imagotipo

Día Internacional de la Mujer, una historia de lucha / Sutilezas / Yolanda de la Torre V

  • Yolanda de la Torre Valdés

El hecho de que exista un “Día Internacional de la Mujer” produce sensaciones encontradas, ya que por una parte representa un avance al contar con sociedades cada vez más incluyentes, pero al mismo tiempo, nos lleva a reconocer la existencia de un machismo que se mantiene vigente, de la discriminación y violencia que persiste contra las mujeres y que es necesario erradicar. Es un día para replantear las acciones por una Igualdad sustantiva.

Gracias a la existencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y al espíritu incluyente que fomenta en las relaciones globales, es que el Día Internacional de la Mujer es una fecha que se conmemora cada vez en más naciones alrededor del mundo, lo que incluye a diferentes etnias y formas de pensar, aquí van representados lenguajes, niveles de desarrollo económico y social, así como formas de ejercer la política. Es importante recordar que la lucha por la igualdad en derechos de las mujeres lleva cuando menos 90 años, buscando la igualdad, la paz, la justicia y el desarrollo.

Pero la lucha por mayores derechos reconocidos oficialmente para las mujeres va mucho más allá de los citados 90 años que se enfocan principalmente en el siglo XX y los dos primeros decenios del XXI que apenas transcurren. La actual celebración del Día Internacional de la Mujer tiene profundas raíces que nos llevan al Egipto Antiguo, con la representación de Nefertiti y Cleopatra, de gran belleza e inteligencia; está por otra parte el recuerdo de la Antigua Grecia en la que Lisístrata emprendió una suerte de huelga sexual contra los hombres, a fin de poner fin a la guerra. Por otra parte, ya pensando en fines del siglo XVIII, está el recuerdo de la Revolución Francesa y la forma en que parisinas y parisinos marchaban hacia Versalles gritando la consigna de “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, que prevalece actualmente en calidad de cimiento del Estado Galo.

Cabe recordar que el caldo de cultivo ideal para demandar con una energía creciente mayores derechos y espacios de participación para las mujeres en la sociedad, vino con la llamada Revolución Industrial en el siglo XIX, en la que casi de golpe se dejó de lado el trabajo artesanal que producía apenas para unas élites y se logró empezar a producir en masa, para lo que no bastaba con la mano de obra masculina, debiendo integrarse la femenina de forma cada vez más participativa a la mano de obra, destacando por su delicadeza, productividad y talento.

La determinación de conmemorar el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, se dio cuando con los primeros movimientos en pro de la paz que se gestaron hacia la inminente Primera Guerra Mundial, cuando las mujeres rusas hicieron tal celebración el último domingo de febrero de 1913, lo que llevó a que en el resto de Europa las mujeres llevaran a cabo mítines con el mismo motivo, pero el 8 de marzo del año siguiente, 1914, cuando la conflagración inició oficialmente, protestando por la guerra y solidarizándose con el resto de las mujeres.

Después de lo mencionado viene una historia larga de la que miles de mujeres alrededor del mundo han sido ejemplo, siendo parte fundamental de ello nuestro propio país, México, tanto a nuestro interior, como en el panorama global, de lo que la muestra representada en el botón, es Rosario Marín, quien fue tesorera de los Estados Unidos durante la administración del presidente George W. Bush.

Entre las múltiples responsabilidades de Rosario Marín al ejercer tan alta responsabilidad, estuvo la de firmar los dólares que se imprimieron en aquella época tan intensa para esa nación, cuando entre otras cosas se libró la llamada Guerra contra el Terrorismo, lo que llevó a cambiar el panorama mundial de viajes y por supuesto de la seguridad global. Los dólares que se imprimieron en ese entonces llevaban su firma y con ella la muestra del alcance de las mujeres mexicanas en el mundo.
*Senadora por el Estado de Durango.

yolandadelatorre@senado.gob.mx

@yoladelatorre