menos doce semanas, pero el complejo de tenis de Río de Janeiro 2016 luce sustanciales avances en las imágenes divulgadas por la prefectura carioca esta semana. Por fin podemos hallar en la obra algo de lo que se había insinuado en las maquetas; aunque queda claro que todavía hay bastante por hacer. Incluso sigo manteniendo la idea de que llegará a su evento de prueba, tal como muchos estadios lo hicieron en el pasado Mundial de Futbol: sin estar a tope y, por ende, sin poder ser probada a tope.

La estructura superior, ideada para prevenir a los tenistas de las molestias que suponen los rayos de luz va a la mitad. Al tiempo, lo más llamativo es la cobertura externa en colores amarillos, rojos y naranjas, misma que también dará fachada a otras dos instalaciones temporales del Parque Olímpico de Barra de Tijuca.

Según las estimaciones oficiales, la obra va al 80 por ciento. Mes y medio atrás, estaba en 75 por ciento, con lo que el tiempo parece estar muy justo para el centro tenístico de Río. Según revela el portal de la cadena Globo, el presupuesto para esta instalación incrementó en quince por ciento, de 45 a 52 millones de dólares. Ese aumento, atribuido a modificaciones en los planos iniciales, terminó siendo pagado (explica Globo) por la prefectura y no por el Gobierno federal, tras una buena disputa.

Al margen de la cancha central, con aforo para diez mil espectadores, el complejo se complementa con dos instalaciones alternas que solo servirán provisionalmente durante los Juegos Olímpicos. Más allá de esos graderíos temporales, la urbe carioca ganará una sede con ocho canchas de tenis, con la que buscará atraer el Abierto de Río, que actualmente se disputa en el Jockey Club en fechas cercanas al carnaval (de ahí que varios tenistas aparezcan tarde o temprano por el sambódromo).

Tarde, pero seguro. El complejo de tenis debe de estar utilizable para el evento de prueba en diciembre y completamente culminado al inicio del año entrante.
Twitter/albertolati