imagotipo

Destino de la Ciudad de México | Jorge Schiaffino Isunza |

  • Jorge Schiaffino

Servirá este espacio para compartir en varias oportunidades con ustedes amables lectores, reflexiones importantes sobre la importancia de la Ciudad de México, Capital de la República y sede de los Poderes Federales.

Poner en contexto su evolución histórica y su presente, para poder entender mejor cual es la forma de Gobierno y los cambios institucionales que pueden sustentar mejor la relación entre los ciudadanos y un Gobierno plural como existe en la ciudad y que es caso especial respecto de otras entidades del país.

Por otro lado, poner en evidencia el gran oportunismo de una izquierda que no ha sabido gobernar y que de forma simplista exige una Constitución, cuando en los hechos su ineficiencia, su falta de conocimiento histórico sobre el Distrito Federal y la forma patrimonialista en que ha abusado de su papel en el Gobierno central y en las delegaciones.

Nos ocupará entonces pensar en la importancia y trascendencia del Distrito Federal y al hacerlo, recurramos a una reivindicación de una historia razonada para que podamos entender y proyectar la evolución social, jurídica y política que ha registrado la Ciudad de México, nuestra querida ciudad.

Ya que desde diversas perspectivas es improbable que el Distrito Federal deje de ser el símbolo y el signo del avance de toda la nación; ya que la historia del país y de la Ciudad de México, se encuentran ligados de forma profunda.

Es necesario imponernos bases de razonamiento histórico, ya que con ello se nos permitirá descubrir los horizontes y alcances de su organización política, de la estructura de sus instituciones y sin duda, las formas de expresión ciudadana, de organizaciones sociales, de los órganos de Gobierno o de los poderes que deben garantizar su cohesión social y sustentar su desarrollo económico.

Es una característica ya en esta segunda década del siglo XXI, que los diversos grupos que integran la sociedad expresan y tienen necesidades y aspiraciones con matices y hasta cierta radicalidad, en diferencia con generaciones anteriores. Todos reconocemos a la Ciudad de México como una metrópoli con una gran complejidad, ya que conviven en ella diversidad de identidades que deben ser vislumbradas de forma que se puedan enfrentar y resolver sus dilemas y conflictos con base en el diálogo democrático.

A la Ciudad de México, no podemos sino verla como un patrimonio de todos los mexicanos, el país en sus diversas etapas le ha dado un lugar de privilegio, los acontecimientos de mayor trascendencia en la historia nacional, son referencia obligada en su territorio, en sus instituciones y en su contribución a la unidad del país como proyecto republicano desde su independencia.

El Distrito Federal como parte de su tradición cultural, siempre ha dado albergue a mexicanos procedentes de todos los rincones del país, varias generaciones provienen de hombres y mujeres que eligieron a la Ciudad de México para continuar con su proyecto de vida y finalmente, la hicieron suya como un gesto de gratitud y de la elemental idea de ser humano, de fijar su residencia en el lugar donde se siente con mayor seguridad y en donde consideran que puede forjar un mejor futuro.

Como nunca, la reforma política aprobada en el Congreso por la Cámara de Senadores, nos abre el camino para instrumentar los cambios legales bajo una visión incluyente y democrática, acorde a los tiempos de alternancia y sobretodo, a conformar una entidad de la república más vigorosa, no como resultado de un capricho político partidista, sino como una consolidación de la cohesión popular basado en las instituciones y no como el resultado de la ruptura con ellas.

Será importante confrontar las posiciones políticas con ánimo constructivo y respaldar el proyecto de una Constituyente que concrete la Constitución al Distrito Federal, sin que por ello se pretenda etiquetar el avance institucional por medio de la imposición o la radicalidad.

Al tiempo.

* Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx