imagotipo

“Desvenar”, una puesta en escena muy picosa | Ojos citadinos | Tania Avilés Cruz

  • Ojos citadinos: Tania Avilés Cruz

¿Qué sería de los mexicanos sin el chile?, este ancestral alimento, ha jugado un papel fundamental en nuestra cultura desde tiempos prehispánicos, ya que, además de contar con múltiples propiedades, está ligado a la conformación de prácticas culturales a su alrededor.

La más notable es la comida: el chile es un componente esencial en nuestra cocina y se utiliza en muchos alimentos: toreado, frito, molido, ahumado, secado al sol o martajado, son algunos de los tratamientos culinarios que se le aplican a este fruto que contiene capsaicina, compuesto químico responsable de la sensación ardiente y que se ha convertido en uno de los elementos constitutivos de lo mexicano.

Pero el chile no solo ha estado presente en nuestra comida, se encuentra hasta en nuestro vocabulario, está inmerso en la idiosincrasia miasma del mexicano, ha sido un elemento constitutivo de su cultura y eso es justamente lo que muestra la puesta en escena “ Desvenar”, que se estrenó el pasado 4 de marzo y estará hasta el 10 de abril en el teatro Benito Juárez.

Solo unas cuantas filas colocadas sobre el mismo escenario, música en vivo y algunas esferas coloridas de plástico como escenografía, conectan al público con esta obra de Richard Viqueira, quien plasma divertidas y a veces dramáticas relaciones entre sus personajes, sin dejar de lado el contexto social de nuestro país, una obra con la que sin duda alguna el espectador se siente identificado.

La propuesta retoma aspectos sonoros, acentos y formas de expresión oral que existen en distintas zonas de la República Mexicana. Los intérpretes hacen referencia a personajes icónicos del folclorismo nacional, ya que el conflicto dramático es determinado por un triángulo amoroso entre La Adelita, El Pachuco y El Cholo, arquetipos de nuestra mexicanidad.

LA PUESTA en escena “Desvenar” se presenta en el Teatro Benito Juárez

LA PUESTA en escena “Desvenar” se presenta en el Teatro Benito Juárez

Richard Viqueira escribe, dirige y actúa (junto con Valentina Garibay y Ángel Luna), la puesta en escena que reflexiona sobre el chile desde la botánica, el albur, lo mitológico, la religión y lo culinario. El chile como elemento que engendra sentimiento patrio y con lo que se curte nuestro temperamento, a través de la salsa, el mole, el picor, el sabor, la maldición.

Para Viqueira, todo proviene del chile y regresa a él, pues nuestro origen como raza está en el maíz y en este fruto, y cualquier persona que conozca a alguien que haya emigrado a otro país, lo que más extraña es el sabor del picante.

Pero esta no es la única propuesta en teatro, les voy a adelantar un poco de lo que se va a presentar en nuestra Ciudad con motivo de la 32 edición del Festival del Centro Histórico a Teatros CDMX.

Desde ayer y hasta el 27 de marzo múltiples espacios como el Palacio de Bellas Artes, el Anfiteatro Simón Bolívar, el Colegio Nacional, el Zócalo y el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris recibirán a importantes exponentes del arte contemporáneo nacional e internacional.

El Teatro de la Ciudad presentará hoy y mañana tres funciones de Paradoxemélodie de la agrupación quebequense Le Carré des Lombes, que ofrecerá un planteamiento dancístico-musical a partir de la música producida en vivo por un arpa, manipulada electrónicamente en tiempo real. Se trata de una producción entre Bélgica, Canadá y Francia.

Mientras que Voyage en Europa ,es una fusión artística de la compañía de danza l’Éventail con la colaboración de los instrumentistas del grupo Folies françoises para crear un ballet en cuatro cuadros que destacan la geografía artística del continente europeo y se presentará del 16 al 18 de marzo.

@Tan_avil

/arm