imagotipo

Desmesurada emisión de dólares por EU (I)

  • Alejo Martínez

En este espacio se ha venido insistiendo en que el dólar estadounidense se encuentra atrapado en una excesiva sobrevaluación. Pudiera parecer una afirmación insensata o demasiado aventurada, cuando vemos cómo el dólar se revalúa ante gran parte de las monedas del mundo con el simple anuncio por la FED de un aumento en las tasas de interés y cuando muchos agentes económicos apuestan con plena confianza poniendo su patrimonio en el billete verde. En verdad lo que se prueba y comprueba así, es la muy frecuente irracionalidad en la que incurren los mercados financieros.

Por un lado se ha ya comentado que para determinar la sobrevaluación o subvaluación de una moneda, se parte del criterio desarrollado por el talentoso economista José Luis Calva Téllez, quien toma como punto de referencia fundamental el nivel de competitividad del aparato productivo de un país en los mercados internacionales. Dicho nivel está expresado con suma claridad en la balanza de cuenta corriente, en la cual se refleja con transparencia que cuando hay déficit es porque un país consume más de lo que produce y ello puede considerarse como el equivalente, en el ámbito personal, de cuando alguien gasta más de lo que gana.

De acuerdo con las estadísticas del Banco Mundial y del FMI (http://data.worldbank.org/indicator/BN.GSR.GNFS.CD ), en números redondos el déficit de cuenta corriente de EU en 2016 alcanzó el estratosférico monto de 500 mil millones de dólares (mmd). El país que le sigue suma apenas un déficit diez veces menor y puede llegar a esa desmesura porque se trata de una economía muy grande y de una que también puede darse el lujo de pagar buena parte de sus importaciones mediante la emisión de moneda propia: el Reino Unido tuvo en 2016 un déficit de 50 mil millones. Le siguieron con los mayores niveles de déficit Canadá con 36 mmd, Francia con 29, Filipinas con 27 y México con 21 mmd.

EU desde inicios de la década de 1990 ha venido consumiendo mucho más de lo que produce, por lo que flexibilizando el tema, podemos sostener que ha venido gastando mucho más de lo que gana y lo ha podido hacer porque el mundo acepta que los bienes y servicios que le vende les sean pagados con dólares. EU ha estado así dedicado a una emisión primaria de su moneda con singular desparpajo. El hecho es que el papel moneda emitido por torrentes no se queda en la economía estadounidense sino que es absorbido con extraordinaria voracidad por los mercados mundiales.

Por un lado el dólar se absorbe como moneda de reserva internacional por los bancos centrales del mundo. Y por alguna razón que no resulta fácilmente explicable, múltiples bancos centrales han mostrado una marcada tendencia a elevar de forma exagerada sus niveles de reserva de divisas. México de ninguna forma ha sido una excepción sino más un ejemplo típico. Nuestro Banxico mantiene desproporcionadas reservas en dólares.

Por otro lado es absorbido como moneda de intercambios internacionales. Por ejemplo, en lugar de que se utilizara una moneda común para los intercambios entre los países de América Latina, cuando nuestras naciones realizan contratos de compra-venta, por lo general, los pagos se efectúan en dólares, ya que no resultan aceptables las monedas vernáculas y en muchas regiones más del mundo, naciones ajenas al dólar efectúan sus pagos en esta moneda. Continuaremos.

amartinezv@derecho.unam.mx

@AlejoMVendrell